GA­FAS, EN­TRE LO RE­TRO Y LO MO­DERNO

Be­lla. Ma­ría Re­né Antelo, lu­ce ga­fas Ch­loé con lu­nas en for­ma de ma­ri­po­sa en me­tal do­ra­do

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Ai­da Do­mín­guez P. ai­da.do­min­guez@el­de­ber.com.bo

Ch­loé jue­ga con las for­mas y los vo­lú­me­nes en sus ga­fas pa­ra la es­ta­ción pri­ma­ve­ral, yen­do de los mo­de­los re­tro se­ten­te­ros a ex­tra­va­gan­tes for­mas cir­cu­la­res, con lí­neas si­nuo­sas en las va­ri­llas que le otor­gan mo­der­ni­dad y dis­tin­ción.

La fa­mo­sa mar­ca fran­ce­sa es­tá en Bo­li­via y se lu­ce en las vi­tri­nas de la ciudad. Sus di­se­ños se han ca­rac­te­ri­za­do por su es­té­ti­ca ele­gan­te en len­tes de sol y of­tál­mi­cos. Su se­llo fe­me­nino acom­pa­ña el es­ti­lo de su afa­ma­do ves­tua­rio, con for­mas ge­ne­ro­sas y ma­te­ria­les de­li­ca­dos. ¡Cien por ciento fashion!

Ra­zo­nes pa­ra usar ga­fas El en­car­ga­do de mar­ke­ting de La Óp­ti­ca, Ril­do Bar­ba, ex­pli­ca los mo­ti­vos por los que es acon­se­ja­ble usar ga­fas: “Al ha­ber más ho­ras de luz en pri­ma­ve­ra y los ra­yos so­la­res ha­bi­tual que a los ojos les cues­te pa­sar de un am­bien­te muy lu­mi­no­so a otro os­cu­ro.

Pro­por­cio­nan un efec­to pan­ta­lla. Las ga­fas ac­túan co­mo una mu­ra­lla que re­cha­za el po­len y otras par­tí­cu­las que via­jan en el ai­re du­ran­te es­ta es­ta­ción del año. Su fun­ción es, so­bre to­do, pro­tec­to­ra.

En los ca­sos más gra­ves, las par­tí­cu­las tí­pi­cas de la pri­ma­ve­ra pro­vo­can que los ojos se se­quen y no ha­ya una ade­cua­da hi­dra­ta­ción de los mis­mos. Las ga­fas re­du­cen el ries­go su­frir se­que­dad ocu­lar.

Con las ga­fas no te­ne­mos que frun­cir el ce­ño ca­da vez que una fuen­te in­ten­sa de luz apa­rez­ca de­lan­te de los ojos. Gra­cias a ellas ve­mos de for­ma más cla­ra y re­du­ci­mos el ries­go de su­frir ano­ma­lías a lar­go pla­zo”.

La co­lec­ción de Ch­loé pa­ra pri­ma­ve­ra-ve­rano 2017 jue­ga con for­mas y vo­lú­me­nes, yen­do de los mo­de­los re­tro a los de ti­po avia­dor

LA MAG­NÍ­FI­CA DES­TA­CA CON ES­TAS GA­FAS DE ACETATO CON MAR­COS OVERSIZED

La An­gé­li­ca mu­jer y ma­dre se re­fle­ja en el re­la­to emo­cio­na­do que ha­ce de la adop­ción de su úl­ti­mo hi­jo. “La his­to­ria del ma­yor amor en nues­tra fa­mi­lia es la lle­ga­da de Ser­gi­to", co­men­ta con los ojos agua­dos y esa son­ri­sa im­bo­rra­ble. Es que ha­ce cua­tro años los cin­co in­te­gran­tes de la fa­mi­lia Pe­ro­vic So­sa tu­vie­ron (o die­ron a luz) al ni­ño que hoy los vuel­ve lo­cos de amor a to­dos.

