ENSEÑÁ QUE PRE­VE­NIR ES ME­JOR QUE CU­RAR

Mé­di­cos uró­lo­gos de to­do el or­be re­ve­la­ron ade­lan­tos cien­tí­fi­cos en su es­pe­cia­li­dad. Con­ta­le a tu pa­re­ja es­tos te­mas que son de su in­te­rés

El Deber - Para ellas - - SALUD - Aida Do­mín­guez aida.do­min­guez@el­de­ber.com.bo

Más de 700 mé­di­cos y cien­tí­fi­cos se die­ron ci­ta en el 36º Con­gre­so de la Con­fe­de­ra­ción Ame­ri­ca­na de Uro­lo­gía (CAU), el 22º Con­gre­so de la So­cie­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Uro­lo­gía Pe­diá­tri­ca y el 25º Con­gre­so de la So­cie­dad Bo­li­via­na de Uro­lo­gía. Las tres ci­tas pa­ra­le­las se rea­li­za­ron del 17 al 21 de oc­tu­bre en el ho­tel Los Ta­ji­bos.

Se abor­da­ron te­mas re­la­ti­vos a los cán­ce­res de prós­ta­ta, de ve­ji- ga, de pe­ne, re­nal, uro­lo­gía fun­cio­nal, pro­lap­sos de la va­gi­na, cálcu­los re­na­les y otros en los di­fe­ren­tes fo­ros pla­ni­fi­ca­dos du­ran­te los cin­co días que du­ró el en­cuen­tro de cien­tis­tas mé­di­cos.

Uno de los te­mas más re­cu­rren­tes en la re­gión es el cán­cer de prós­ta­ta, por­que si es de­tec­ta­do a tiem­po es 100% cu­ra­ble.

Cán­cer de prós­ta­ta Los hom­bres no se rea­li­zan el exa­men pre­ven­ti­vo del cán­cer de prós­ta­ta por te­mor o ver­güen­za al tac- to rec­tal, pe­ro es­te es­tu­dio es muy rá­pi­do y no oca­sio­na nin­gún do­lor, el mis­mo es re­co­men­da­ble en­tre los 45 y 50 años.

Las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que los va­ro­nes más pro­pen­sos a pa­de­cer es­ta do­len­cia son los de ra­za ne­gra y los que tie­nen fa­mi­lia­res cer­ca­nos con cán­cer de prós­ta­ta (pa­dre o abue­lo). Es­te mal ge­ne­ral­men­te no tie­ne sín­to­mas, pe­ro es de­tec­ta­ble con la prue­ba del PSA y el tac­to rec­tal, a es­to se de­be la in­sis­ten­cia de los es­pe­cia­lis­tas.

A pe­sar de que con­ti­nua­men­te apa­re­cen nue­vas dro­gas que au­men­tan la su­per­vi­ven­cia en ca­sos avan­za­dos, lo más im­por­tan­te es ha­cer un diag­nós­ti­co tem­prano.

Re­sul­ta­dos La mor­ta­li­dad por cán­cer de prós­ta­ta dis­mi­nu­yó un 20% des­de que se cuen­ta con el aná­li­sis es­pe­cí­fi­co de pa­to­lo­gía pros­tá­ti­ca PSA (an­tí­geno pros­tá­ti­co es­pe­cí­fi­co), es­to in­di­ca que las ta­sas de su­per­vi­ven­cia del cán­cer de prós­ta­ta se han du­pli­ca­do en los úl­ti­mos años.

El diag­nós­ti­co pre­coz sal­va vi- das, es­te cán­cer de­tec­ta­do a tiem­po pue­de lle­gar a cu­rar­se. Los es­pe­cia­lis­tas re­mar­can: más exa­men pre­ven­ti­vo, más cu­ra has­ta 100%.

“Es di­fí­cil dar da­tos cer­te­ros por­que de­pen­de de ca­da es­ta­dio, sí po­de­mos afir­mar que mu­chos ca­sos lle­gan a cu­rar­se y mu­chos otros, por lo me­nos, con­vi­ven con la en­fer­me­dad por mu­chos años”, re­mar­có el ga­leno Ale­jan­dro No­laz­co, je­fe del Ser­vi­cio de Uro­lo­gía del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral y del Ser­vi­cio del Hos­pi­tal Bri­tá­ni­co de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na.

