SO­LO ÉL SAL­VA

El Deber - Para ellas - - Reflexiones - VA­LE­RIA NAZER va­le­ria­na­zer@va­lery­kids.com

Imagine que una mor­tal en­fer­me­dad es­tá ata­can­do a la hu­ma­ni­dad, ca­da vez es­tá co­bran­do más víc­ti­mas. De pron­to des­cu­bren que hay un ti­po de san­gre que pue­de dar el an­tí­do­to pa­ra evi­tar que más se­res sean con­ta­gia­dos y ten­gan un fi­nal fa­tal. Es una san­gre úni­ca, po­de­ro­sa y so­lo una per­so­na la tie­ne, esa per­so­na es su hi­jo, en­ton­ces la jun­ta de mé­di­cos ha­bla con us­ted pa­ra de­cir­le que si su hi­jo no es sa­cri­fi­ca­do pa­ra ex­traer­le por com­ple­to su san­gre, to­das las per­so­nas que ha­bi­tan mo­ri­rán. Us­ted de­be to­mar una de­ci­sión, o en­tre­ga a su ni­ño pa­ra cam­biar el rum­bo de la his­to­ria o lo re­tie­ne pa­ra sí y con­tem­pla co­mo las per­so­nas van mu­rien­do has­ta que le lle­gue su turno. ¿ Us­ted qué ha­ría? Mi que­ri­do lec­tor le con­fie­so que esa es una pre­gun­ta que aún no me sien­to ca­paz de res­pon­der. Sin em­bar­go, hu­bo al­guien que fue ca­paz de ha­cer­lo, Dios el Pa­dre, al ver que la hu­ma­ni­dad ca­mi­na­ba hacia la per­di­ción, de­ci­dió en­tre­gar la vi­da de lo que él más que­ría a cam­bio de nues­tro res­ca­te.

Je­sús el hi­jo uni­gé­ni­to de Dios, de­rra­mó su san­gre, por los pe­ca­do­res, por los per­di­dos, no es­ca­ti­mó lo que más que­ría a cam­bio de reorien­tar el rum­bo de la hu- ma­ni­dad. Si no fue­ra por el sa­cri­fi­cio de la cruz, vi­vi­ría­mos sin es­pe­ran­zas y no ten­dria­mos ac­ce­so a la vi­da eter­na, no ha­bría libertad pa­ra los cau­ti­vos de es­pí­ri­tu, mu­cho me­nos vic­to­ria an­te las opo­si­cio­nes de es­te mun­do. To­do es­to hi­zo Dios pa­ra re­con­ci­liar­se con la hu­ma­ni­dad, pa­ra que to­do aquel que en El crea no se pierda más ten­ga vi­da eter­na, pa­ra que to­do aquel que con­fie­se con su bo­ca que Je­su­cris­to mu­rió y re­su­ci­tó sea sal­vo. Us­ted, ¿Ya ha to­ma­do con­cien­cia de es­te pri­vi­le­gio? ¿ha de­ci­di­do vi­vir pa­ra siem­pre con­for­me a la vo­lun­tad de Dios pa­ra re­tri­buir­le de al­gu­na ma­ne­ra lo que hi­zo por us­ted?. Aquel que lo amó has­ta la muer­te, re­pi­ta es­ta ora­ción en voz al­ta con to­do su ser. “Ama­do Je­sús, te abro mi co­ra­zón, te pi­do que en­tres en mi vi­da. Yo te re­co­noz­co co­mo mi se­ñor y salvador, con­fie­so que por mi cau­sa mo­ris­te y re­su­ci­tas­te al ter­cer día. Te rue­go per­do­nes mis pe­ca­dos y es­cri­bas mi nom­bre en el li­bro de la vi­da. Ven Se­ñor, des­de aho­ra y pa­ra siem­pre, amén”.

Si no fue­ra por el sa­cri­fi­cio de Je­su­cris­to en la cruz, vi­vi­ría­mos sin es­pe­ran­zas y no ten­dria­mos ac­ce­so a la vi­da eter­na

Con­cien­cia ¿Has to­ma­do con­cien­cia del pri­vi­le­gio de ser hi­ja de Dios?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.