¡Cui­da­do¡ pue­den da­ñar tu es­pal­da, to­bi­llos y morocos

Pre­ven­ción. La fi­sio­te­ra­peu­ta re­co­mien­da una se­rie de ejer­ci­cios de re­la­ja­ción y de for­ta­le­ci­mien­to an­tes y des­pués de me­ter los pies en los ta­co­nes y que no sea fre­cuen­te su uso

El Deber - Para ellas - - Página Dos - RO­XA­NA ESCOBAR EL DE­BER

Una fi­sio­te­ra­peu­ta te in­di­ca lo que de­bés ha­cer pa­ra evi­tar pro­ble­mas.

Los ta­cos son un gus­to es­pe­cial que acom­pa­ña a la be­lle­za y a la sen­sua­li­dad de las mu­je­res, pues le dan ele­gan­cia al por­te de una fé­mi­na. Pe­ro es­to pue­de traer al­gu­nas con­se­cuen­cias. Los es­tu­dios se­ña­lan que las mu­je­res pa­de­cen has­ta cua­tro ve­ces más pro­ble­mas en los pies que los hom­bres y se de­be prin­ci­pal­men­te al uso de ta­co­nes, pro­vo­can­do des­de do­lo­res de es­pal­da, de ro­di­lla, de to­bi­llo has­ta des­via­cio­nes óseas, ex­pli­ca Gi­me­na Ama­ya, je­fa de ca­rre­ra de Fi­sio­te­ra­pia y Si­co­mo­tri­ci­dad de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Eco­ló­gi­ca.

Ama­ya in­di­ca que la bio­me­cá­ni­ca fun­cio­nal al ca­mi­nar in­vo­lu­cra la co­lum­na con los miem­bros in­fe­rio­res, ya que el pie es­tá di­se­ña­do anató­mi­ca­men­te pa­ra tra­ba­jar de ma­ne­ra horizontal, es de­cir, que el pe­so cor­po­ral se va a des­car­gar apro­xi­ma­da­men­te un 40% en el an­te pie y un 60% en el re­tro­pié. “Cuando el ta­lón se le­van­te ha­rá que el pe­so cor­po­ral se dis­tri­bu­ya en ma­yor pro­por­ción hacia ade­lan­te, y es­to va a oca­sio­nar mo­di­fi­ca­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas anor­ma­les en la co­lum­na, la ca­de­ra, la ro­di­lla, y ob­via­men­te el to­bi­llo, y con el tiem­po aca­rrea­rá pro­ble- mas en la fi­sio­lo­gía y el fun­cio­na­mien­to nor­mal de es­tas es­truc­tu­ras óseas”, se­ña­la la fi­sio­te­ra­peu­ta.

Más al­to, más pro­ble­ma

Cuan­to más al­tos sea el ta­cón el pro­ble­ma se­rá mu­cho ma­yor. Sí se usa un ta­cón ma­yor a los 5 cm más de 40 ho­ras a la se­ma­na, por dos años con­se­cu­ti­vos, va a ge­ne­rar pro­ble­mas co­mo in­fla­ma­cio­nes de los de­dos y to­bi­llos, agre­ga­do a las de­for­ma­cio­nes co­mún­men­te lla­ma­das juanetes, es­to se de­ben a que los za­pa­tos que ter­mi­nan en pun­ta es­tre­cha pro­vo­can una dis­mi­nu­ción de la cir­cu­la­ción a ni­vel de los de­dos y, por en­de, va a ocu­rrir una mo­di­fi­ca­ción y des­via­ción. Otras de las con­se­cuen­cias del uso del ta­cón de for­ma per­ma­nen­te, va a ver un acor­ta­mien­to de los múscu­los pos­te­rio­res de la pier­na, es­ta­mos ha­blan­do de los múscu­los so­leo y ge­me­los, es­tos se van a ir acor­tan­do y ten­sio­nan­do y es­to va a dis­mi­nuir la fle­xi­bi­li­dad del múscu­lo, lo que oca­sio­na­rá que la ar­ti­cu­la­ción del to­bi­llo que­de más des­pro­te­gi­da, sien­do ca­da vez más vul­ne­ra­bles a los es­guin­ces, etc.

Ama­ya re­co­mien­da: dis­mi­nuir la fre­cuen­cia del uso del ta­cón, uti­li­zar so­la­men­te en oca­sio­nes es­pe­cia­les y cuan­to me­nos cen­tí­me­tros ten­ga el ta­cón mu­cho me­jor, má­xi­mo has­ta 4 cm; an­tes de uti­li­zar el ta­cón ha­cer mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res del to­bi­llo, mo­vi­mien­tos de fle­xión plan­tar, mo­vi­mien­tos de ex­ten­sión del to­bi­llo, to­do es­to pa­ra ca­len­tar la mus­cu­la­tu­ra. Des­pués de uti­li­zar el ta­cón, más aún si ha si­do por jor­na­das lar­gas, se de­be rea­li­zar mo­vi­mien­tos de es­ti­ra­mien­tos pa­ra re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra; la pla­ta­for­ma del za­pa­to de­be te­ner una plan­ti­lla lo más có­mo­da po­si­ble pa­ra fa­vo­re­cer y amor­ti­guar la des­car­ga del pe­so del cuerpo. Tam­bién rea­li­zar ejer­ci­cios de for­ta­le­ci­mien­tos tan­to de los múscu­los an­te­rio­res del ab­do­men co­mo de los múscu­los de la es­pal­da pa­ra ayu­dar a un me­jor man­te­ni­mien­to del equi­li­brio, ade­más de una bue­na pos­tu­ra del cuerpo.

Evi­tar los ta­co­nes de pun­ta muy es­tre­cha, por­que pro­vo­ca­rán una mo­di­fi­ca­ción y des­via­ción de los de­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.