VIOLETTA EN BO­LI­VIA PROCOSMÉTICA TRAE LA MAR­CA AR­GEN­TI­NA

El Deber - Para ellas - - NOVEDADES -

Violetta na­ció ha­ce 39 años y es una de las mar­cas lí­de­res en el mer­ca­do de la ven­ta di­rec­ta en el país ve­cino. Aho­ra, lle­ga a Bo­li­via tra­yen­do to­da su ga­ma de cos­mé­ti­cos y otros pro­duc­tos orien­ta­dos a re­sal­tar la be­lle­za de la mu­jer.

“Es­ta no es una mar­ca más den­tro del mer­ca­do de los cos­mé­ti­cos, ya que ha lo­gra­do con­ser­var su ori­gen fa­mi­liar, sus tra­di­cio­nes y va­lo­res cul­tu­ra­les den­tro de una or­ga­ni­za­ción mo­der­na y que pre­ten­de con­quis­tar de la mis­ma ma­ne­ra el mer­ca­do bo­li­viano, en una épo­ca de re­sal­tar va­lo­res y prin­ci­pios des­de aden­tro ha­cia fue­ra de la or­ga­ni­za­ción”, ase­ve­ró Kath­yus­ka Cue­to, una de las di­rec­to­ras de es­ta nue­va in­ver­sión que jun­to a Karen Ca­bre­ra, Luis Al­bert Mon­ta­ño y Carlos Ca­rras­co li­de­ran es­ta fuer­te in­ver­sión, pa­ra lo­grar po­si­cio­nar a Violetta como em­pre­sa lí­der en el mer­ca­do bo­li­viano.

La em­pre­sa ini­cial­men­te ope­ra­rá en el eje tron­cal, La Paz, Co­cha­bam­ba y San­ta Cruz, con su se­de prin­ci­pal e ins­ta­la­cio­nes co­mer­cia­les y lo­gís­ti­cas en es­ta ciu­dad. La es­tra­te­gia co­mer­cial de Violetta es man­te­ner el es­pí­ri­tu de la ven­ta di­rec­ta tras­cen­dien­do de lo tra­di­cio­nal a lo di­gi­tal, sin per­der el con­tac­to per­so­na­li­za­do con las ase­so­ras.

Procosmética pla­nea el lan­za­mien­to ofi­cial de Violetta el pró­xi­mo 12 de oc­tu­bre. La in­ver­sión as­cien­de a 2 mi­llo­nes de dó­la­res en in­fra­es­truc­tu­ra, ca­pi­tal de ope­ra­ción, ca­pa­ci­ta­ción de re­cur­sos hu­ma­nos y ca­pi­tal de in­ver­sión.

La ca­sa de Violetta es­ta­rá en un edi­fi­cio prin­ci­pal e ins­ta­la­cio­nes co­mer­cia­les y lo­gís­ti­cas en la ave­ni­da San­ta Cruz, en­tre Tres Pa­sos al Fren­te y Bra­sil. Los eje­cu­ti­vos tie­nen la am­bi­cio­sa intención de lle­gar a to­dos los rin­co­nes del país. Las mujeres co­nec­tan en­tre ellas de ma­ne­ra di­fe­ren­te y se pro­por­cio­nan sis­te­mas de apo­yo que las ayu­dan a li­diar con el es­trés y las ex­pe­rien­cias di­fí­ci­les de la vi­da, ex­pli­có el je­fe de si­quia­tría de la Uni­ver­si­dad Stan­ford, Ca­li­for­nia. Fí­si­ca­men­te, es­ta cua­li­dad "tiem­po pa­ra las ami­gas" nos ayu­da a fa­bri­car más se­ro­to­ni­na -un neu­ro­trans­mi­sor que ayu­da a com­ba­tir la de­pre­sión y pue­de pro­du­cir una sen­sa­ción ge­ne­ral de bie­nes­tar. Las mujeres com­par­ten sus sen­ti­mien­tos, mien­tras que los hom­bres a me­nu­do se re­la­cio­nan en torno a ac­ti­vi­da­des.

Ellos ra­ra­men­te se sien­tan con un ami­go a ha­blar de có­mo se sien­ten acer­ca de cual­quier co­sa o có­mo va su vi­da per­so­nal. ¿Tra­ba­jo? Sí. ¿De­por­tes? Sí. ¿Au­tos? Pe­ro ¿sus sen­ti­mien­tos? Muy po­cas ve­ces. Las mujeres lo ha­cen to­do el tiem­po. El ora­dor di­jo que de­di­car tiem­po a las ami­gas es tan im­por­tan­te pa­ra nues­tra sa­lud ge­ne­ral como el ir al gim­na­sio. Y es cier­to. Ca­da vez que nos sen­ta­mos a con­ver­sar con ami­gas, da­te unos gol­pe­ci­tos en la es­pal­da y fe­li­cí­ta­te por es­tar ha­cien­do al­go útil pa­ra tu sa­lud.

¡VI­VAN LOS CAFECITOS Y LOS CHATS EN­TRE AMI­GAS!

La ima­gen. Violetta es crear, so­ñar es ser úni­ca­men­te vos. El fu­tu­ro per­te­ne­ce a quie­nes creen en la be­lle­za de sus sue­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.