ALI­MEN­TA­CIÓN SÉ UNA MU­JER ADUL­TA ÚTIL Y AU­TÓ­NO­MA

Es­ti­lo de vi­da. Si bien con los años nues­tro me­ta­bo­lis­mo su­fre una des­ace­le­ra­ción, se pue­de lo­grar una ve­jez dig­na y sa­lu­da­ble

El Deber - Para ellas - - Nutrición - RO­XA­NA ES­CO­BAR ro­xa­na.es­co­bar@el­de­ber.com.bo

Aun­que no lo creas se pue­de te­ner una ve­jez dig­na y la cla­ve es­tá en una ali­men­ta­ción sa­na y, ob­via­men­te acom­pa­ña­do de una ac­ti­vi­dad fí­si­ca. El ge­ria­tra y ase­sor mé­di­co de Her­ba­li­fe Fe­li­pe Mel­gar nos da las pau­tas pa­ra lle­gar a la ter­ce­ra edad sien­do mu­je­res úti­les e in­de­pen­dien­tes men­tal y fí­si­ca­men­te. To­má no­ta y po­ne­lo en prác­ti­ca.

Mel­gar re­sal­tó que, aun­que al en­ve­je­cer nues­tro me­ta­bo­lis­mo se des­ace­le­ra se pue­de lo­grar una ve­jez sa­na. Lo pri­me­ro es una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, la cual de­be in­cluir una can­ti­dad ade­cua­da de pro­teí­nas, fi­bra, car­bohi­dra­tos, gra­sas sa­lu­da­bles y agua, re­par­ti­das en tres co­mi­das y dos me­rien­das a lo lar­go del día. La idea es crear una cul­tu­ra de la pre­ven­ción. No hay que li­mi­tar­se so­lo a ir al mé­di­co cuan­do ya la en­fer­me­dad es­tá pre­sen­te. Siem­pre es me­jor y me­nos cos­to­so pa­ra el pa­cien­te y la fa­mi­lia evi­tar que se pre­sen­te la en­fer­me­dad.

Más ac­ti­vi­dad fí­si­ca, me­nos pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar

“An­ti­gua­men­te pen­sá­ba­mos que la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar era in­he­ren­te al en­ve­je­ci­mien­to. Hoy en día, sa­be­mos que es­ta pér­di­da es­tá re­la­cio­na­da a la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca”, afir­mó Mel­gar. Lo esen­cial, se­gún el es­pe­cia­lis­ta es­tá en in­ge­rir en­tre 1,2 y 1,5 gra­mos de pro­teí­na por día, re­par­ti­da en las tres co­mi­das. “Si in­gie­ro to­da la pro­teí­na so­lo en el desa­yuno, no voy a te­ner sín­te­sis pro­tei­ca mus­cu­lar, y a la lar­ga voy a per­der ma­sa mus­cu­lar”, ex­pli­ca Mel­gar. A lo que se re­fie­re el es­pe­cia­lis­ta, es a la ca­pa­ci­dad de nues­tro or­ga­nis­mo de de­sin­te­grar la pro­teí­na en di­fe­ren­tes ti­pos de ami­noá­ci­dos que son en­via­dos al múscu­lo ha­cien­do que crez­ca.

Pro­teí­nas ve­ge­ta­les, la me­jor fuen­te

Pa­ra que es­ta sín­te­sis pro­tei­ca se reali­ce de la me­jor ma­ne­ra, las pro­teí­nas más re­co­men­da­das pa­ra con­su­mir son las que tie­nen al­to va­lor bio­ló­gi­co, es de­cir, aque­llas que tie­nen to­dos los ami­noá­ci­dos esen­cia­les y que el or­ga­nis­mo por sí so­lo no las pro­du­ce, por lo que las te­ne­mos que con­su­mir con los ali­men­tos. “Las pro­teí­nas ani­ma­les, son bue­nas en ba­ja can­ti­dad, pues sue­len ve­nir acom­pa­ña­das de gra­sas, co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos que a la lar­ga, pue­den da­ñar la co­ber­tu­ra in­ter­na de nues­tras ar­te­rias. En cam­bio, las pro­teí­nas de ori­gen ve­ge­tal, tie­nen al­to con­te­ni­do de fi­bra, lo que ayu­da a nues­tro sis­te­ma di­ges­ti­vo”, re­sal­tó Mel­gar. En­tre las pro­teí­nas ve­ge­ta­les con ma­yor va­lor bio­ló­gi­co, se en­cuen­tra la so­ya, úni­ca en su cla­se. En el ca­so de pre­fe­rir con­su­mir otros ali­men­tos, con me­nor pre­sen­cia de los ami­noá­ci­dos esen­cia­les, ten­drán que com­bi­nar­se pa­ra lo­grar una bue­na sín­te­sis pro­tei­ca.

La fa­mi­lia, la con­ten­ción

Hay que te­ner en cuen­ta que la fa­mi­lia jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te en la sa­lud fí­si­ca y men­tal de una per­so­na adul­ta ma­yor. Tam­bién re­co­mien­dan los ex­per­tos en ge­ria­tría que se de­be evi­tar fu­mar y con­su­mir be­bi­das al­cohó­li­cas, ello ayu­da a dis­mi­nuir el ries­go de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Pre­ven­ción La idea es crear una cul­tu­ra de pre­ven­ción, no ir al mé­di­co cuan­do la en­fer­me­dad ya es­tá de­cla­ra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.