AÑO DE LA DIA­BE­TES EN LA MU­JER: PREVENÍ HA­CIEN­DO EJER­CI­CIO

Be­ne­fi­cios. El ejer­ci­cio cam­bia la for­ma en que el cuer­po reac­cio­na a la in­su­li­na, y es po­si­ble ba­jar el ni­vel de azú­car

El Deber - Para ellas - - Campaña Preventiva - Fuen­te: Dr. Dou­glas Vi­lla­rroel dou­glas­tu­can@cotas.com.bo

Se re­co­mien­dan los ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos, que ha­cen que la res­pi­ra­ción sea más pro­fun­da y que el co­ra­zón tra­ba­je más.

En­tre los ejem­plos de ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos, se in­clu­yen ca­mi­nar, tro­tar, la dan­za ae­ró­bi­ca o mon­tar en bi­ci­cle­ta. Si te­nés pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con los ner­vios de los pies o de las pier­nas, me­jor rea­li­zá un ti­po de ejer­ci­cio que no im­pli­que de­ma­sia­do es­fuer­zo pa­ra los pies. Es­tos ejer­ci­cios in­clu­yen na­dar, mon­tar en bi­ci­cle­ta o ejer­ci­cios en si­lla.

Cuan­do co­men­cés a ha­cer ejer­ci­cio, ve des­pa­cio. Au­men­tá en for­ma gra­dual la in­ten­si­dad y la

¿Hay al­gún ries­go de ha­cer ejer­ci­cio? Sí, pe­ro los be­ne­fi­cios su­pe­ran, en mu­cho, los ries­gos. El ejer­ci­cio cam­bia la for­ma en que el cuer­po reac­cio­na a la in­su­li­na y es po­si­ble que el ni­vel de azú­car en la san­gre ba­je de­ma­sia­do des­pués de ha­cer ejer­ci­cios.

¿Es ne­ce­sa­rio me­dir el ni­vel de azú­car en la san­gre an­tes y des­pués de ha­cer ejer­ci­cio? Si tu ni­vel de azú­car en la san­gre es de­ma­sia­do ba­jo o de­ma­sia­do al­to jus­to an­tes del mo­men­to en que tenías pre­vis­to ha­cer ejer­ci­cio, es me­jor es­pe­rar has­ta que el ni­vel me­jo­re.

¿De­bo to­mar ma­yor can­ti­dad de lí­qui­dos? Cuan­do ha­cés ejer­ci­cio, el cuer­po usa más lí­qui­do pa­ra man­te­ner­lo fres­co. Pa­ra el mo­men­to en que sin­tás sed, es po­si­ble que ya es­tés des­hi­dra­tán­do­te.

La des­hi­dra­ta­ción, pue­de afec­tar el ni­vel de azú­car en la san­gre. To­má abun­dan­te can­ti­dad de lí­qui­do an­tes, du­ran­te y des­pués de de los ejer­ci­cios.

La edu­ca­ción e in­for­ma­ción so­bre

ANOTATE EN EL CON­SUL­TO­RIO DEL DR. VI­LLA­RROEL (AV. BUSH N° 281). LLEVÁ CO­PIA DE TU CÉ­DU­LA

En bus­ca del emo­ji (ima­gen, pic­to­gra­ma o ideo­gra­ma) más bo­li­viano de to­dos, la firma Co­ca­co­la posteó: Es­te 10 es el Día de la Salteña. Ese día ce­le­bre­mos tam­bién el ré­cord del post con más li­kes de Fa­ce­book en Bo­li­via y de­mos­tré­mos­le al mun­do que Bo­li­via me­re­ce su emo­ji. Se es­pe­ran 100.000 ‘me gus­ta’ pa­ra con­se­guir la ima­gen de una salteña que po­dás usar en men­sa­jes elec­tró­ni­cos.

En 2016 co­men­zó a to­mar fuer­za la ini­cia­ti­va de ce­le­brar es­ta de­li­cia de la cu­li­na­ria na­cio­nal, la em­pre­sa de be­bi­das in­ter­na­cio­na­les en Bo­li­via pre­pa­ró un fes­te­jo es­pe­cial con un ma­te­rial alu­si­vo al pro­duc­to, ba­jo el hash­tag #Día­de­la­sal­te­ña.

En el mun­do, al­gu­nos paí­ses ya cuen­tan con emo­jis que re­pre­sen­ta el ícono de su gas­tro­no­mía, co­mo la pae­lla de Es­pa­ña, el sus­hi de Ja­pón y los ta­cos de Mé­xi­co. El íco- no de la salteña nos con­so­li­da­ría co­mo el pri­mer país en su­da­mé­ri­ca en te­ner su pro­pio emo­ji.

Ac­ta de na­ci­mien­to El ori­gen de la salteña nos re­mon­ta al si­glo XVII, se­gún apor­tes de his­to­ria­do­res bo­li­via­nos y di­fun- di­dos por el chef po­to­sino Francisco Agui­rre Gue­rra.

La re­ce­ta es atri­bui­da a una da­ma po­to­si­na, quien he­re­dó la sa­zón a una da­ma oriun­da de Sal­ta, Ar­gen­ti­na, ra­di­ca­da en Po­to­sí. De es­ta ma­ne­ra, se iden­ti­fi­ca a es­ta ciu­dad co­mo cu­na de la salteña.

Co­rré por la vi­da y la sa­lud con tus fa­mi­lia­res y tus me­jo­res ami­gas Fal­tan cua­tro días.

¿Dónde na­ció?. El cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to de la salteña fue fir­ma­do en Po­to­sí. Allá es la cu­na de es­ta de­li­cia cu­li­na­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.