Gi­ne­có­lo­go, on­có­lo­go y mas­tó­lo­go

El Deber - Para ellas - - CAMPAÑA DE SALUD -

Con­sul­ta­mos al es­pe­cia­lis­ta so­bre la im­por­tan­cia de la nue­va cam­pa­ña por la sa­lud de las mujeres.

¿Cuán­do em­pe­za­ron las cam­pa­ñas pre­ven­ti­vas del cán­cer de mama en San­ta Cruz? Con el apo­yo de Pa­ra Ellas fui­mos los pri­me­ros en rea­li­zar es­ta ini­cia­ti­va ins­pi­ra­dos en sal­var la vi­da de aque­llas mujeres que, por no ha­cer­se una de­tec­ción tem­pra­na, lle­ga­ban con el mal en una eta­pa muy avan­za­da.

Es­te mes Udi­me cum­ple 19 años desa­rro­llan­do la cam­pa­ña pa­ra la de­tec­ción pre­coz de es­te mal, que frus­tra la vi­da de las mujeres, de­jan­do ¿Exis­ten es­ta­dís­ti­cas a ni­vel lo­cal y na­cio­nal? No exis­ten es­ta­dís­ti­cas reales, nos ba­sa­mos en es­ta­dís­ti­cas de Nor­tea­mé­ri­ca. Lo que po­de­mos ase­gu­rar que es el pri­mer fac­tor de muer­te es el cán­cer de cue­llo ute­ri­no y el de mama es el se­gun­do.

¿Quié­nes de­ben ha­cer­se los exámenes pre­ven­ti­vos? To­das las mujeres a par­tir de los 35 años de edad, es­pe­cial­men­te las fé­mi­nas con­si­de­ra­das sa­nas, más aún si tie­nen an­te­ce­den­tes ge­né­ti­cos. En es­tos ca­sos, de­ben co­men­zar los es­tu­dios

si­dir el go­bierno mo­ral de la da­mas cru­ce­ñas, mien­tras no se da­ba pau­sa en las otras ins­ti­tu­cio­nes de ayu­da so­cial que in­te­gra­ba o di­ri­gía con te­són y sin des­can­so, lo­gran­do cam­pa­ñas edu­ca­ti­vas y de sa­lud; or­ga­ni­zan­do fe­rias, pro­mo­vien­do pro­gra­mas pi­lo­tos y co­la­bo­ran­do en to­do lo que es­ta­ba den­tro de la ac­ción so­li­da­ria con amor y ge­ne­ro­si­dad.

Fue­ron mu­chas las ins­ti­tu­cio­nes a las que per­te­ne­ce y en to­das ellas ha de­ja­do su hue­lla.

Siem­pre ac­ti­vis­ta Tam­bién se desem­pe­ñó como di­rec­to­ra de Desa­rro­llo So­cial de la Pre­fec­tu­ra del de­par­ta­men­to (hoy Go­ber­na­ción), del 2003 al 2005, te­nien­do a su car­go las car­te­ras de sa­lud, edu­ca­ción, de­por­te, ho­ga­res, mi­nus­vá­li­dos y ju­bi­la­dos.

Fue con­duc­to­ra del pro­gra­ma te­le­vi­si­vo de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino Con­ver­san­do con Mimy, trans­mi­ti­do por ca­nal 4. Tam­bién hi­zo tea­tro, tu­vo un pa­pel en la obra La Ca­sa de Ber­nar­da Al­ba.

Es­cri­to­ra a ca­ba­li­dad. Sus pu­bli­ca­cio­nes Mujeres de mi pue­blo y la ale­gría de ser­vir y Mu­jer, so­cie­dad en mar­cha son tes­ti­mo­nios de una de las pro­ta­go­nis­tas del apor­te de la mu­jer cru­ce­ña al desa­rro­llo del de­par­ta­men­to. Como re­fie­re la his­to­ria­do­ra Pau­la Pe­ña en el pró­lo­go de una de las obras: “En el mo­de­lo cru­ce­ño, las mujeres han pues­to su mar­ca con las agru­pa­cio­nes que han for­ma­do con el ob­je­ti­vo final de apo­yar a me­jo­rar las con­di­cio­nes de vi­da de la gen­te. Ese tra­ba­jo es in­vi­si­ble y no se con­sig­na en nin­gún pre­su­pues­to pú­bli­co, es in­va­lua­ble y sin él no hu­bie­ra si­do posible pa­liar el im­pac­to del desa­rro­llo en los gru­pos ca­ren­tes”.

Ese es un re­su­men exac­to de la vi­da de nues­tra en­tre­vis­ta­da, una mu­jer cru­ce­ña, lí­der cí­vi­ca y vo­lun­ta­ria si­len­cio­sa. Pe­ro no ol­vi­da a las mujeres de su equi­po, por ello es­cri­bió esos li­bros y las co­lum­nas en es­ta re­vis­ta que por mu­chos años fue la pa­les­tra de esas da­mas anó­ni­mas y así con­tri­bu­yó a que no se las re­le­gue de la his­to­ria y a la vez sir­van como ejem­plo pa­ra que las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes si­gan esa mis­ma mar­cha y apor­ten con su tiem­po y su ca­pa­ci­dad a que la vi­da de los que tie­nen menos, sea me­jor.

“Ella des­cu­brió que es li­bre, por eso es­cri­be”, fue­ron las lí­neas que le de­di­có su es­po­so, Re­né Val­di­via, en su li­bro Mu­jer, so­cie­dad en mar­cha. Es­te ca­ba­lle­ro, odon­tó­lo­go de pro­fe­sión, la con­quis­tó ha­ce po­co y se con­vir­tió en su com­pa­ñe­ro de sue­ños en es­ta eta­pa de sus vi­das.

“Es ami­go de mis hi­jos y nos co­no­cía­mos des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po. Des­pués de diez años de viu­dez me con­ven­ció de lle­var una re­la­ción se­re­na, ma­du­ra, con res­pe­to y com­pa­ñe­ris­mo, la pen­sé mu­cho, por­que an­tes de ser mu­jer, soy ma­dre”, co­men­ta de su pa­re­ja.

Sus hi­jos son Carlos Eduar­do e In­grid Elia­na Gas­ser, que le han da­do sie­te nietos y una bis­nie­ta. Su clan vi­ve en torno a ella, cons­tru­ye­ron sus re­si­den­cias en zo­nas ale­da­ñas a la ca­sa grande.

Distinciones y re­co­no­ci­mien­tos Me­da­llas, es­cu­dos, ga­lar­do­nes, no­mi­na­cio­nes, in­sig­nias, pla­que­tas, pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos de di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes de­par­ta­men­ta­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les en­ga­la­nan sus pa­re­des y se des­ta­can en lu­ga­res que dis­tin­guen ese es­pa­cio de la ca­sa so­la­rie­ga en el cen­tro de la ciu­dad de los ani­llos.

Si­len­cio­sa­men­te ella si­gue es­cri­bien­do y ase­so­ran­do a las nue­vas vo­lun­ta­rias, por­que su lu­cha en fa­vor de los des­pro­te­gi­dos no ce­sa, así como su la­bor por que la mi­sión de las fé­mi­nas no pa­se des­per­ci­bi­da. Por ello, vol­ve­rá a es­cri­bir en es­ta re­vis­ta su co­lum­na tan es­pe­ra­da.

“No co­no­cer lo que la mu­jer apor­ta al país es ig­no­rar lo que la mu­jer va­le”, afir­ma como la ma­triar­ca fe­mi­nis­ta que es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.