¿Eres fe­liz?

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas -

En cier­ta oca­sión, du­ran­te una ele­gan­te re­cep­ción de bien­ve­ni­da al nue­vo di­rec­tor de mar­ke­ting de una im­por­tan­te com­pa­ñía lon­di­nen­se, al­gu­nas de las es­po­sas de los otros di­rec­to­res, que que­rían co­no­cer a la es­po­sa del fes­te­ja­do, le pre­gun­ta­ron con cier­to mor­bo: “¿Te ha­ce fe­liz tu es­po­so, ver­da­de­ra­men­te te ha­ce fe­liz?”.

El es­po­so, quien en ese mo­men­to no es­ta­ba a su la­do, pe­ro sí lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca pa­ra es­cu­char la pre­gun­ta, pres­tó aten­ción a la con­ver­sa­ción e in­cor­po­ró li­ge­ra­men­te su pos­tu­ra, en se­ñal de se­gu­ri­dad, y has­ta hin­chó un po­co el pe­cho, or­gu­llo­sa­men­te, pues sa­bía que su es­po­sa di­ría que sí, ya que ella ja­más se ha­bía que­ja­do du­ran­te su ma­tri­mo­nio.

Sin em­bar­go, pa­ra sor­pre­sa su­ya y de los de­más, la es­po­sa res­pon­dió con un ro­tun­do: “No, no me ha­ce fe­liz”.

En la sa­la se hi­zo un in­có­mo­do si­len­cio, co­mo si to­dos los pre­sen­tes hu­bie­ran es­cu­cha­do la res­pues­ta de la mu­jer.

El ma­ri­do es­ta­ba pe­tri­fi­ca­do. No po­día dar cré­di­to a lo que su es­po­sa de­cía, y me­nos en un mo­men­to tan im­por­tan­te pa­ra él. An­te el asom­bro del ma­ri­do y de to­dos, ella sim­ple­men­te se aco­mo­dó enig­má­ti­ca­men­te so­bre su ca­be­za su ele­gan­te cha­li­na de se­da ne­gra y con­ti­nuó: “No, él no me ha­ce fe­liz... Yo soy fe­liz! El he­cho de que yo sea fe­liz o no, no de­pen­de de él, sino de mí. Yo soy la úni­ca per­so­na de quien de­pen­de mi fe­li­ci­dad. Yo de­ci­do ser fe­liz y lo de­más son ex­pe­rien­cias o cir­cuns­tan­cias, lo amo y él me ama, muy a pe­sar de sus cir­cuns­tan­cias y de las mías”.

Hay gen­te que di­ce: “No pue­do ser fe­liz por­que es­toy en­fer­mo, por­que no ten­go di­ne­ro, por­que ha­ce mu­cho ca­lor, por­que me in­sul­ta­ron, por­que al­guien ha de­ja­do de amar­me, por­que al­guien no me va­lo­ró”. Pe­ro lo que no sa­bes es que pue­des ser fe­liz aun­que es­tés en­fer­mo, aun­que ha­ga ca­lor, ten­gas o no di­ne­ro, aun­que al­guien te ha­ya in­sul­ta­do, o al­guien no te amó o no te ha­ya va­lo­ra­do.

Ser fe­liz es una ac­ti­tud an­te la vi­da y ca­da uno de­ci­de.

Ser fe­liz... ¡de­pen­de de ti!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.