El pro­ce­so del due­lo

Pro­ce­so. El due­lo es un gol­pe al al­ma, al co­ra­zón y a la vi­da que a to­dos al­gún día nos to­ca. Ce­rrá el círcu­lo, des­pe­di­te y li­be­rá a ese ser amado que par­tió an­tes y vi­ví

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS - Aida Do­mín­guez P. aida.do­min­guez@el­de­ber.com.bo

El su­fri­mien­to es una crea­ción men­tal nues­tra y por lo tan­to po­de­mos im­pe­dir en gran me­di­da que es­te su­fri­mien­to sea se­ve­ro. Te­né en cuen­ta que los sín­to­mas del due­lo no son so­lo emo­cio­na­les, pue­den ha­ber sín­to­mas fí­si­cos. Dos es­pe­cia­lis­tas dan pau­tas pa­ra su­pe­rar es­te pro­ce­so de do­lor y no te­ner ma­yo­res con­se­cuen­cias.

‘La vi­da es pres­ta­da’. ‘Es­ta­mos de pa­so’. ‘Na­die que­da pa' ji­su­nú’. Son di­chos que es­cu­cha­mos cons­tan­te­men­te y la sa­bi­du­ría po­pu­lar tie­ne ra­zón. No hay có­mo es­ca­par­le a la muer­te, que tar­de o tem­prano nos arran­ca a al­gún ser que­ri­do y te­ne­mos que con­ti­nuar vi­vien­do has­ta que nos to­que. En­ton­ces en­fren­ta­mos el due­lo, esa ‘ma­la pa­la­bra’ que es si­nó­ni­mo de pér­di­da, do­lor y tris­te­za.

El due­lo es un pro­ce­so ne­ce­sa­rio cuan­do su­fri­mos una pér­di­da. De­bés in­ten­tar su­pe­rar­lo po­co a po­co, pe­ro mien­tras es­tés en el ca­mino no te cul­pés por es­tar tris­te, de­caí­da o por no te­ner fuer­zas.

Es­ta eta­pa tris­te pue­de alar­gar­se más o me­nos, aun­que se cal­cu­la que, co­mo me­dia, el tiem­po es­tá en­tre seis me­ses y un año. El ni­vel de afec­ta­ción de la per­so­na tam­bién va­ría en­tre unas y otras. En to­do ca­so, el en­torno so­cial de la per­so­na de due­lo se­rá cla­ve, ya que ayu­da­rá a que pue­da su­pe­rar­lo po­co a po­co y así re­to­mar su vi­da nor­mal des­pués de ese pe­rio­do.

Aun­que tra­di­cio­nal­men­te se ha en­ten­di­do el due­lo co­mo el pro­ce­so de tris­te­za aso­cia­do a la de­fun­ción de al­guien cer­cano, ac­tual­men­te se sa­be que to­das las si­tua­cio­nes que con­lle­van una pér­di­da aca­rrean un pro­ce­so de due­lo, co­mo que te des­pi­dan del tra­ba­jo, que te de­je tu pa­re­ja o que tus hi­jos se va­yan de ca­sa. Hoy to­ca­re­mos el pri­mer ca­so, por la fe­cha que mar­ca el ca­len­da­rio.

Vo­ces de alien­to “En el due­lo en­fren­ta­mos va­rias du­das, te­mo­res, in­cóg­ni­tas, sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. En­tra­mos en esa si­tua­ción por una pér­di­da y sa­li­mos de ella cuan­do acep­ta­mos la mis­ma de for­ma de­ci­si­va. El due­lo es un pro­ce­so y no un es­ta­do e im­pli­ca ta­reas de ela­bo­ra­ción de la pér­di­da que re­quie­ren es­fuer­zo”, ex­pli­ca la si­quia­tra Ma­ría Al­ci­ra Schlüs­sel­berg.

