Pon­ga­mos un al­to

AC­TI­VIS­MO POR LA VI­DA ¡BAS­TA YA! No to­le­re­mos más. El 25 de no­viem­bre es el Día de la No Vio­len­cia Con­tra la Mu­jer, por ello, nos su­ma­mos a una ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial de ce­ro to­le­ran­cia a es­te fla­ge­lo

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - Ai­da Domínguez P. ai­da.do­min­guez@el­de­ber.com.bo

Ce­ro to­le­ran­cia ha­cia la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Nos su­ma­mos a la ini­cia­ti­va de una firma far­ma­céu­ti­ca na­cio­nal pa­ra pro­mo­ver el al­to a es­te fla­ge­lo.

Te­nés una in­vi­ta­ción pa­ra pin­tar el mun­do de na­ran­ja y de­jar tu hue­lla; po­né fin a la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas. Su­ma­te al mo­vi­mien­to y par­ti­ci­pá en una ac­ción co­lec­ti­va mun­dial pa­ra po­ner un al­to al aco­so, el hos­ti­ga­mien­to y la muer­te.

Ge­ne­rá con­cien­cia so­bre la cues­tión, ha­cé que co­rra la voz, ha­blá con tu fa­mi­lia, tus ami­gos, tus co­le­gas, tus ca­se­ras en el mer­ca­do, tus clien­tes y con to­das las per­so­nas que es­tén a tu al­re­de­dor, e in­vi­ta­los a par­ti­ci­par de la cam­pa­ña 2017 de las Na­cio­nes Uni­das: Úne­te, pa­ra po­ner fin a la vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

Pa­ra Ellas enar­bo­la la ban­de­ra de la lu­cha con­tra es­ta pan­de­mia mun­dial por­que la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas se pue­de evi­tar. Em­pe­ce­mos por ca­sa, el ba­rrio, la fuen­te la­bo­ral y di­ga­mos ¡Bas­ta ya!

¿Por qué es­te día mun­dial? El 17 de di­ciem­bre de 1999, a tra­vés de la re­so­lu­ción 54/134, la Asam­blea Ge­ne­ral de la Na­cio­nes Uni­das de­cla­ró el 25 de no­viem­bre el Día In­ter­na­cio­nal de la Eli­mi­na­ción de la Vio­len­cia con­tra la Mu­jer, y ha in­vi­ta­do a los go­bier­nos, las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les a que or­ga­ni­cen en ese día ac­ti­vi­da­des di­ri­gi­das a sen­si­bi­li­zar a la opi­nión pú­bli­ca res­pec­to a es­te pro­ble­ma.

La fe­cha fue ele­gi­da co­mo con­me­mo­ra­ción del bru­tal ase­si­na­to en 1960 de las tres her­ma­nas Mi­ra­bal, pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, por or­den del go­ber­nan­te do­mi­ni­cano Ra­fael Tru­ji­llo (1930-1961).

Es­te año la fe­cha se­rá im­por­tan­te de­bi­do a que la vio­len­cia con­tra la mu­jer es una vio­la­ción de los de­re­chos hu­ma­nos; es con­se­cuen­cia de la dis­cri­mi­na­ción que su­fre, tan­to en le­yes co­mo en la prác­ti­ca, y la per­sis­ten­cia de de­sigual­da­des por ra­zón de gé­ne­ro.

La vio­len­cia con­tra la mu­jer afec­ta e im­pi­de el avan­ce en mu­chas áreas, in­clui­das la erra­di­ca­ción de la po­bre­za, la lu­cha con­tra el VIH/ SIDA, la paz y la se­gu­ri­dad. La pre­ven­ción es po­si­ble y esen­cial. Ade­más, si­gue sien­do una pan­de­mia glo­bal, por­que has­ta un 70% de las mu­je­res su­fren vio­len­cia en su vi­da. de di­ciem­bre, Día de los De­re­chos Hu­ma­nos, la cam­pa­ña de 16 días de ac­ti­vis­mo con­tra la vio­len­cia de gé­ne­ro, tie­ne por ob­je­ti­vo sen­si­bi­li­zar y mo­vi­li­zar al pú­bli­co en to­do el mun­do pa­ra lo­grar un cam­bio.

La cam­pa­ña Úne­te, pa­ra po­ner fin a la vio­len­cia con­tra la mu­jer, in­vi­ta a pin­tar el mun­do de na­ran­ja, usan­do así el co­lor ele­gi­do co­mo sím­bo­lo de un fu­tu­ro más bri­llan­te y sin vio­len­cia. Or­ga­ni­zá even­tos pa­ra po­ner ese co­lor en tu vi­da y en la de mu­chas mu­je­res y ni­ñas vio­len­ta­das.