Las pa­re­des de las co­ci­nas son lu­ga­res tre­men­da­men­te des­apro­ve­cha­das y es­tas po­drían ser­vir de apo­yo a los or­ga­ni­za­do­res. Pa­ra ma­xi­mi­zar su apro­ve­cha­mien­to, la de­co­ra­do­ra Mart­ha Stewart, re­co­mien­da crear ta­ble­ros. Y así co­mo es­te ac­ce­so­rio, po­dés adap­tar tam­bién otro col­gan­te, por ejem­plo, una vie­ja es­ca­le­ra en desuso.

Con es­tas ideas ha­cé de esos me­tros cua­dra­dos en cual­quier lu­gar de tu ca­sa al­go más prác­ti­co y có­mo­do, mi­ni­mi­zan­do es­pa­cios.

Gurú de la de­co­ra­ción Mart­ha He­len Kosty­ra, más co­no­ci­da co­mo Mart­ha Stewart, es una em­pre­sa­ria, au­to­ra y pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión es­ta­dou­ni­den­se ex­per­ta en de­co­ra­ción, re­ce­tas, bo­das, even­tos especiales y or­ga­ni­za­ción del ho­gar, que ha for­ma­do un im­pe­rio del buen gus­to ci­men­ta­do en sus con­se­jos prác­ti­cos y su es­ti­lo gla­mu­ro­so.

Co­pia­la, y ma­nos a la obra.

Si hay al­go que nos preo­cu­pa a las mu­je­res son esos ki­li­tos de más, y la cau­sa pue­de que sea tu ma­ne­ra de in­ge­rir los ali­men­tos. Mu­chas ve­ces po­dés caer en el error de co­mer de­ma­sia­do rá­pi­do tra­tan­do de ga­nar­le al tiem­po sin dar­te cuen­ta del da­ño que le ha­cés a tu cuer­po y a tu or­ga­nis­mo. ¿Cuál es tu apu­ro? Sen­ta­te y dis­fru­tá del desa­yuno, del al­muer­zo y de la ce­na.

La co­mi­da apar­te de ser una ne­ce­si­dad, que­da sien­do un pla­cer pa­ra tu pa­la­dar. Así que to­má apun­tes por­que des­de aho­ra te­nés que em­pe­zar a co­mer des­pa­cio. Dis­fru­tá de los sa­bo­res, es­to ha­rá la co­mi­da un ac­to más agra­da­ble y re­la­jan­te. Por otro la­do, te ayu­da­rá con el pro­ble­ma de tu pe­so, ya que la sen­sa­ción de ham­bre sue­le des­apa­re­cer a los 30 mi­nu­tos des­pués de co­men­zar a co­mer, por lo tan­to, cuan­to más des­pa­cio se co­ma me­nos ca­lo­rías se in­gie­ren. Tam­bién no­ta­rás me­jo­ras en tu or­ga­nis­mo, fa­ci­li­tan­do el tra­ba­jo del sis­te­ma di­ges­ti­vo. La ho­ra de co­mer no tie­ne que ser un tiem­po de es­trés, sino un es­pa­cio de des­co­ne­xión de las preo­cu­pa­cio­nes del día a día, tie­ne que ser al­go sa­lu­da­ble que se dis­fru­te en com­pa­ñía.

Lilian He­re­dia, del cen­tro de don­de brin­da apo­yo a las per­so­nas que han de­ci­di­do per­der pe­so, te da al­gu­nos trucos: la ho­ra de co­mer es un ac­to so­cial, así que apro­ve­chá el mo­men­to pa­ra com­par­tir una char­la en fa­mi­lia o ami­gos.

Al­go que se des­acon­se­ja es co­mer en el si­llón, evi­tá cual­quier dis­trac­ción co­mo la compu­tado­ra, la te­le­vi­sión o el ‘ce­lu’ mien­tras es­tás co­mien­do, por­que no vas a po­der con­cen­trar­te en la co­mi­da ni saborear, mas­ti­car y dis­fru­tar lo su­fi­cien­te, eso per­tur­ba­rá tu in­ten­to de co­mer des­pa­cio. Si que­rés es­tar sa­lu­da­ble y en for­ma, te­nés que ser es­tric­ta con los con­se­jos que te da­mos, com­par­tí en fa­mi­lia, dis­fru­tá

CIEN­TÍ­FI­COS. LOS ES­PE­CIA­LIS­TAS EN URO­LO­GÍA MAR­CE­LO FEATHERSTON Y ALE­JAN­DRO NO­LAZ­CO LLE­GA­RON DE AR­GEN­TI­NA

Dis­fru­tá en com­pa­ñía. Com­bi­ná tu co­mi­da con una bue­na char­la en fa­mi­lia, ha­cé de ese mo­men­to uno es­pe­cial del día y no­ta­rás la di­fe­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.