EL DÍA DE LAS ADELAS IRREVERENTES

To­má muy en cuen­ta. El blo­quea­dor so­lar ayuda a que tu ac­né no se vuel­va os­cu­ro. Es­co­gé un pro­duc­to que no sea acei­to­so y eli­gí cos­mé­ti­cos que sean lí­qui­dos y que con­ten­gan pro­tec­ción UV.

El Deber - Para ellas - - Día De La Mujer Boliviana - BETTY TE­JA­DA ABO­GA­DA

Las mu­je­res en la his­to­ria y la his­to­ria de las mu­je­res son cam­pos aún in­con­clu­sos en su ex­plo­ra­ción y re­la­to. Sí, he­mos te­ni­do una par­ti­ci­pa­ción gra­vi­tan­te que ha de­fi­ni­do la his­to­ria de Bo­li­via.

Des­de la lu­cha por la in­de­pen­den­cia, mu­chas fue­ron las mu­je­res he­roí­nas que lu­cha­ron por una pa­tria li­bre pa­ra sus hi­jas e hi­jos en­tre­gan­do sus pro­pias vi­das por sus idea­les y sue­ños de jus­ti­cia. Fue­ron tor­tu­ra­das, mu­ti­la­das, ase­si­na­das y ex­hi­bi­das pa­ra es­car­mien­to. El he­roís­mo de las mu­je­res bo­li­via­nas es ad­mi­ra­ble en to­do el pro­ce­so de lu­cha por la in­de­pen­den­cia y en to­dos los momentos de gran­des cam­bios.

El Día de la Mu­jer Bo­li­via­na fue ins­ti­tui­do re­cor­dan­do el na­ci­mien­to de Ade­la Za­mu­dio. In­te­lec­tual au­to­di­dac­ta, con­si­de­ra­da una de las más gran­des poe­tas de ha­bla his­pa­na, pe­se a que en su épo­ca las mu­je­res so­lo po­dían es­tu­diar has­ta cuar­to de pri­ma­ria y no te­nían de­re­chos po­lí­ti­cos. Le to­có vi­vir en una Bo­li­via li­bre; sin em­bar­go, las mu­je­res so­lo se de­di­ca­ban a las la­bo­res de ca­sa.

Ac­tual­men­te la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en to­dos los es­pa­cios so­cia­les, em­pre­sa­ria­les, po­lí­ti­cos, ins­ti­tu­cio­na­les nos ha per­mi­ti­do in­ci­dir en la to­ma de de­ci­sio­nes de Es­ta­do; le­gis­lar y ges­tio­nar po­lí­ti­cas de equi­dad, pa­ri­dad y jus­ti­cia. Son mi­les las pro­fe­sio­na­les, em­pre­sa­rias, po­lí­ti­cas y au­to­ri­da­des; ade­más de ma­dres y je­fas de ho­gar, que apor­tan a la eco­no­mía na­cio­nal y a la cons­truc­ción de un Es­ta­do sin vio­len­cia y con jus­ti­cia.

Pe­se a es­te lar­go ca­mino de lu­cha cons­tan­te e irre­nun­cia­ble, has­ta el 2013 Bo­li­via se ubi­ca­ba en pri­mer lu­gar a es­ca­la mun­dial en cuan­to a ín­di­ces de vio­len­cia con­tra la mu­jer y las ni­ñas. El Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Fo­ren­ses (IDIF) aten­dió 65.064 ca­sos re­la­cio­na­dos con mu­je­res víc­ti­mas de vio­len­cia en 2016 (La Paz y El Al­to arro­ja­ron 31.535 ca­sos; Co­cha­bam­ba, 4.993; San­ta Cruz, 6.213; Su­cre, 6.434; Ta­ri­ja, 3.024; Po­to­sí, 1.595; Be­ni, 283; Oru­ro, 10.319 y Pan­do 668). To­das víc­ti­mas de al­gún ti­po de vio­len­cia.

Qui­zás con el cam­bio de es­ta­ción no­tás la piel del ros­tro al­go más apa­ga­da, es­tre­sa­da y pro­pen­sa a mos­trar­se con ro­je­ces, ac­né o es­ca­mas, y no que­rés que se no­te por eso te pei­nás de ma­ne­ra que tu ros­tro que­de ocul­to. Pa­ra po­der en­ten­der­lo y sa­ber qué ha­cer con es­tos cam­bios, con­sul­ta­mos a Nancy Eklund, nues­tra ase­so­ra es­té­ti­ca.

El pro­ble­ma más co­mún en la piel jo­ven es el ac­né vul­ga­ris, que al­gu­nas ve­ces se con­vier­ten en pá­pu­las, pús­tu­las, nó­du­los y quis­tes.

Lo que es­tá su­ce­dien­do den­tro de tu piel es bas­tan­te sim­ple, con­ti­nua­men­te eli­mi­nan­do cé­lu­las muer­tas y esa es la ma­ne­ra que se lim­pia pa­ra re­no­var­se y res­pi­rar.

El pro­ble­ma co­mien­za cuan­do el pro­ce­so se vuel­ve len­to y las glán­du­las se­bá­ceas y las cé­lu­las muer­tas se amon­to­nan y obs­tru­yen el po­ro, ta­pan­do la sa­li­da. Tu cuer­po no de­ja de pro­du­cir se­bo, que es un hi­dra­tan­te na­tu­ral de la piel, o cé­lu­las muer­tas, lo que pa­sa es que en lu­gar de sa­lir, el acei­te se acu­mu­la aden­tro y em­pu­ja la piel has­ta rom­per­la y de­rra­mar­se en la ca­pa me­dia de la piel. El ac­né flo­re­ce com­ple­ta­men­te cuan­do la bac­te­ria (Pro­pi­nus Bac­te­rius Ac­nes) en­tra en es­ce­na.

El efec­to es el en­ro­je­ci­mien­to de la piel en las áreas in­fec­ta­das.

¿Có­mo lu­ce? Se ve co­mo un vol­cán en erup­ción. Cuan­do tie­nes ac­né, lo que real­men­te es­tá su­ce­dien­do es que hay una ba­ta­lla épi­ca en­tre tu sis­te­ma in­mu­ne y las bac­te­rias, las cé­lu­las y los po­ros ta­pa­dos. Agra­ván­do­se más aún si te­ne­mos pe­li­tos en la ca­ra, por lo cual de­be­mos ha­cer tra­ta­mien­to de de­pi­la­ción per­ma­nen­te con Luz Pul­sa­da In­ten­sa pa­ra el ros­tro y tra­tar el ac­né de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va.

¿Có­mo tra­tar el pro­ble­ma?

-Usá una ru­ti­na de lim­pie­za dos ve­ces al día du­ran­te los años que ten­gas ac­né y apli­cá un hu­mec­tan­te li­ge­ro.

-Pro­bá al­gu­nos re­me­dios ca­se­ros, co­mo el yo­gur die­té­ti­co pu­ro mez­cla­do con una cu­cha­ra­da de miel y go­tas de li­món.

NO COMPARTAS TUS COSMÉSTICOS Y LAVATE LAS MA­NOS AN­TES DE TO­CAR TU ROS­TRO Y ARRE­GLAR EL MA­QUI­LLA­JE

Buen con­se­jo Si tu ac­né es se­ve­ro, no per­dás tiem­po y vi­si­tá a tu cos­me­tó­lo­ga lo más an­tes po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.