“En mi ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad, ha­cien­do vi­si­ta de ho­ga­res, em­pe­cé a ver la reali­dad de mu­chos ni­ños. Me cues­tio­né: ¿pa­ra qué es­ta­mos de pa­so en es­te ser­vi­cio?, aca­so no es pa­ra pro­te­ger y ser res­pon­sa­bles de los que no tie­nen na­da, re­fle­xio­né.

Al ver es­ta si­tua­ción le di­je a mi ma­ri­do: adop­te­mos un ni­ño. La tra­ba­ja­do­ra so­cial nos pre­gun­tó qué be­bé quie­ren. Le di­ji­mos que un be­bé aun­que es­té en­fer­mi­to, igual lo íba­mos a que­rer. Me to­có un pe­que­ñi­to en muy mal es­ta­do de sa­lud, ca­si mu­rien­do, pe­ro era por­que le da­ban le­che y él te­nía re­cha­zo a la lac­to­sa. Aho­ra es la ale­gría de nues­tro ho­gar. A las cin­co de la ma­ña­na des­pier­ta y gri­ta: ma­má. Es la lo­cu­ra de mi es­po­so y de to­da la fa­mi­lia.

No te­nía­mos un hi­jo va­rón y eso nos en­vió Dios. Cuan­do nos lla­ma­ron del juz­ga­do pa­ra en­tre­gar­nos al ni­ño, re­cién nos pre­gun­ta­mos qué le íba­mos a de­cir a sus her­ma­nas (nues­tras hi­jas), aun­que ya les ha­bía­mos ade­lan­ta­do al­go. Cuan­do lle­gó el ni­ño le al­can­zó los bra­zos a Ire­ne, la me­nor de las ni­ñas y la abra­zó, con eso la con­quis­tó. Dios ha­ce to­do, el ni­ño es igual a mi es­po­so y a mí se pa­re­ce en los ges­tos y en los mo­da­les.

Creo que es­ta nue­va for­ma de amar y el ins­tin­to hu­mano de dar ca­ri­ño ha for­ta­le­ci­do mi ho­gar, nos ha uni­do co­mo es­po­sos y con nues­tras ni­ñas. Por ello, acon­se­jo a to­das las fa­mi­lias que pue­dan ha­cer­lo, que ten­gan con­tac­to con los ho­ga­res de ni­ños aban­do­na­dos. Mi cuar­to hi­jo, Ser­gio Pe­ro­vic So­sa, na­ce de es­tas vi­si­tas y es la ma­yor ale­gría, el gran amor y la ben­di­ción que mi es­po­so, mis pa­dres, mis her­ma­nos y mis hi­jas, te­ne­mos en mi ho­gar”, na­rra la ar­qui­tec­ta y Con­ce­jal.

Ma­dre Co­mo ma­dre se de­cla­ra una ma­má pen­dien­te de sus hi­jos, con­ver­sa mu­cho con las jo­ven­ci­tas, es es­tric­ta y jus­ta, pe­ro siem­pre su tra­to se ba­sa en el diá­lo­go y en el amor fra­terno. “Ca­mi­la es in­ge­nie­ra, Ni­co­le es­tu­dia Arquitectura e Ire­ne, a pun­to de sa­lir ba­chi­ller, es una des­ta­ca­da bailarina de dan­za clá­si­ca. Son ni­ñas que se exi­gen mu­cho” afir­ma la or­gu­llo­sa da­ma, que an­tes de ser pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­ca, es ma­dre.

