NEURÓBICA UNA ALERTA PA­RA EL CE­RE­BRO

El Deber - Para ellas - - Cruciellas -

La neuróbica, tam­bién co­no­ci­da co­mo gim­na­sia ce­re­bral y gim­na­sia men­tal, es el ejer­ci­cio, pro­ble­mas y rom­pe­ca­be­zas men­ta­les que me­jo­ran el ren­di­mien­to del ce­re­bro. El tér­mino neuróbica fue acu­ña­do por el fa­lle­ci­do neu­ro­bió­lo­go Law­ren­ce Katz y por Man­ning Ru­bin pa­ra des­cri­bir ejer­ci­cios men­ta­les di­se­ña­dos pa­ra man­te­ner al ce­re­bro alerta. Se pre­su­me que la es­ti­mu­la­ción sen­so­rial y ac­ti­vi­da­des co­mo ac­cio­nes y pen­sa­mien­tos inusua­les pro­du­cen más sus­tan­cias quí­mi­cas del sis­te­ma neu­ro­bio­ló­gi­co del cuer­po que es­ti­mu­lan el cre­ci­mien­to de nue­vas den­dri­tas y neu­ro­nas en el ce­re­bro. -Acos­túm­bre­se a usar el re­loj de pul­se­ra en el bra­zo con­tra­rio. El he­mis­fe­rio de­re­cho con­tro­la el la­do iz­quier­do, por lo tan­to su he­mis­fe­rio iz­quier­do no sa­be la ho­ra.

-Prue­be ca­mi­nar pa­ra atrás por su ca­sa, (sin rom­per na­da). Cuan­do ca­mi­na ha­cia atrás, po­ne me­nos ten­sión y re­quie­re me­nos ran­go de mo­vi­mien­to en las ar­ti­cu­la­cio­nes de la ro­di­lla y po­ne a prue­ba la me­mo­ria re­cor­dan­do los ob­je­tos que tie­ne en su ho­gar.

-A la ho­ra de ves­tir­se, tra­te de ha­cer­lo con los ojos ce­rra­dos. La sen­sa­ción de pér­di­da de la vis­ta lo ayu­da­rá a desa­rro­llar el tac­to, coor­di­nar me­jor los mo­vi­mien­tos y acep­tar el ti­po de ro­pa más có­mo­da pa­ra su cuer­po.

-In­ten­te es­ti­mu­lar su pa­la­dar dán­do­le a pro­bar ali­men­tos a los que no es­tá acos­tum­bra­do, pro­cu­re ave­ri­guar de qué es­tán ela­bo­ra­dos.

-Mi­re las fo­to­gra­fías al re­vés y bus­que de­ta­lles en los que no se ha­bía fi­ja­do an­tes. Des­cu­bri­rá por­me­no­res que no ha­bía no­ta­do.

-Pon­ga el re­loj de pul­se­ra an­te un es­pe­jo y mi­re la ho­ra del re­vés. Pon­drá a prue­ba los dos he­mis­fe­rios, la ló­gi­ca y la pa­cien­cia.

-Uti­li­ce el ra­tón de su or­de­na­dor con la otra mano. El he­mis­fe­rio iz­quier­do con­tro­la el la­do de­re­cho, es el que crea el ce­re­bro ana­lí­ti­co, apren­de­rá a con­tro­lar los im­pul­sos tos­cos a los que es­tá acos­tum­bra­do.

-Ha­ga ac­ti­vi­da­des, co­ti­dia­nas co­mo ce­pi­llar­se los dien­tes o es­cri­bir con la mano con­tra­ria, to­do sea pa­ra uti­li­zar el he­mis­fe­rio que tie­ne dor­mi­do.

-Cam­bie el ca­mino que to­ma pa­ra lle­gar al tra­ba­jo. Las ru­ti­nas son pe­li­gro­sas, mo­di­fi­que sus rutas y ten­drá otra pers­pec­ti­va de lle­ga­da.

-In­tro­duz­ca pe­que­ños cam­bios en sus há­bi­tos: “To­mar más agua que re­fres­co”, “An­tes de sa­lir de ca­sa to­mo un ju­go de fru­tas”, “An­tes de sa­lir de ca­sa apa­go las lu­ces", "Hoy no me muer­do las uñas". Son há­bi­tos que le otor­ga­rán be­ne­fi­cios sa­lu­da­bles y man­ten­drán su men­te alerta.

Sil­via Suá­rez Bar­ba es abo­ga­da es­pe­cia­lis­ta en de­re­chos hu­ma­nos y vio­len­cia fa­mi­liar, nues­tra ase­so­ra le­gal en el es­pa­cio SOS Fe­me­ní­si­ma de Pa­ra Ellas que cons­tan­te­men­te es­tá rea­li­zan­do char­las a sub­co­mi­tés de ba­rrios, gru­pos de ve­ci­nas y co­le­gios en la ciudad y pro­vin­cias, so­bre to­do a los ba­chi­le­res con el pro­pó­si­to de pre­ve­nir la vio­len­cia den­tro y fue­ra de ca­sa.

“El pa­sa­do fin de se­ma­na, a so- li­ci­tud de la Fun­da­ción Ale­gría So­li­da­ria, vi­si­ta­mos las ins­ta­la­cio­nes de la Uni­dad Edu­ca­ti­va Apon­te de Jo­ro­ri, en Pau­ri­to. Hu­bo una ma­si­va asis­ten­cia de los es­tu­dian­tes de la pro­mo­ción, to­dos ellos es­tu­vie­ron muy par­ti­ci­pa­ti­vos du­ran­te las dos ho­ras de char­las so­bre la vio­len­cia y au­to­es­ti­ma”.

Es­tas ac­ti­vi­da­des son par­te del ase­so­ra­mien­to y apo­yo a las lec­to­ras en con­tra de la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.