El pri­mer pa­so El país he ex­pe­ri­men­ta­do im­por­tan­tes re­for­mas le­gis­la­ti­vas, es­pe­cial­men­te des­de la adop­ción de la Nue­va Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca del Es­ta­do

igual­dad de gé­ne­ro y pe­na­li­za la vio­len­cia por ra­zón de gé­ne­ro. A par­tir de la nue­va Cons­ti­tu­ción se han pro­mul­ga­do va­rias le­yes re­le­van­tes pa­ra las mu­je­res, en­tre ellas la Ley Nº 348 (Ley In­te­gral pa­ra Ga­ran­ti­zar a las Mu­je­res una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia) y la Ley Nº 243 (Ley Con­tra el Aco­so y la Vio­len­cia Po­lí­ti­ca ha­cia las Mu­je­res), pe­ro es­to no de­tie­ne el fla­ge­lo.

La ley 348 iden­ti­fi­ca 16 ti­pos de vio­len­cia que to­da mu­jer de­be re­co­no­cer y de­nun­ciar (fí­si­ca, fe­mi­ni­ci­da, si­co­ló­gi­ca, me­diá­ti­ca, sim­bó­li­ca, se­xual, con­tra los de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, en ser­vi­cios de sa­lud, pa­tri­mo­nial y eco­nó­mi­ca, la­bo­ral, en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, en el ejer­ci­cio po­lí­ti­co y de li­de­raz­go de la mu­jer, ins­ti­tu­cio­nal, en la fa­mi­lia, con­tra los de­re­chos y la li­ber­tad se­xual y con­tra la dig­ni­dad, la hon­ra y el nom­bre).

Pa­ra Ellas con su pro­gra­ma SOS Fe­mi­ní­si­ma, di­ri­gi­do por la abo­ga­da Sil­via Suá­rez, a tra­vés de la lí­nea te­le­fó­ni­ca 773-42782, brin­da so­por­te a las lec­to­ras que so­li­ci­tan orien­ta­ción so­bre es­te fla­ge­lo.

¿Có­mo es­ta­mos en ca­sa? El dia­rio ma­yor EL DE­BER ha­ce eco del pro­gra­ma Ce­ro to­le­ran­cia ha­cia la vio­len­cia con­tra la mu­jer, pro­pues­to por la firma far­ma­céu­ti­ca IN­TI pa­ra erra­di­car la in­ti­mi­da­ción, hos­ti­ga­mien­to y el aco­so en to­das sus for­mas que pue­dan su­frir las fé­mi­nas de es­ta ca­sa pe­rio­dís­ti­ca, tan­to in­ter­na co­mo ex­ter­na­men­te.

“Es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos por el al­to ni­vel de in­te­rés de­mos­tra­do por los em­pre­sa­rios de San­ta Cruz que en­ten­die­ron que pre­ve­nir la vio­len­cia con­tra la mu­jer es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos. En IN­TI he­mos com­pro­ba­do que cuan­do la al­ta ge­ren­cia y los lí­de­res em­pre­sa­ria­les se in­vo­lu­cran, la VCM pue­de ser pre­ve­ni­da y aten­di­da has­ta en un 70%, re­du­cien­do, de es­ta ma­ne­ra, los cos­tos que se ge­ne­ran tan­to en pre­sen­tis­mo co­mo en au­sen­tis­mo”, di­jo Noe­mí Tó­rrez, di­rec­to­ra de Ta­len­to Hu­mano de la far­ma­céu­ti­ca na­cio­nal.

“La VCM es­tá en to­dos los ni­ve­les de las em­pre­sas bo­li­via­nas; no sea­mos in­di­fe­ren­tes a la pro­ble­má­ti­ca ” CH­RIS­TIAN SCHI­LLING GE­REN­TE GE­NE­RAL DE IN­TI

“Quien pe­ga a una mu­jer, pe­ga a to­da la hu­ma­ni­dad. No más mu­je­res mal­tra­ta­das” ALE­JAN­DRO SANZ CAN­TAN­TE ES­PA­ÑOL

Los es­mal­tes de uñas de la tem­po­ra­da son me­tá­li­cos. En ver­dad re­gre­san al rue­do de la mo­da con mu­cha fuer­za. Des­de do­ra­dos y pla­tea­dos has­ta to­dos los to­nos chis­pean­tes. Y ade­más al­gu­nos con efec­tos que han in­va­di­do las re­des co­mo ‘mer­maid’, ‘uni­cor­nio’ y ‘es­pe­ja­do’.

Sin lu­gar a du­das, una de las ten­den­cias más fuer­te en ma­ni­cu­re son las uñas me­ta­li­za­das. Prác­ti­ca­men­te to­das las mar­cas tie­nen al me­nos un tono do­ra­do o pla­tea­do en­tre sus co­lec­cio­nes, así que no es di­fí­cil es­tar a la mo­da. Las uñas de espejo se­rán tus nue­vas fa­vo­ri­tas pa­ra pe­dir la pró­xi­ma vez que va­yas al sa­lón de be­lle­za.

Iden­ti­fi­ca­te. Los ar­tes, afi­ches y es­lo­gan de las cam­pa­ñas son

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.