Lo que apren­dió de su pro­ge­ni­to­ra es la ba­se pa­ra el tra­to con sus Mu­jer El día de la mu­jer bo­li­via­na no es in­di­fe­ren­te en el círcu­lo mu­ni­ci­pal, a ello se re­fie­re So­sa: “El pro­pio al­cal­de re­co­no­ce que los tiem­pos han cam­bia­do y las mu­je­res tie­nen to­das las con­di­cio­nes pa­ra ocu­par­se de cual­quier te­ma, de cual­quier pro­ble­ma que afec­ta a la so­cie­dad. La mu­jer bo­li­via­na es me­te­do­ra, muy tra­ba­ja­do­ra y una gran lu­cha­do­ra por sa­car ade­lan­te a sus hi­jos. Las mu­je­res en la fun­ción pú­bli­ca es­tán lla­ma­das a tra­ba­jar por me­jo­res días pa­ra su pue­blo y los ciu­da­da­nos”.

Ella se con­si­de­ra un re­fe­ren­te, co­mo pro­fe­sio­nal, del apor­te de la mu­jer al cre­ci­mien­to de la ciudad.

Pro­fe­sio­nal y po­lí­ti­ca Cuan­do era se­cre­ta­ria de Par­ques y Jar­di­nes, se de­fi­nía co­mo ‘la jar­di­ne­ra de San­ta Cruz’. Hoy co­mo con­ce­jal di­ce que si­gue sien­do una ser­vi­do­ra pú­bli­ca, muy agra­de­ci­da con la opor­tu­ni­dad que le dio el al­cal­de Percy Fer­nán­dez Añez. “Son más de diez años en la Al­cal­día: pri­me­ro, co­mo di­rec­to­ra de Par­ques y Jar­di­nes, y des­pués co­mo se­cre­ta­ria de Par­ques, Jar­di­nes y Obras de Equi­pa­mien­to So­cial.

Ella re­cuer­da que el al­cal­de in­vi­tó a pro­fe­sio­na­les va­ro­nes pa­ra es­te car­go y co­mo nin­guno qui­so to­mar­lo se lo ofre­ció a ella. “Yo le di­je que con mu­cho gus­to, que con­fíe en mí. Por­que creo que uno tie­ne que res­pon­der po­si­ti­va­men­te cuan­do le dan una opor­tu­ni­dad, y no me arre­pien­to”, co­men­ta. Ac­tual­men­te, se desem­pe­ña co­mo con­ce­jal y es pre­si­den­ta del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal”.

Es­tas fun­cio­nes y más cuan­do se aden­tró en las li­des po­lí­ti­cas co­mo di­ri­gen­te de la agru­pa­ción ciu­da­da­na que en­cum­bró al bur­go­mes­tre cru­ce­ño en la Al­cal­día, su vi­da to­mó un rum­bo dis­tin­to, can­di­da­teó a una con­ce­ja­lía y ga­nó.

Pos­te­rior­men­te, fue ele­gi­da pre­si­den­ta del ór­gano de­li­be­ran­te y des­de allí ha ga­na­do ad­mi­ra­do­res y de­trac­to­res.

“Ama­dos u odia­dos so­mos to­dos se­gún el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co que nos mi­ren pe­ro yo me con­si­de­ro una per­so­na que ama a su fa­mi­lia, su tra­ba­jo, el ser­vi­cio a los de­más y a San­ta Cruz”, afir­ma. Así tam­bién, co­men­ta que siem­pre re­ci­be buen tra­to de sus ami­gas y sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, pe­ro so­bre to­do de los ve­ci­nos a los que se de­be aho­ra co­mo con­ce­jal.

En es­ta eta­pa co­mo con­ce­jal afir­ma que no le gus­ta au­to­de­no­mi­nar­se au­to­ri­dad por­que ella cree que la au­to­ri­dad es di­vi­na. “Me sien­to so­lo una ser­vi­do­ra del pue­blo de San­ta Cruz”, di­ce. “Nun­ca he cam­bia­do mi for­ma de ser, tra­to de aten­der a to­dos”, apun­ta. Ade­más, su for­ma­ción téc­ni­ca pri­ma más en su tra­to que los co­lo­res po­lí­ti­cos.

