EL RE­CUER­DO QUE FE­LIZ­MEN­TE SE MAN­TIE­NE

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS - CARMIÑA FER­NAN­DEZ EDI­TO­RA

Ha­ce po­cos años de la par­ti­da de mis pa­dres que­ri­dos, don Ma­no­lo, un tí­pi­co gallego de­fen­sor de sus tra­di­cio­nes y ´do­na´ Car­men, una bra­si­le­ña que nos lle­na­ba de ale­gría el co­ra­zón, par­tie­ron uno tras el otro co­mo si es­tu­vie­ran pre­des­ti­na­dos a se­guir uni­dos has­ta la eter­ni­dad.

Son mis re­cuer­dos que fe­liz­men­te se man­tie­nen, que se avi­van aún más en es­tos días que hon­ra­mos a los que se han ido. Na­die se es­ca­pa de re­mo­ver esas emo­cio­nes que de­la­tan lo mu­cho que aún los ex­tra­ña­mos y (que siem­pre) nos ha­cen fal­ta. De he­cho, aque­llas sen­sa­cio­nes de tris­te­za en el al­ma aún me lle­gan tan so­lo ojean­do sus fo­tos y ob­je­tos que guar­do co­mo mi gran te­so­ro.

Creo que a to­das las per­so­nas les re­sul­ta muy fá­cil re­bus­car en la me­mo­ria a los se­res amados que se nos ade­lan­ta­ron; es al­go im­bo­rra­ble, pues sus ocu­rren­cias, sus pa­la­bras cer­te­ras que nos alen­ta­ban a ir por la vi­da sin te­mor a errar (más va­le in­ten­tar­lo que arre­pen­tir­se de no ha­ber­lo pro­ba­do, me re­za­ba sin descanso mi ma­mi que­ri­da), sus ri­sas in­can­sa­bles, sus his­to­rias sin fin, siem­pre se­rán bue­na com­pa­ñía en la vi­da.

Asi­mis­mo, to­do lo que im­pli­ca la pér­di­da de un fa­mi­liar o ami­go alle­ga­do es­tá sien­do to­ma­do muy en cuen­ta en las in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas, son di­ver­sos los es­tu­dios so­bre los me­ca­nis­mos de de­fen­sa que uti­li­zan los se­res hu­ma­nos (y los ani­ma­les) al mo­men­to de en­fren­tar la ex­pe­rien­cia del due­lo, una si­tua­ción com­pli­ca­da que mu­chas ve­ces re­quie­re ayu­da si­co­ló­gi­ca y re­li­gio­sa.

¿Có­mo ex­pli­car a los ni­ños que la abue­li­ta se ha ido al cie­lo? ¿Existe un ma­nual pa­ra con­so­lar a una ami­ga que no acep­ta la pér­di­da de su pa­dre? Hoy lo co­men­ta­mos en Pa­ra Ellas, si ne­ce­si­tás apo­yo en­via­nos tu con­sul­ta a los co­rreos de nues­tras ase­so­ras.

“La muer­te no existe, la gen­te so­lo mue­re cuan­do la ol­vi­dan; si pue­des re­cor­dar­me, siem­pre es­ta­ré con­ti­go” (Isa­bel Allen­de, es­cri­to­ra chi­le­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.