El ca­nas­to del car­bón

El Deber - Para ellas - - Página Dos -

Cuen­ta la his­to­ria de un an­ciano que vi­vía en una gran­ja en las mon­ta­ñas de Ken­tucky orien­tal con su jo­ven nie­to. Ca­da ma­ña­na, el abue­lo se sen­ta­ba pa­ra leer su vie­ja Bi­blia. Su nie­to, que que­ría ser co­mo él, un día le pre­gun­tó, “Abue­lo, in­ten­to leer la Bi­blia, pe­ro no la en­tien­do, y lo que lo­gro en­ten­der se me ol­vi­da cuan­do cie­rro el li­bro. ¿Que hay de bueno en leer la Bi­blia?”. El abue­lo le res­pon­dió: “Ba­ja el ca­nas­to del car­bón, y mi­ra al río, y trae­lo lleno de agua”. El mu­cha­cho lo hi­zo, aun­que to­da el agua se sa­lió del ca­nas­to an­tes de que él pu­die­ra vol­ver a la ca­sa.

El abue­lo se rió y di­jo, “Ten­drás que mo­ver­te un po­co más rá­pi­do la pró­xi­ma vez”, y lo en­vió nue­va­men­te al río con el ca­nas­to. Es­ta vez, el mu­cha­cho co­rrió más rá­pi­da­men­te, pe­ro el ca­nas­to es­ta­ba de nue­vo va­cío an­tes de lle­gar a la ca­sa. Ya sin res­pi­ra­ción, le di­jo a su abue­lo que era “im­po­si­ble lle­var agua en un ca­nas­to,” a lo que su abue­lo le di­jo: tú pue­des ha­cer­lo”. El mu­cha­cho lo vol­vió a in­ten­tar pe­ro por más es­fuer­zo no lo lo­gró. Ex­haus­to le di­jo: “abue­lo es inú­til”. “¿ Por qué pien­sas que es inú­til? con­tes­to el abue­lo. “Mi­rá den­tro del ca­nas­to”. Vien­do su in­te­rior com­pren­dió por pri­me­ra vez que el ca­nas­to te­nía al­go di­fe­ren­te. En lu­gar de un fon­do su­cio por el car­bón, es­te lu­cía lim­pio. “Esa es la obra de Dios en nues­tras vi­das. Él nos cam­bia des­de den­tro has­ta trans­for­mar­nos en su Hi­jo.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.