El da­ño emo­cio­nal apa­re­ce­rá, es im­po­si­ble que no lo ha­ga si ama­mos lo per­di­do, pe­ro se­rá me­nos in­ten­so si lo en­ten­de­mos co­mo una crea­ción de nues­tro ser, al com­pren­der que es nues­tro lo vi­vi­re­mos con más na­tu­ra­li­dad e irá des­apa­re­cien­do de for­ma más rá­pi­da. Es por ello que la es­pe­cia­lis­ta de la clí­ni­ca neu­ro­psi­quiá­tri­ca Mon­te Si­naí re­mar­ca: “El su­fri­mien­to es una crea­ción men­tal y po­de­mos im­pe­dir en gran me­di­da que es­te su­fri­mien­to sea se­ve­ro”.

El apo­yo so­cial pa­ra la ex­pre­sión de las emo­cio­nes por la pér­di­da de se­res que­ri­dos, así co­mo el acom­pa­ña­mien­to de la per­so­na en due­lo, le per­mi­ti­rán a es­ta re­co­rrer el pro­ce­so del due­lo de la ma­ne­ra más sa­na po­si­ble, sin ne­gar la reali­dad de la pér­di­da ni las emo­cio­nes que es­ta pro­du­ce. Es im­por­tan­te sa­lud to­men en cuen­ta las creen­cias so­cia­les y espirituales y la po­si­bi­li­dad de la in­fluen­cia po­si­ti­va que es­tas po­drían ejer­cer en el due­lo, ase­ve­ra la si­quia­tra.

Pa­ra el guía es­pi­ri­tual y maes­tro ca­na­li­za­dor Pa­blo Mo­rano Buch­ner, “los se­res que­ri­dos que par­tie­ron es­tán den­tro de no­so­tros, ellos for­man par­te de nues­tra sa­bi­du­ría y de nues­tros co­no­ci­mien­tos. Hay que re­co­no­cer que no se irán nun­ca por­que es­tán en no­so­tros, es de­cir, en nues­tra esen­cia. Eso hay que tra­ba­jar día a día en el pro­ce­so del due­lo. Hay que acep­tar la vo­lun­tad de Dios, por­que de él ve­ni­mos y a él re­gre­sa­mos, eso ha­rá más lle­va­de­ro el lu­to

Ese al­tar que ha­ce­mos en el cementerio a nues­tros se­res que­ri­dos, don­de de­ja­mos sus res­tos, pue­de es­tar en ca­sa, por­que ellos es­ta­rán siem­pre con sus en­se­ñan­zas y re­cuer­dos. “Tra­ba­já pa­ra ce­rrar el círcu­lo, des­pe­di­te de esa al­ma que tal vez par­tió rau­da­men­te, acep­ta­la den­tro de ti y se­guí vi­vien­do”, acon­se­ja Mo­rano.

El due­lo de los me­no­res La orien­ta­do­ra es­pi­ri­tual Va­le­ria Nazer afir­ma: “De­bés te­ner cla­ro que ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia es bueno men­tir. No di­gás co­sas co­mo que la abue­li­ta se fue de via­je o que su me­jor ami­gui­to se fue al cie­lo o que la tía es­tá en­fer­ma y no pue­de ir a vi­si­tar­la. Si les men­tís, vas a crear en ellos fal­sas ex­pec­ta­ti­vas que pue­den con­ver­tir­se en una an­sie­dad cons­tan­te. Da­le la no­ti­cia en un mo­men­to opor­tuno pa­ra ge­ne­rar ma­yor se­gu­ri­dad emo­cio­nal”.

Re­cor­dá que el amor to­do lo sa­na, to­do lo re­pa­ra y to­do lo su­pe­ra. Un ni­ño que se sien­te que­ri­do y cu­yas emo­cio­nes son to­ma­das en cuen­ta, su­pe­rará con ma­yor ra­pi­dez es­te di­fí­cil epi­so­dio.

IN­TER­NET

Ejer­ci­ta­te. No es ne­ce­sa­rio ir al gim­na­sio, le­van­ta­te y ca­mi­ná por tu ca­sa, activá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.