Chu­pe­te SIE­TE TIPS PA­RA QUE TU BE­BÉ LO DE­JE

Qui­tá­se­lo pron­to. Los mé­di­cos ase­gu­ran que la es­tra­te­gia más efi­caz es que se lo qui­tés el chu­pón tem­prano a tu ni­ño.

El Deber - Para ellas - - Ser Padres - MARCIANA SOLIZ EL DE­BER

El chu­pe­te es uno de los re­cur­sos de re­la­ja­ción más usa­dos en la crian­za de los be­bés, pues tie­ne el don de tran­qui­li­zar­los en tran­si­cio­nes co­mo la den­ti­ción u otras en­fer­me­da­des. Sin em­bar­go, lle­ga un mo­men­to en el que se con­vier­te en un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra mu­chos pa­dres, cuan­do quie­ren pres­cin­dir de él y ven que se ha con­ver­ti­do en un há­bi­to pa­ra sus pe­que­ños.

Mu­chos se pre­gun­tan ¿ có­mo ha­go pa­ra que lo de­je? o se de­ses­pe­ran pen­san­do en có­mo cum­plir es­te ob­je­ti­vo sin que re­sul­te trau­má­ti­co pa­ra sus ni­ños.

Se­gún la odon­to­pe­dia­tra Pao­la Con­do­ri, la ta­rea no es fá­cil pe­ro tam­po­co im­po­si­ble si se to­man las ac­cio­nes co­rrec­tas. Una de ellas afir­ma es se­pa­rar al ni­ño de es­te ac­ce­so­rio, en lo po­si­ble an­tes de los dos años. “Lo ideal es que uti­li­ce el chu­pón has­ta el año y me­dio, pues su uso con­ti­nuo a la lar­ga crea un há­bi­to que mien­tras más lo usan, más lo quie­ren”, ex­pre­sa.

No aban­do­nés la lu­cha

Coin­ci­de con ella su co­le­ga Carolina Ol­guín, que re­co­mien­da a los pa­dres es­ta­ble­cer un ho­ra­rio pa­ra que sus hi­jos uti­li­cen es­te re­cur­so, pues di­ce que en mu­chos ca­sos el te­mor y la de­ses­pe­ra­ción de ver llo­rar a sus hi­jos, ha­cen que los pro­ge­ni­to­res aban­do­nen el ob­je­ti­vo, sin con­si­de­rar que las con­se­cuen­cias. “Hay pa­dres que ig­no­ran que le es­tán ha­cien­do un da­ño ma­yor a sus hi­jos, pues el im­pac­to ne­ga­ti­vo que pue­de te­ner el chu­pón se ma­ni­fies­ta des­de los 3 o 4 años cuan­do po­de­mos em­pe­zar a ver mal­for­ma­cio­nes en el pa­la­dar y los dien­tes de­bi­do a su uso. Es­to pa­ra los ni­ños es do­ble­men­te trau­má­ti­co, ya que en es­tos ca­sos se de­be ape­lar a apa­ra­tos y tra­ta­mien­tos que al­te­ran sus há­bi­tos al ha­blar o ali­men­tar­se”, com­ple­men­ta

Pa­cien­cia y crea­ti­vi­dad

Se­gún men­cio­nan am­bas ex­per­tas, en­fren­tar es­te re­to so­lo re­quie­re pa­cien­cia. Es­ta­ble­cer ho­ra­rios y es­pa­cios pa­ra su uso; com­pen­sar al pe­que­ño por pres­tar o do­nar su chu­pe­te, has­ta ne­go­ciar o crear cuen­tos de fan­ta­sía pa­ra que el me­nor de­je de la­do su há­bi­to fa­vo­ri­to, son so­lo al­gu­nos de los re­cur­sos vá­li­dos pa­ra al­can­zar la me­ta. Aquí te pre­sen­ta­mos al­gu­nos que po­dés em­pe­zar a apli­car hoy mis­mo.

Ade­más de re­la­jar y es­ti­mu­lar a los be­bés el chu­pón dis­mi­nu­ye el ries­go de muer­te súbita.

MÁS VEN­TA­JAS QUE PER­JU­CIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.