Ri­ta Me­di­na

Ali­men­tos bá­si­cos que pue­den in­hi­bir el cán­cer de mama por­que pro­por­cio­nan vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y an­ti­oxi­dan­tes que re­tra­san los pro­ce­sos de­ge­ne­ra­ti­vos y po­ten­cia las de­fen­sas

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS - RI­TA ME­DI­NA NU­TRI­CIO­NIS­TA RITAMEDINA@GMAIL.COM

La ali­men­ta­ción pue­de in­ter­ve­nir so­bre la po­si­bi­li­dad de con­traer cán­cer de mama. La die­ta se tor­na fac­tor de cui­da­do.

La ali­men­ta­ción pue­de in­ter­ve­nir so­bre la po­si­bi­li­dad de con­traer el cán­cer de mama, la ra­pi­dez de cre­ci­mien­to tu­mo­ral, la pro­ba­bi­li­dad de que se pro­duz­ca me­tás­ta­sis e in­clu­so el re­sul­ta­do final de la en­fer­me­dad.

Son mu­chos los fac­to­res que in­ter­vie­nen el des­tino de es­te cán­cer, pe­ro la die­ta se con­si­de­ra aho­ra uno de los prin­ci­pa­les.

Los in­ves­ti­ga­do­res han co­men­za­do a des­cu­brir los me­ca­nis­mos sor­pren­den­tes me­dian­te los cua­les los ali­men­tos go­bier­nan lo que ocu­rre en las cé­lu­las, par­ti­cu­lar­men­te los su­ce­sos re­la­cio­na­dos con el es­tró­geno, pa­ra im­pe­dir que se ma­ni­fies­te el cán­cer de seno.

En­tre los ali­men­tos po­de­mos iden­ti­fi­car aque­llos que pue­den in­hi­bir el cán­cer, como la col de bru­xe­las, bró­co­li, otras hor­ta­li­zas de la fa­mi­lia de las cru­cí­fe­ras, las fru­tas y ver­du­ras ri­cas en vi­ta­mi­na C y an­ti­oxi­dan­tes, las vai­ni­tas, es­pe­cial­men­te los pro­duc­tos de so­ya, el pes­ca­do gra­so, sal­va­do de tri­go y acei­te de oli­va.

Por otro la­do es­tán los ali­men­tos que pue­den fo­men­tar el cán­cer es­pe­cial­men­te cuan­do no se­gui­mos una die­ta equi­li­bra­da, cuan­do in­clui­mos en nues­tras co­mi­das del día a día de­ma­sia­da car­ne ro­ja, fri­tu­ras, pro­duc­tos que con­tie­nen gra­sa de ori­gen ani­mal, acei­tes ve­ge­ta­les ome­ga 6 como el maíz, ha­ri­nas, azú­ca­res y be­bi­das al­cohó­li­cas.

¿Por qué cui­dar la die­ta? Lo que co­me­mos pue­de ser un fac­tor en contra la sa­lud del or­ga­nis­mo, in­clu­si­ve in­ter­vie­ne en la apa­ri­ción de mu­chas en­fer­me­da­des como el cán­cer de mama, úte­ro y ova­rio.

El cán­cer de­pen­de de las hor­mo­nas. Es­to quie­re de­cir que un ex­ce­so de la hor­mo­na fe­me­ni­na co­no­ci­da como es­tró­geno al pa­re­cer es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de esos ti­pos de cán­cer. Por con­si­guien­te, los ali­men­tos que pue­dan in­ter­fe­rir en el me­ta­bo­lis­mo o la ab­sor­ción del es­tró­geno po­drían con­tra­rres­tar par­cial­men­te y es­pe­cial­men­te en el ca­so del cán­cer de mama.

Por ejem­plo, al­gu­nos me­di­ca­men­tos, como el ta­mo­xi­feno, con­ce­bi­dos pa­ra tra­tar y pre­ve­nir el cán­cer de mama, ac­túan re­du­cien­do los efec­tos del es­tró­geno. Lo sor­pren­den­te es que va­rios ali­men­tos pue­den ac­tuar so­bre el es­tró­geno de una ma­ne­ra muy pa­re­ci­da a como lo ha­cen los fár­ma­cos. Así, los ali­men­tos an­ta­go­nis­tas del es­tró­geno po­seen un me­ca­nis­mo úni­co pa­ra in­hi­bir el cán­cer. Pues­to que el es­tró­geno cons­ti­tu­ye un fac­tor de ries­go du­ran­te la vi­da de la mu­jer, la die­ta es im­por­tan­te pa­ra des­pués de la me­no­pau­sia.

Las mujeres pre-me­no­paú­si­cas tie­nen más es­tró­geno, pe­ro in­clu­so des­pués que los ova­rios de­jan de fa­bri­car la hor­mo­na, cuan­do lle­ga la me­no­pau­sia, las cé­lu­las adi­po­sas con­ti­núan pro­du­cien­do al­go de es­tró­geno, de tal ma­ne­ra que es­te si­gue exis­tien­do en el or­ga­nis­mo, con la si­guien­te po­si­bi­li­dad de fa­vo­re­cer el cán­cer de mama.

