An­drea Ruiz Cue­to MU­JER REAL DI­SE­ÑA­DO­RA DE CURVYS

Va­lien­te. Es ma­dre de un jo­ven con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes, pe­ro eso no la des­mo­ro­nó. Es una ‘cruz’ que car­ga con amor. Es­tu­dió idio­mas y de­jó to­do por se­guir su sue­ño, di­se­ñar mo­da

El Deber - Para ellas - - Personaje - TEX­TOS: Ai­da Do­mín­guez P. FO­TOS: Rey­nal­do So­liz

Tie­ne es­ti­lo y es ele­gan­te. No per­mi­te que ha­blen de esos ki­li­tos de más des­pec­ti­va­men­te, por­que na­die de­be juz­gar sin co­no­cer el mo­ti­vo del so­bre­pe­so, ade­más, no de­ja que na­da se no­te fue­ra de lu­gar ya que des­de ha­ce un po­qui­to más de un año di­se­ña y con­fec­cio­na su pro­pia ro­pa “pa­ra ca­mu­flar lo que no me agra­da y des­ta­car lo más bo­ni­to que tie­ne”, se­gún sus pa­la­bras.

An­drea Ruiz es la di­se­ña­do­ra de las mu­je­res curvys, por­que vi­vió en car­ne pro­pia la dis­cri­mi­na­ción de las ca­sas de mo­das y los con­fec­cio­nis­tas de ro­pa. “Es di­fí­cil en­con­trar pren­das pa­ra mu­je­res reales, me sen­tía in­sul­ta­da al es­cu­char: no hay ta­llas gran­des o las ta­llas es­pe­cia­les cues­tan más ca­ro”. Así es que al te­ner en sus ma­nos el po­der pa­ra ha­cer di­se­ños pro­pios, de acuer­do al es­ti­lo y a la edad de la mu­jer, sin im­por­tar el pe­so ni la es­ta­tu­ra, se lan­zó a es­ta aven­tu­ra.

Des­de enero de 2016, cuan­do se gra­duó en Di­se­ño de mo­das y Con­fec­ción tex­til en In­fo­cal no ha pa­ra­do, pri­me­ro con su pro­pues­ta de Mu­jer real y lue­go con la agen­cia de mo­de­los Mu­je­res Curvys. “Pen­sé mu­cho en qué tér­mino uti­li­zar y que no hie­ra los sen­ti­mien­tos, se di­ce ta­lla gran­de, es­pe­cial, XL, tri­ple XXX o GGG, por ello, me di­ci­dí por curvy, que es un tér­mino en in­glés y sue­na agra­da­ble y has­ta co­que­to”.

En pa­sa­re­la

Ex­po­mu­jer y Ex­po­be­lle­za en 2016, Fas­hion Show In­ter­na­tio­nal, Bohe­mia Fas­hion Show, Oru­ro Mo­da, Bo­li­via Fas­hion Week, Ex­po­tex­til, Ex­po­bo­da Su­cre y Bo­li­via Di­se­ña es­te año. Son pa­sa­re­las de mo­da don­de ha sen­ta­do pre­sen­cia con co­lec­cio­nes car­ga­das de co­lor y el pre­do­mi­nio de ga­sas y se­das por­que son gé­ne­ros que flu­yen y se mue­ven en­vol­vien­do la fi­gu­ra de la mu­jer.

“Es­tar en des­fi­les de otros de­par­ta­men­tos co­mo Cochabamba, Ta­ri­ja, Su­cre y Tri­ni­dad me han ser­vi­do pa­ra ha­cer co­no­cer mis pro­pues­tas y de­jar cla­ro cuál es mi se­llo y mi nom­bre; vis­to a mu­je­res reales con el fin de pro­mo­ver la au­to­es­ti­ma y la acep­ta­ción de nues­tro cuer­po, no fo­men­to que sea­mos gor­di­tas, ha­go ro­pa pa­ra que nos sintamos bien y lin­das con di­se­ños de acuer­do a la edad de ca­da una”.

Es­ta vi­sión de la mu­jer real (con so­bre­pe­so, pa­ra al­gu­nos) la lle­vó a crear la agen­cia en ju­nio de es­te año, jus­to el día de su cum­plea­ños 45; en es­te es­pa­cio de mo­da y be­lle­za las ma­ni­quís no so­lo apren­den pa­sa­re­la pa­ra los des­fi­les, sino que com­par­ten his­to­rias, se alien­tan a ba­jar de pe­so, co­men­tan re­ce­tas sa­lu­da­bles y se apo­yan en las die­tas. "Ellas se con­tie­nen, por­que te­ner so­bre­pe­so es muy tris­te en es­ta so­cie­dad don­de se agre­de has­ta con el ca­li­fi­ca­ti­vo más co­mún: gor­di­ta", ex­pre­sa la crea­ti­va.

Esa mo­da atem­po­ral y ver­sá­til es la que la es­tá lle­van­do al éxi­to, por­que son mu­chas las fé­mi­nas que se identifican con es­ta nue­va co­rrien­te a es­ca­la mun­dial.

En la in­ti­mi­dad

Pe­ro no to­do es pa­sa­re­las, lu­ces, mú­si­ca, mo­da y be­lle­za, a es­ta da­ma cru­ce­ña le es­tá cos­tan­do lá­gri­mas, in­gra­ti­tu­des, trai­cio­nes y re­ve­ses de co­le­gas y diz­qué ami­gos. Aun así se man­tie­ne son­rien­te con esos car­no­sos la­bios pin­ta­dos siem­pre de ro­jo car­mín y ese par de oja­zos ver­des que a ve­ces con­fun­den y ha­cen pen­sar que su vi­da ha si­do y es co­lor de ro­sa.

Muy jo­ven­ci­ta dio a luz un ni­ño her­mo­so al que lla­mó Es­te­ban. Es­te re­to­ño hoy tie­ne 24 años, pa­de­ce au­tis­mo, es ob­se­si­vo com­pul­si­vo y su­fre des­com­pen­sa­cio­nes emo­cio­na­les, al pun­to de que en al­gún mo­men­to lo tu­vo que in­ter­nar en un cen­tro si­quiá­tri­co. An­drea nun­ca des­fa­lle­ció por­que con­tó siem­pre con el apo­yo de su es­po­so, Jai­me Coa­qui­ra, y de su hi­ja me­nor Lau­ra So­fía (18).

Por si fue­ra po­co, ella tie­ne que li­diar con una en­fer­me­dad lla­ma­da hi­per­in­su­li­ne­mia (al­tos ni­ve­les de in­su­li­na en la san­gre).

Y, a pe­sar de to­do, ella quie­re triun­far y de­mos­trar que una mu­jer se pue­de rea­li­zar sin im­por­tar los ki­los ni los años. “Yo soy fe­liz. Es­to que ha­go es por y pa­ra to­das las mu­je­res, pa­ra que se ani­men, se atre­van y lu­chen por al­can­zar sus sue­ños y es­tén con­ten­tas. Que na­die les ro­be sus sue­ños y que se ale­jen de esos ma­ta­sue­ños que les di­cen que no pue­den. Sí se pue­de. Y no im­por­ta la edad, me­nos la apa­rien­cia”.

“Es­to que ha­go es por y pa­ra to­das las mu­je­res, pa­ra que se ani­men, se atre­van y lu­chen por al­can­zar sus sue­ños y sean fe­li­ces. Que na­die les ro­be sus sue­ños”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.