“Na­die de mi fa­mi­lia es­tá en el am­bien­te po­lí­ti­co. Ten­go la pro­tec­ción de mis cin­co her­ma­nos, mi pa­pá y mi ma­má. To­dos es­tán pen­dien­tes de mi, has­ta mis pri­mas y tías. Yo duer­mo bien, ten­go la con­cien­cia tran­qui­la así que no ten­go pro­ble­mas pa­ra con­ci­liar el sue­ño. De vol­ver a na­cer creo que vol­ve- ría a ha­cer to­do co­mo lo he he­cho.”

La­bo­res de con­ce­jal Así de­fi­ne a los ha­bi­tan­tes de es­ta tie­rra: "Los cru­ce­ños de ver­dad son los que vi­ven agra­de­ci­dos con su ciudad, los que nacieron aquí o lle­ga­ron y la quie­ren o di­cen que la quie­ren de­mos­trán­do­lo en ca­da ac­ción. Un cru­ce­ño de ver­dad man­tie­ne lim­pia la ciudad, cui­da sus es­pa­cios pú­bli­cos, res­pe­ta a los de­más, cum­ple con los im­pues­tos, par­ti­ci­pa en las ac­ti­vi­da­des de su ba­rrio, co­no­ce a sus ve­ci­nos, se preo­cu­pa por me­jo­rar ca­da lu­gar pri­va­do o pú­bli­co”.

Aho­ra, su re­to es ha­cer reali­dad las pro­pues­tas elec­to­ra­les. “Una per­so­na que se postuló a un car­go y ejer­ce el mis­mo, no pue­de de­cir que ha he­cho to­do per­fec­to. Hay mu­chas ne­ce­si­da­des, de­fi­cien­cias y áreas que se de­ben me­jo­rar. Te­ne­mos que im­ple­men­tar mu­chas medidas pa­ra co­rre­gir al­gu­nas co­sas y re­pli­car las fór­mu­las exi­to­sas”, ex­pli­có la ar­qui­tec­ta.

Un te­ma pa­ra tra­tar con pin­zas es el reor­de­na­mien­to de los mer­ca­dos y del trans­por­te pú­bli­co, la con­ce­jal ex­pre­sa. "No se tra­ta de una ba­ta­lla en­tre per­so­nas o el Go­bierno Mu­ni­ci­pal con­tra al­guien, no. Es una gue­rra con­tra la in­se­gu­ri­dad, la in­sa­lu­bri­dad y con­tra el abu­so ha­cia los es­pa­cios que per­te­ne­cen a to­dos los cru­ce­ños. Es una gue­rra con­tra la ig­no­ran­cia, por eso no me can­so de te­ner en­tre sie­te a on­ce reunio­nes dia­rias pa­ra ex­pli­car a los gre­mia­les, a las ins­ti­tu­cio­nes y a las jun­tas ve­ci­na­les, que el tras­la­do de mer­ca­dos es una ne­ce­si­dad por el bien ma­yor y el bien de to­dos, que que­re­mos mer­ca­dos se­gu­ros pa­ra una ciudad se­gu­ra".

So­bre la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na in­di­có que es te­ma de tres com­pe­ten­cias: na­cio­nal, de­par­ta­men­tal y mu­ni­ci­pal. "Ca­da uno tie­ne su ins­tan­cia de ley y a la vez de­be­mos tra­ba­jar jun­tos. Pien­so que se tor­na im­por­tan­te dar én­fa­sis la ac­ción de pre­ve­nir. ¿Dón­de em­pie­za la in­se­gu­ri­dad? En el ho­gar. Por ello, va­mos ac­ti­var pro­gra­mas con la De­fen­so­ría de la Ni­ñez pa­ra edu­car y pre­ve­nir la vio­len­cia en to­das sus for­mas en el ho­gar, en el colegio y en la uni­ver­si­dad", in­sis­tió So­sa.