Ex­ce­so de es­tró­geno Al­gu­nos cien­tí­fi­cos sos­pe­chan que un ex­ce­so de es­tró­geno en la ju­ven­tud pue­de aca­rrear el ries­go de que se desa­rro­lle el cán­cer más ade­lan­te. Así, una die­ta an­ti­es­tró­ge­ni­ca du­ran­te los años de ju­ven­tud es una me­di­da pre­ven­ti­va im­por­tan­te. Ade­más, los ni­ve­les

den de­ter­mi­nar la re­pe­ti­ción del cán­cer o su pa­so a otro si­tio del cuer­po, in­clu­so al otro seno. Por eso, aun des­pués de apa­re­cer el cán­cer, es ur­gen­te pres­tar aten­ción a los ali­men­tos re­gu­la­do­res del es­tró­geno.

Evi­ta las gra­sas Aun­que no hay se­gu­ri­dad de que el ex­ce­so de gra­sa pro­duz­ca cán­cer, la ver­dad es que sí es­ti­mu­la el cre­ci­mien­to de los tu­mo­res exis­ten­tes. Así opi­na Nor­man F. Boyd, del Ins­ti­tu­to de Can­ce­ro­lo­gía de On­ta­rio, en To­ron­to, quien afir­ma que se pue­de sal­var la vi­da tra­tan­do de im­pe­dir, por me­dio de una die­ta ba­ja en gra­sa, que reapa­rez­ca un cán­cer de­tec­ta­do y ex­tir­pa­do.

Die­ta contra el cán­cer Ha­ya lle­ga­do o no a la edad de la me­no­pau­sia, co­ma pes­ca­do gra­so y vai­ni­tas –in­clui­das las de so­ya- pa­ra pre­ve­nir el cán­cer de mama o fre­nar su cre­ci­mien­to, con­su­ma los áci­dos gra­sos ome­ga 3 y ome­ga 9, con­te­ni­dos en el pes­ca­do y en acei­tes mono-in­sa­tu­ra­dos, como el de oli­va.

Li­mi­te las gra­sas sa­tu­ra­das de ori­gen ani­mal y tam­bién las del ti­po ome­ga 6, pre­do­mi­nan­tes en los acei­tes de maíz, gi­ra­sol y en las mar­ga­ri­nas y gra­sas de pa­na­de­ría he­chas con di­chos acei­tes.

Co­ma ca­da vez más como las mujeres ja­po­ne­sas, o como se ali­men­ta­ban an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en ba­se a una die­ta dia­ria muy sen­ci­lla:

5 o 6 por­cio­nes de fru­tas y ve­ge­ta­les.

1 por­ción de pro­duc­tos de so­ya, prin­ci­pal­men­te (que­so) To­fu.

1 por­ción de pes­ca­do, muy po­ca car­ne, le­che y al­chool.

Es muy im­por­tan­te evi­tar el con­su­mo de azú­car blan­ca y gra­sas de ori­gen ani­mal.

Pu­ram­ba, la no­ve­la del de­sen­can­to

Ru­ber Car­val­ho Urey pu­bli­ca su ter­ce­ra no­ve­la, que pue­de ser la con­ti­nua­ción de la exi­to­sa La mi­tad de la san­gre. Co­no­ce­rás a sus ami­gos y mu­chas his­to­rias de su Be­ni ama­do.

El pes­ca­do es uno de los ali­men­tos más nu­tri­ti­vos por­que apor­ta una buena do­sis de pro­teí­nas y es más sa­lu­da­ble que la car­ne. Es ba­jo en ca­lo­rías, gra­sas

Co­ma una va­rie­dad de ali­men­tos sa­lu­da­bles, prin­ci­pal­men­te de ori­gen ve­ge­tal. Adop­te un es­ti­lo de vi­da fí­si­ca­men­te ac­ti­vo. Man­ten­ga un pe­so sa­lu­da­ble

Con­su­ma el sal­va­do de tri­go en el pan, la pas­ta, el arroz y los ce­rea­les, por­que con­tie­nen los car­bohi­dra­tos y las vi­ta­mi­nas B. Ali­men­tos que pro­por­cio­nan energía y ade­más pue­den ayu­dar a re­du­cir el ries­go de pa­de­cer cán­cer.

Mu­cho cui­da­do con las car­nes. La gra­sa de ori­gen ani­mal pue­de es­ti­mu­lar la reaparición del cán­cer des­pués de su ex­tir­pa­ción qui­rúr­gi­ca, de acuer­do con los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio rea­li­za­do en Suecia a 220 mujeres

Los pro­duc­tos de so­ya, prin­ci­pal­men­te el To­fu, son ali­men­tos que pro­por­cio­nan al cuer­po las pro­teí­nas ne­ce­sa­rias pa­ra con­ser­var las fuer­zas y la energía, com­ba­tir las in­fec­cio­nes y cu­rar­se.

Las ver­du­ras cru­cí­fe­ras pro­por­cio­nan vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les que in­clu­yen an­ti­oxi­dan­tes (com­pues­tos que com­ba­ten el cán­cer). To­dos los ve­ge­ta­les se pue­den co­mer cru­dos, co­ci­dos o en for­ma de ju­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.