¡Mmmmm qué tor­tan­ga¡

Por nues­tro cum­ple te com­par­ti­mos la re­ce­ta de una tor­ta de chif­fon

El Deber - Para ellas - - Página Dos - AI­DA DOMÍNGUEZ P. EL DE­BER

Es im­po­si­ble ce­le­brar un cum­plea­ños sin tor­ta y sin ve­la, por eso te en­se­ña­mos có­mo pre­pa­rar es­ta de­li­cia que es dig­na de pe­car, de Ro­xa­na Cres­po.

Po­dés ce­le­brar con no­so­tras y ha­cer la mis­ma tor­ta pa­ra su­mar­te a la fies­ta de Pa­ra Ellas. La en­car­ga­da de ha­cer reali­dad es­ta de­li­cia fue la chef Ro­xa­na Cres­po de Va­ca, que es­ta vez te en­se­ña a ha­cer una ma­sa de la tor­ta de chif­fon. Con esa ba­se ya po­dés de­co­rar a tu gus­to con me­ren­gue, cre­ma o pas­ti­lla­je; de los co­lo­res, ni qué se di­ga. Lo de­ja­mos en­te­ra­men­te a tu crea­ti­vi­dad.

Pa­ra te­ner en cuen­ta

El al­to con­te­ni­do en acei­te y hue­vo pro­du­ce un pas­tel muy hú­me­do, ya que el acei­te per­ma­ne­ce lí­qui­do in­clu­so a tem­pe­ra­tu­ras fres­cas, de for­ma que el chif­fon no tien­de a en­du­re­cer­se ni se­car­se co­mo le ocu­rre a los biz­co­chos de man­te­qui­lla.

“Es­tas cua­li­da­des son las más in­di­ca­das pa­ra re­lle­nar­lo o re­cu­brir­lo con in­gre­dien­tes que ne­ce­si­tan re­fri­ge­ra­ción o con­ge­la­ción, co­mo la cre­ma pas­te­le­ra o el he­la­do. El chi­fón tien­de a con­te­ner me­nos gra­sa sa­tu­ra­da que las tor­tas de man­te­qui­lla, por lo que tam­bién re­sul­ta más sa­lu­da­ble”, in­di­ca la chef.

Tres dé­ca­das más un año y 2.227 edi­cio­nes no pue­den pa­sar co­mo cual­quier día. Por ello, ce­le­bre­mos

En el evan­ge­lio de Ma­teo en­con­tra­mos un ca­pí­tu­lo muy ilus­tra­ti­vo que ha­bla del per­dón. Cuen­ta la his­to­ria que un rey qui­so ha­cer cuen­tas con sus sier­vos, es así que se pre­sen­tó an­te él un sier­vo que le de­bía 10.000 ta­len­tos (su­po­nien­do que en la mo­ne­da ac­tual se­rían $us 10.000), co­mo es­te no te­nía con qué pa­gar el rey or­de­nó que ven­die­ra a la mu­jer del sier­vo, a sus hi­jos y to­do cuan­to te­nía.

En­ton­ces aquel sier­vo pos­tra­do le su­pli­có que tu­vie­ra pa­cien­cia y le pa­ga­ría, el rey mo­vi­do por la mi­se­ri­cor­dia lo sol­tó y le per­do­nó la deu­da. Sa­lien­do aquel sier­vo en­con­tró a uno de sus con­sier­vos que le de­bía 100 de­na­rios (tal vez unos 10 dó­la­res ac­tual­men­te), lo aga­rró del cue­llo y lo aho­ga­ba di­cién­do­le que le pa­ga­se, el con­sier­vo pos­tra­do le ro­ga­ba que tu­vie­ra pa­cien­cia, que le pa­ga­ría to­do. Más el no qui­so y lo echó en la cár­cel has­ta que pa­ga­se to­do.

El rey pron­to se en­te­ró de lo acon­te­ci­do y re­pren­dien­do al sier­vo le di­jo: “Sier­vo mal­va­do, to­da aque­lla deu­da te per­do­né ¿no de­bías tú te­ner mi­se­ri­cor­dia con tu con­sier­vo así co­mo yo tu­ve con­ti­go?” En­ton­ces el sier­vo fue en­tre­ga­do a los ver­du­gos has­ta que pa- ga­se el úl­ti­mo cen­ta­vo. Es­ta his­to­ria por más an­ti­gua que pa­rez­ca es una reali­dad la­ten­te en nues­tros días, ya que por lo ge­ne­ral nos cree­mos con to­do el de­re­cho de ser per­do­na­dos, pe­ro cuan­do nos to­ca per­do­nar nos ne­ga­mos a ha­cer­lo. In­clu­so la pa­la­bra de Dios di­ce que de­be­mos per­do­nar has­ta se­ten­ta ve­ces sie­te las ofen­sas que nos hi­cie­ron en un so­lo día, el mis­mo Pa­dre nues­tro que re­pe­ti­mos a ve­ces sin pen­sar­lo, pi­de per­dón a Dios, así co­mo no­so­tros per­do­na­mos a los que nos ofen­den. Es cier­to que hay si­tua­cio­nes en que el da­ño ha si­do tan gran­de que el per­do­nar pa­re­ce im­po­si­ble, pa­re­ce una uto­pía; sin em­bar­go, el mis­mo Je­sús lue­go de ser bru­tal­men­te cru­ci­fi­ca­do y hu­mi­lla­do, an­tes de mo­rir, di­jo: “Pa­dre, per­dó­na­los por­que no sa­ben lo que ha­cen”. A ve­ces el per­do­nar re­quie­re de un gran sa­cri­fi­cio, un gran va­lor y, so­bre to­do, de un tra­ba­jo con­jun­to con Dios, pues las fuer­zas hu­ma­nas no son su­fi­cien­tes y ne­ce­si­ta­mos de la for­ta­le­za di­vi­na pa­ra lo­grar­lo.

A ve­ces el per­do­nar re­quie­re gran sa­cri­fi­cio, gran va­lor y un tra­ba­jo con­jun­to con Dios, pues la fuer­za hu­ma­na no al­can­za

Kr­yo­lan anun­cia su cur­so ta­ller de co­rrec­cio­nes fa­cia­les con el si­guien­te con­te­ni­do: pre­pa­ra­cion de la piel, teo­ría del co­lor apli­ca­da a las neu­tra­li­za­cio­nes de la piel, pro­to­co­lo de apli­ca­ción, con­tor­nea­do e ilu­mi­na­cion de ros­tro, mar­ca­ción del pó­mu­lo, en­tre otros. Los ho­ra­rios son a elec­ción y el ma­te­rial es­tá in­clui­do pa­ra la cla­se prác­ti­ca. El cur­so tie­ne una du­ra­ción de seis cla­ses. Ma­yor in­for­ma­ción lla­man­do al te­lé­fono te­le­fono 33003930 o al ce­lu 785-64278

FOTOS: GA­BRIEL VASQUEZ/CHEF: RO­XA­NA CRES­PO (750-12228)

PER­DO­NAR Es cier­to que a ve­ces el da­ño fue muy gran­de, pe­ro se pue­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.