EL CO­LOR DEL LU­TO

El Deber - Para ellas - - Moda -

Si Dios me qui­ta la vi­da an­tes que a ti… le voy a pe­dir ser el án­gel que cui­de tus pa­sos”… di­ce la can­ción in­ter­pre­ta­da por Javier So­lís y la ver­dad es que muy po­cas ve­ces pres­té aten­ción a la le­tra que pa­re­cía tan aje­na y tan le­ja­na a to­da reali­dad. Pe­ro así, de re­pen­te una ma­ña­na me en­con­tré con la cru­da reali­dad, Dios de­ci­dió que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de lla­mar a su la­do a mi com­pa­ñe­ro de vi­da por 28 años, al­go ca­si im­pen­sa­ble ya que él era un hom­bre fuer­te y lleno de vi­da, irra­dia­ba ener­gía y po­si­ti­vis­mo. Mi es­po­so de­jó hue­lla no so­lo en los co­ra­zo­nes de quie­nes lo ama­mos enor­me­men­te sino tam­bién en aque­llos que lo conocieron po­co. Él vi­vió la vi­da in­ten­sa­men­te, así co­mo de­be­ría­mos dis­fru­tar­la to­dos.

Ca­mi­né has­ta mi ar­ma­rio y em­pe­cé a ele­gir la ro­pa que de­bía lle­var el día del ve­lo­rio, me ma­ree de ver que te­nía bas­tan­tes pren­das de ese co­lor, pe­ro no to­da era ade­cua­da pa­ra la oca­sión, ya que el lu­to es la ex­pre­sión me­dia­na­men­te for­ma­li­za­da de res­pon­der a la muer­te, el lu­to es la mues­tra ex­ter­na de los sen­ti­mien­tos de do­lor y tris­te­za an­te la pér­di­da de un ser ama­do y aun­que no exis­te nin­gún co­lor que ex­pre­se el do­lor in­ten­so que pro­vo­ca es­ta, el ne­gro es so­brio. Y de­ci­dí lle­var un ves­ti­do de lí­neas rec­tas con man­ga me­dia y es­ti­le­tos, aun­que sé que en mu- chas opor­tu­ni­da­des pre­fe­ri­ría­mos una ba­ta y chi­ne­las pa­ra ex­pre­sar nues­tra desa­zón y su­fri­mien­to, pe­ro no de­be­mos de­jar que el des­gano nos ven­za, de­be­mos for­ta­le­cer­nos de afue­ra ha­cia aden­tro, dar­nos áni­mo y ser lo más ra­cio­na­les po­si­bles, más si te­ne­mos hi­jos a los que de­be­mos con­te­ner.

Al día si­guien­te to­mé la mis­ma de­ci­sión, así lo ven­go ha­cien­do des­de ha­ce cua­tro se­ma­nas, ten­go cui­da­do de no ele­gir al­gún ti­po de bri­llo o de­ta­lle ya que la so­brie­dad de­be pri­mar, tam­po­co se per­mi­ten los es­co­tes pro­nun­cia­dos, me­nos las mi­nis, las trans­pa­ren­cias, las ro­pas exa­ge­ra­da­men­te ajus­ta­das o los ac­ce­so­rios muy lla­ma­ti­vos. El ca­be­llo lo más sen­ci­llo po­si­ble, los zapatos y car­te­ra de­ben es­tar siem­pre muy cui­da­dos y lo pri­me­ro que de­be­mos ha­cer al sa­lir de ca­sa es agra­de­cer a Dios por la opor­tu­ni­dad de vi­vir un día más y en­fren­tar la vi­da siem­pre con una son­ri­sa. Las cos­tum­bres van cam­bian­do. An­tes las viu­das de­bían lle­var lu­to du­ran­te cua­tro años, otras lle­va­ban al­ha­jas, re­li­ca­rios y ca­ma­feos di­se­ña­dos pa­ra guar­dar un me­chón de ca­be­llo del es­po­so; en otras cul­tu­ras las viu­das se mu­ti­la­ban un de­do; en otros rincones del pla­ne­ta de­bían lle­var ne­gro en­te­ro has­ta el día de su muer­te. Tiem­po des­pués se es­pe­ra­ba que la viu­da vis­ta un año de ri­gu­ro­so lu­to. Aho­ra so­lo de­bés lle­var el lu­to el tiem­po que tu co­ra­zón de­ci­da. Hoy el co­lor es op­cio­nal, de­be­mos usar lo que el cuer­po y el al­ma nos per­mi­tan, por­que el res­pe­to y el do­lor no es­tá en el co­lor, si no en los ac­tos que reali­ce­mos día a día res­pe­tan­do la me­mo­ria de nues­tro ser ama­do y que el ac­to más gran­de de amor es­tá en de­jar­los ir en paz al la­do del Crea­dor.

Amor El co­lor que lle­va­mos por lu­to so­lo re­pre­sen­ta res­pe­to por quie­nes ya no es­tán a nues­tro la­do

La pre­sen­ta­do­ra de TV y pe­rio­dis­ta, San­dra Cos­cío, ha si­do in­vi­ta­da a Ma­rrue­cos a pre­sen­ciar la po­nen­cia de un gru­po de mu­je­res li­de­res en La­ti­noa­mé­ri­ca. La ci­ta se­rá el 29 de sep­tiem­bre.

Ro­sa­rio Agui­lar, di­se­ña­do­ra in­dí­ge­na que his­tó­ri­ca­men­te y por pri­me­ra vez fue in­clui­da en la pa­sa­re­la del Bo­li­via Mo­da 2017, reali­zó es­ta pren­da de ga­la con bor­da­dos an­di­nos. DE TO­DOS LOS RINCONES DE LA PA­TRIA LA TRA­VE­SÍA DE LA MO­DE­LO

LILIBETH QUI­RO­GA ASE­SO­RA DE IMA­GEN Se­gui­nos en Fa­ce­book En otras re­gio­nes el co­lor del lu­to es el blan­co, re­pre­sen­ta la pa­li­dez de la muer­te; en otros el ro­jo, es el sím­bo­lo de la san­gre; y otros pre­fie­ren el azul pá­li­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.