Bo­li­via­na por ley “Soy hi­ja del cru­ce­ño Hu­go So­sa Va­ca, que pro­vie­ne de una de las fa­mi­lias tra­di­cio­na­les de San­ta Cruz, mi ma­má es ve­ne­zo­la­na, Josefina Rea­sa de So­sa. Mi pa­pá es­ta­ba por cues­tio­nes de tra­ba­jo en Ve­ne­zue­la, y por ello na­cí en Ca­ra­cas, pe­ro la úni­ca na­cio­na­li­dad que ten­go, por el ar­tícu­lo 36, es la bo­li­via­na”.

En­tre idas y ve­ni­das a San­ta Cruz, cuan­do te­nía ocho años, al fin su fa­mi­lia se es­ta­ble­ció de­fi­ni­ti­va­men­te en la tie­rra de su pro­ge­ni­tor. Su ma­dre es pai­sa­jis­ta y al lle­gar a Bo­li­via se de­di­có a ha­cer jar­di­nes. Des­de los nue­ve años la pe­que­ña An­gé­li­ca la acom­pa­ña­ba a tra­ba­jar en ese ofi­cio.

Los So­sa Rea­sa se afin­ca­ron en una ca­sa por la zo­na sur de la ciudad, por la ave­ni­da La Ba­rran­ca, don­de cria­ron a sus seis hi­jos. An­gé­li­ca es­tu­dió en el colegio ma­dre Vi­cen­ta Ubol­di y al sa­lir ba­chi­ller fue en­via­da a Cór­do­ba, Ar­gen­ti­na, allá se for­mó co­mo ar­qui­tec­ta y se es­pe­cia­li­zó en pai­sa­jis­mo, la in­fluen­cia de su ma­dre pri­mó en esa elec­ción. En las au­las de la uni­ver­si­dad co­no­ció a su es­po­so y ya ce­le­bra­ron 26 años de ca­sa­dos.

Se sien­te afor­tu­na­da y fe­liz, con un ex­ce­len­te ma­ri­do ar­gen­tino, con quien com­par­te la mis­ma pro­fe­sión. Vol­vie­ron a San­ta Cruz ha­ce 20 años con las dos ni­ñas ma­yo­res, des­pués de vi­vir va­rios años en el vecino país. Aho­ra son cua­tro sus re­to­ños y afir­ma que de aquí na­die los mue­ve, es­ta es la ciudad y el país de to­dos, aun­que los úni­cos na­ci­dos en San­ta Cruz sean Ire­ne y Ser­gi­to.

“Ama­dos u odia­dos so­mos to­dos, se­gún el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co con que nos mi­ren” “In­vi­to a las fa­mi­lias que ten­gan la po­si­bi­li­dad que se acer­quen a los ho­ga­res de ni­ños y los adop­ten” “Son más de diez años en la Al­cal­día, pri­me­ro téc­ni­ca y hoy co­mo con­ce­jal, no me gus­ta el tér­mino au­to­ri­dad” “Con la De­fen­so­ría de la Ni­ñez hay que edu­car y pre­ve­nir la vio­len­cia en to­das sus for­mas (ho­gar, colegio y uni­ver­si­dad)” REOR­DE­NAR LOS MER­CA­DOS ES UNA BA­TA­LLA CON­TRA LA IN­SE­GU­RI­DAD, LA IN­SA­LU­BRI­DAD Y EL ATRO­PE­LLO

FO­TOS: SANDRO VASCOPÉ / PRO­DUC­CIÓN: RIL­DO BAR­BA – GRU­PO LA ÓP­TI­CA

LA FA­MI­LIA. IRE­NE, AN­GÉ­LI­CA, NI­CO­LE, SER­GIO Y SER­GI­TO PE­RO­VIC DU­RAN­TE UN PA­SEO POR LAS MI­SIO­NES JESUÍTICAS DE CHIQUITOS. EN LA GRÁFICA, FAL­TA CA­MI­LA QUE SE EN­CON­TRA­BA ES­TU­DIAN­DO EN EL EX­TRAN­JE­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.