RE­BE­LAR­SE Y REVELARSE PA­RA EN­FREN­TAR NUE­VOS DESAFÍOS, ¡SIEM­PRE!

EDI­TO­RIAL

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS - CARMIÑA FERNANDEZ EDI­TO­RA

Lue­go de va­rios años re­gre­so a es­te es­pa­cio de in­ter­ac­ción con mis lec­to­ras de to­da la vi­da, y por su­pues­to con más ga­nas de avi­var nues­tro víncu­lo im­bo­rra­ble. Que­re­mos abra­zar la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer co­sas nue­vas y pro­mo­ver ac­cio­nes de y por las mujeres. Mi re­gre­so tie­ne el pro­pó­si­to de su­mar to­dos los es­fuer­zos por amor a las cau­sas de la mu­jer, como cuan­do em­pe­za­mos ha­ce 31 años de la mano de Dr. Pe­dro Rivero Mer­ca­do y de su hi­ja So­nia, mi ami­ga del al­ma y nues­tra di­rec­to­ra. Así con­ti­nua­re­mos la en­tra­ña­ble re­vis­ta Pa­ra Ellas del Dia­rio Ma­yor El De­ber, como siem­pre ha si­do ca­da miér­co­les, apor­tan­do y ca­na­li­zan­do ac­cio­nes con el fin de apo­yar a las fé­mi­nas que es­tán vi­vien­do si­tua­cio­nes de ries­go, ma­dres ado­les­cen­tes, asi­mis­mo a ni­ños, an­cia­nos y dis­ca­pa­ci­ta­dos que re­quie­ran la solidaridad. Es ver­dad que no es­ta­mos rein­ven­tan­do la la­bor en­co­mia­ble del vo­lun­ta­ria­do, so­lo que­re­mos pro­po­ner­les una ac­ción más de­ter­mi­nan­te a las agru­pa­cio­nes cí­vi­cas y de apo­yo so­cial, a los co­lec­ti­vos am­bien­ta­lis­tas y a to­das las per­so­nas con vo­ca­ción de ser­vi­cio so­cial, pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­co; que­re­mos con­vo­car­los a su­mar­se por­que es mo­men­to de re­be­lar­se y revelarse pa­ra ac­tuar en to­dos los fren­tes. Si de ver­dad cree­mos que po­de­mos de­jar de ser in­di­fe­ren­tes cuan­do lee­mos las no­ti­cias so­bre vio­len­cia y la fal­ta de opor­tu­ni- da­des que tie­nen como blan­co prin­ci­pal­men­te las mujeres, sig­ni­fi­ca que es­ta­mos lla­ma­das a ac­tuar, a ser más fe­mi­nis­tas, más so­li­da­rias y apo­yar­nos en­tre to­das. Lle­van­do en el co­ra­zón la fe en Dios, nos pro­po­ne­mos abrir más y más es­pa­cios pa­ra gri­tar nues­tras ver­da­des y pa­ra exi­gir mu­chas co­sas, to­do lo que te­ne­mos de­re­cho, pe­ro sin mie­dos. Pen­sa­mos que aún hay mu­cho por ha­cer, y es­ta­mos con­ven­ci­das de la ne­ce­si­dad de unir vo­ces de aler­ta bus­can­do la pre­ven­ción de to­da for­ma de vio­len­cia den­tro y fue­ra de ca­sa, con­ven­ci­das de que el mo­men­to de vi­sua­li­zar un ho­ri­zon­te más fe­liz y pro­mi­so­rio pa­ra las mujeres, que equi­va­le a de­cir pa­ra la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral.

“Yo no deseo que las mujeres ten­gan po­der so­bre los hom­bres, sino so­bre ellas mis­mas” , MARY WOLLSTONECRAFT, IN­GLE­SA QUE ES­CRI­BIÓ “VINDICACIÓN DE LOS DE­RE­CHOS DE LA MU­JER”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.