¡Re­cu­pe­rá tu re­la­ción!

El Deber - Para ellas - - Sexo Y Pareja -

In­for­ma­te y bus­cá ayu­da.

Pa­ra re­du­cir los da­ños de la obe­si­dad en la re­la­ción de pa­re­ja se de­be es­tar bien in­for­ma­do; es de­cir, am­bos de­ben ser cons­cien­tes de to­do lo que im­pli­ca la obe­si­dad, so­bre to­do las al­te­ra­cio­nes si­co­ló­gi­cas que ori­gi­nan.

Em­pe­zá por una co­rrec­ta ali­men­ta­ción.

Lle­var una die­ta equi­li­bra­da, rea­li­zar ejer­ci­cio fí­si­co y man­te­ner una vi­da sa­lu­da­ble es im­por­tan­te pa­ra te­ner en­cuen­tros se­xua­les ple­nos.

Pro­fun­di­zá en lo más im­por­tan­te, tu re­la­ción.

Ocu­par el tiem­po jun­tos, bus­car aque­llas ac­ti­vi­da­des que ha­cían en pa­re­ja y que se han que­da­do en el ol­vi­do, sa­lir a pa­sear o a ce­nar, bus­car en­cuen­tros ro­mán­ti­cos o es­ca­pa­das. No te ol­vi­dés que las caricias y jue­gos se­xua­les son re­cur­sos que nun­ca fa­llan si que­rés reavi­var la pa­sión en la ca­ma.

Si ves la ne­ce­si­dad, bus­cá ayu­da pro­fe­sio­nal.

Es im­por­tan­te que las per­so­nas que pa­de­cen obe­si­dad acu­dan con un si­coa­na­lis­ta pa­ra que apren­dan a con­tro­lar la an­sie­dad, la de­pre­sión y to­dos los es­ta­dos de áni­mo pa­ra que no im­pac­ten en el cuer­po y en la re­la­ción de pa­re­ja. No pen­sés que to­do lo que te pa­sa es nor­mal y si te­nés du­das siem­pre acu­dí a un mé­di­co pa­ra que te orien­te.

¿EN PRO­BLE­MAS?. El pri­mer pa­so que te­nés que dar es in­for­mar­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.