Ana res­pon­de

El Deber - Para ellas - - Novedades - CON­SUL­TO­RIO SICOLÓGICO ONLINE asin­de­s_s@hot­mail.com

“FA­LLE­CIÓ MI PA­RE­JA” Inés me con­tac­tó por te­lé­fono pa­ra una pri­me­ra en­tre­vis­ta si­co­ló­gi­ca. Al­go en su voz, de mar­ca­do acen­to ex­tran­je­ro, me de­cía que na­da es­ta­ba bien. Fan­ta­seé en có­mo se­ría mi nue­va pa­cien­te... jo­ven, ma­du­ra o an­cia­na, y pen­sé cuál se­ría su mo­ti­vo de con­sul­ta.

Me di­jo que su pa­re­ja, de nom­bre Juan, es­ta­ba 20 días en te­ra­pia in­ten­si­va co­nec­ta­do a un res­pi­ra­dor. Ha­bía su­fri­do un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar mien­tras com­par­tían una ce­na ín­ti­ma por su aniver­sa­rio de bo­das. Los mé­di­cos no au­gu­ra­ban na­da bueno. To­do de­pen­día de la res­pues­ta y for­ta­le­za de su co­ra­zón.

Pre­gun­té en qué po­día ayu­dar­la. Me di­jo que que­ría apren­der a de­jar­lo par­tir. Ella es­ta­ba ago­bia­da, el can­san­cio era su es­tan­dar­te. Llo­ra­ba, sen­tía enojo, do­lor y an­gus­tia. Me ex­pli­có que en el tiem­po de su in­ter­na­ción se acer­ca­ba a Juan, cuan­do se lo per­mi­tían, y le su­pli­ca­ba que no se fue­ra.

Yo di­je: “¿Sien­te que él la es­cu­cha cuan­do le ha­bla al oí­do?”, ella me con­tes­tó que sa­bía que sí. En­ton­ces qui­se sa­ber cuál era la fuer­za que ella que­ría en­con­trar en la te­ra­pia. Me con­tó to­do acer­ca de ellos, de su amis­tad des­de jó­ve­nes, có­mo se ha­bían co­no­ci­do y de sus con­flic­tos re­suel­tos. Com­pren­dí que la fuer­za que bus­ca­ba era la que pro­por­cio­na el ser es­cu­cha­da.

Inés vol­vió la se­ma­na si­guien­te. Se aco­mo­dó en el si­llón y me di­jo: “Lo de­jé par­tir…”

Des­de ese día co­men­za­mos a tra­ba­jar en el due­lo. No ne­ce­si­té de­ri­var­la a un si­quia­tra por­que ob­ser­vé que la tris­te­za y el do­lor de es­ta pri­me­ra eta­pa no ro­za­ba lo pa­to­ló­gi­co. Llo­ra­ba, ha­bla­ba de él, lo re­cor­da­ba. Se pre­gun­ta­ba có­mo iba a se­guir su vi­da. De­cía que no po­día ser real lo que ocu­rrió y que no es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra vi­vir sin él.

Tra­jo fo­tos en las si­guien­tes se­sio­nes, tran­si­ta­ba el enojo, la ra­bia y el llan­to. Tam­bién se emo­cio­na­ba cuan­do me con­ta­ba de él. Ha­bla­ba de sus via­jes, sus pro­yec­tos y sus hi­jos.

Inés me pre­gun­ta­ba si es­te do­lor tan gran­de que te­nía den­tro de su ser des­apa­re­ce­ría al­gu­na vez. Le di­je que sí. Y que un día se iba a le­van­tar sin­tien­do que Juan era al­guien pa­ra re­cor­dar con amor, no con de­ses­pe­ra­ción, y que la nue­va sen­sa­ción le mar­ca­ría su cuer­po. Ese día se co­nec­ta­ría con los re­cuer­dos des­de la emo­ción de ha­ber es­ta­do jun­tos por más de 30 años. Pen­sar en él la ali­via­ría y la ha­ría sen­tir agra­cia­da de ha­ber­lo co­no­ci­do. Ade­más, al mi­rar y abra­zar a sus dos hi­jos com­pren­de­ría que Juan se­guía pre­sen­te en ellos. Y co­men­za­ría a acep­tar su par­ti­da.

En es­ta eta­pa tra­ba­ja­mos la acep­ta­ción, de a po­co, y cons­trui­mos un nue­vo pro­yec­to de vi­da pa­ra Inés, sin Juan.

Cuan­do los hi­jos in­gre­sa­ron a la te­ra­pia, llo­ra­ron jun­to a la ma­dre y de­fi­nie­ron una nue­va di­rec­ción pa­ra la fa­mi­lia.

Hoy, Inés, lue­go de ca­si un año de la par­ti­da de Juan, con­ti­núa a car­go del ne­go­cio fa­mi­liar. Se pu­do re­de­fi­nir a sí mis­ma. Par­ti­ci­pa en la crian­za de sus nie­tos, co­ci­na, se en­cuen­tra con ami­gas y es­tá pla­ni­fi­can­do un via­je con sus hi­jos.

Le di el al­ta por­que no hu­bo sín­to­mas de due­lo pa­to­ló­gi­co. Acep­tó la par­ti­da de su amado es­po­so. De ha­ber que­da­do ins­ta­la­da en la ne­ga­ción que sien­te ca­da per­so­na, al ini­cio de la muer­te de un ser que­ri­do, el re­co­rri­do ha­bría si­do dis­tin­to.

Ami­gas, se pue­de se­guir ade­lan­te, se pue­de so­bre­lle­var el due­lo en los sín­to­mas ini­cia­les, su­pe­rar­lo con la acep­ta­ción y de la mano de gen­te que­ri­da y ob­je­ti­va. El ca­mino de la vi­da mues­tra mo­men­tos di­fí­ci­les, y tam­bién la po­si­bi­li­dad de sa­lir ade­lan­te acom­pa­ña­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.