Can­ción del co­ra­zón

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS - ANA MÁRIA SÁNCHEZ TE­RA­PEU­TA Y ME­DIA­DO­RA DE CON­FLIC­TOS

Ha­bía una vez un gran hom­bre que se ca­só con la mu­jer de sus sue­ños. Con su amor, crea­ron a una ni­ñi­ta. Era una pe­que­ña bri­llan­te y en­can­ta­do­ra y el gran hom­bre la que­ría mu­cho. Cuan­do era muy pe­que­ñi­ta, la al­za­ba, ta­ra­rea­ba una me­lo­día y la ha­cía bai­lar por el cuarto al tiem­po que le de­cía: “Te quie­ro, chi­qui­ta”. Mien­tras la ni­ña cre­cía, el gran hom­bre so­lía abra­zar­la y de­cir­le: “Te amo, chi­qui­ta”. La hi­ji­ta pro­tes­ta­ba di­cien­do que ya no era chi­qui­ta. En­ton­ces el hom­bre se reía y de­cía: “Pa­ra mí, siem­pre vas a ser mi chi­qui­ta”. La chi­qui­ta que ya-no-era-chi­qui­ta de­jó su ca­sa y sa­lió al mun­do. Vio que era de ve­ras grande y fuer­te, pues aho­ra re­co­no­cía sus fuer­zas. Sin im­por­tar­le en qué lu­gar del mun­do es­tu­vie­ra, el hom­bre la lla­ma­ba y le de­cía: “Te amo, chi­qui­ta”. Lle­gó el día en que la chi­qui­ta que yano-era chi­qui­ta re­ci­bió una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca. El gran hom­bre es­ta­ba mal. Ha­bía te­ni­do un de­rra­me. Que­dó afá­si­co, le ex­pli­ca­ron. No po­día ha­blar y no es­ta­ban se­gu­ros de que pu­die­ra en­ten­der lo que de­cían. Ya no po­día son­reír, reír, ca­mi­nar, abra­zar, bai­lar o de­cir­le a la chi­qui­ta que ya-no-era-chi­qui­ta que la ama­ba. Y en­ton­ces fue a ver al gran hom­bre. Cuan­do en­tró en la ha­bi­ta­ción y lo vio, pa­re­cía pe­que­ño y ya na­da fuer­te. Él la mi­ró y tra­tó de ha­blar pe­ro no pu­do. La chi­qui­ta hi­zo lo úni­co que po­día ha­cer. Se acer­có a la ca­ma jun­to al gran hom­bre. Los dos te­nían los ojos lle­nos de lá­gri­mas y ella ro­deó con sus bra­zos los hom­bros inú­ti­les de su pa­dre. Con la ca­be­za apo­ya­da en su pe­cho, pen­só en mu­chas co­sas. Re­cor­dó los mo­men­tos ma­ra­vi­llo­sos que ha­bían pa­sa­do jun­tos y có­mo se ha­bía sen­ti­do siem­pre pro­te­gi­da y que­ri­da por el gran hom­bre. Sin­tió do­lor por la pér­di­da que de­bía so­por­tar, las pa­la­bras de amor que la ha­bían con­for­ta­do. Y en­ton­ces oyó des­de el in­te­rior del hom­bre el la­ti­do de su co­ra­zón. El co­ra­zón que siem­pre ha­bía al­ber­ga­do mú­si­ca y pa­la­bras. El co­ra­zón se­guía la­tien­do, de­sen­ten­dién­do­se del da­ño al res­to del cuer­po. Y mien­tras ella des­can­sa­ba allí, obró la ma­gia. Oyó lo que ne­ce­si­ta­ba oír. Su co­ra­zón ex­pre­só las pa­la­bras que su bo­ca ya no po­día de­cir... Te amo Te amo Te amo Chi­qui­ta Chi­qui­ta Chi­qui­ta. Y se sin­tió con­for­ta­da.

Ho­la, es un gus­to vol­ver a en­con­trar­me con mis ami­gas lec­to­ras del Pa­ra Ellas. Lue­go de un lar­go pe­rio­do sin con­ver­sar con us­te­des, da­do que des­de ha­ce va­rios años re­si­do en Bue­nos Ai­res, des­de donde tra­ba­jo en mi con­sul­to­rio si­co­ló­gi­co aten­dien­do a fa­mi­lias y pa­re­jas.

Hoy en día me de­di­co a la si­co­te­ra­pia en con­sul­to­rio y tam­bién in­cor­po­ré por pe­di­do de pa­cien­tes que vi­ven en el ex­te­rior la mo­da­li­dad de tra­ta­mien­to si­co­ló­gi­co on­li­ne. Per­te­nez­co al Co­le­gio de Psi­có­lo­gos de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, donde coor­dino la co­mi­sión de Me­dia­ción Fa­mi­liar.

Y qui­zás al­gu­nas de us­te­des re­cuer­den mi par­ti­ci­pa­ción en el Fo­ro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Cul­tu­ra de Paz, con se­de cen­tral en San­tia­go de Chi­le, ac­ti­vi­dad que si­gue vigente en mí, y a donde viajo a dar con­fe­ren­cias anual­men­te.

Tam­bién quie­ro co­men­tar­les de en for­ma pa­ra­le­la a mi pro­fe­sión si­go de­di­ca­da a la es­cri­tu­ra de fic­ción, una pa­sión que siem­pre me acom­pa­ña.

Como mu­chas re­cor­da­rán, es­te es­pa­cio de con­sul­tas pa­ra las

de su co­ra­zón com­par­tían sus do­lo­res y preo­cu­pa­cio­nes, es­tu­vo ac­ti­vo por mu­chos años, tan­to des­de la re­vis­ta Pa­ra Ellas, como des­de el Con­sul­to­rio Asin­des, que fun­cio­na­ba en la Av. Mon­se­ñor Rivero.

Hoy, de la mano de Carmiña, vuel­vo a re­to­mar es­te pro­yec­to con mu­cha emo­ción, da­do que se­gui­ré tran­si­tan­do jun­to a us­te­des, mis ami­gas lec­to­ras, es­te víncu­lo ini­cia­do en el año 2000, pa­ra es­cu­char­las, en­con­trar res­pues­tas, y re­sol­ver jun­tas si­tua­cio­nes di­fí­ci­les que atra­ve­sa­mos las mujeres.

En es­te ca­nal de apo­yo si­co­ló­gi­co res­pe­ta­re­mos la con­fi­den­cia­li­dad de las lec­to­ras ano­tan­do seu­dó­ni­mos a las con­sul­tas plan­tea­das.

A quie­nes ne­ce­si­ten ali­viar un su­fri­mien­to o do­lor, les de­jo es­te co­rreo, donde pue­den es­cri­bir­me sus con­sul­tas, de las cua­les pron­to ten­drán mis res­pues­tas, y en­tre ellas es­co­ge­ré de ma­ne­ra alea­to­ria al­gu­nas, pa­ra con­ver­sar acer­ca de ca­mi­nos po­si­bles a se­guir, y que se­rán pu­bli­ca­das en la si­guien­te edi­ción del Con­ver­san­do con Ana: con­ver­san­do­co­na­na@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.