NI­ÑOS CON DIS­LE­XIA

Tras­torno. No es una en­fer­me­dad ni una in­ca­pa­ci­dad. Los dis­lé­xi­cos o con TDHA so­lo tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra apren­der a leer y es­cri­bir con flui­dez o tie­nen dé­fi­cit de aten­ción

El Deber - Para ellas - - Orientacion familiar - Ai­da Do­mín­guez P. ai­da.do­min­guez@eldeber.com.bo

Ima­gi­ná que in­ten­tás leer al­go y las le­tras co­bran vi­da de for­ma asom­bro­sa, se mue­ven ca­pri­cho­sa­men­te, cam­bian­do su or­den y lu­gar, si­guien­do una in­com­pre­si­ble dan­za. ¿Se­rías ca­paz de or­de­nar­las y leer? Eso es lo que vi­ven los dis­lé­xi­cos, la al­te­ra­ción de la ca­pa­ci­dad de leer por la que se con­fun­den o se al­te­ra el or­den de le­tras, sí­la­bas o pa­la­bras.

Aho­ra, pen­sá si co­no­cés a un ni­ño con di­fi­cul­tad pa­ra leer con pre­ci­sión y flui­dez o que ten­ga al­gún aprie­to con la com­pren­sión lec­to­ra, la or­to­gra­fía y la es­cri­tu­ra. Él es un dis­lé­xi­co, no es un ton­to ni es flo­jo, es una per­so­na in­te­li­gen­te y sa­na.

Silvana Ber­na­chi, pre­si­den­ta de Adap­ta, en­ti­dad que agru­pa a los pa­dres de ni­ños con dis­le­xia y TDAH, brin­da ci­fras y da­tos cu­rio­sos so­bre es­te tras­torno: “La dis­le­xia afec­ta al 15% de la po­bla­ción o 700 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do. En una cla­se de 20 alum­nos en­con­tra­re­mos a tres o cua­tro ni­ños con dis­le­xia. Es­ta di­fi­cul­tad cau­sa el 40% del fra­ca­so es­co­lar a es­ca­la mun­dial”.

El don de la dis­le­xia El dis­lé­xi­co tie­ne un pen­sa­mien­to vi­sual, por lo que pue­de do­mi­nar ma­ne­ra más rá­pi­da que el res­to de las per­so­nas. Se es­ti­ma que el pen­sa­mien­to en imá­ge­nes es de 400 a 2.000 ve­ces más rá­pi­do que el pen­sa­mien­to ver­bal. Una per­so­na pue­de te­ner en­tre dos y cin­co pen­sa­mien­tos, mien­tras que el dis­lé­xi­co tie­ne 32.

Es­tos es­tu­dian­tes no son re­tra­sa­dos ni len­tos, por el con­tra­rio, ge­ne­ral­men­te tie­nen un ni­vel de in­te­li­gen­cia su­pe­rior al pro­me­dio. Lo que pa­sa es que sus ce­re­bros procesan la in­for­ma­ción de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Ellos ne­ce­si­tan ¿Có­mo ayu­dar­los? Criar a un ni­ño con dis­le­xia es una tra­ve­sía. Al ir avan­zan­do, vas ad­qui­rien­do co­no­ci­mien­to acer­ca de las di­fi­cul­ta­des de tu hi­jo con la lec­tu­ra y las mu­chas ma­ne­ras de con­te­ner­lo. La dis­le­xia es una con­di­ción de por vi­da, pe­ro exis­ten apo­yos, mé­to­dos de en­se­ñan­za y es­tra­te­gias pa­ra ayu­dar­lo a su­pe­rar los obs­tácu­los.

La per­so­na que eva­lúe a tu hi­jo le ha­rá una se­rie de prue­bas pa­ra la dis­le­xia. Tam­bién lo eva­lua­rá en otras áreas pa­ra de­ter­mi­nar con

cien­cias. Un si­có­lo­go tam­bién re­vi­sa­rá si es­tán pre­sen­tes otras di­fi­cul­ta­des que pu­die­ran afec­tar su apren­di­za­je, co­mo el TDAH. Es­ta es otra di­fi­cul­tad que a me­nu­do co­exis­te con la dis­le­xia. Al­gu­nos chi­cos con di­fi­cul­ta­des de apren­di­za­je y de aten­ción tam­bién pue­den te­ner an­sie­dad o de­pre­sión.

Tras­torno de aten­ción TDAH son las si­glas de Tras­torno por Dé­fi­cit de Aten­ción e Hi­per­ac­ti­vi­dad. Se tra­ta de un tras­torno de ca­rác­ter neu­ro­bio­ló­gi­co ori­gi­na­do en la in­fan­cia que im­pli­ca un pa­trón de dé­fi­cit de aten­ción, hi­per­ac­ti­vi­dad y/o im­pul­si­vi­dad.

Son ca­sos que ne­ce­si­tan el mis­mo apo­yo de par­te de los pa­dres, maes­tros de edu­ca­ción es­pe­cial, es­pe­cia­lis­tas en lec­tu­ra, pa­tó­lo­gos del ha­bla y el len­gua­je, si­có­lo­gos in­fan­ti­les y neu­ro­si­có­lo­gos in­fan­ti­les.

Vos sos el apo­yo prin­ci­pal de tu hi­jo. Des­de co­la­bo­rar con el 'co­le' has­ta prac­ti­car las ha­bi­li­da­des lec­to­ras, ayu­da­lo pro­por­cio­nán­do­le he­rra­mien­tas y mo­ti­va­ción pa­ra que pro­gre­se. Lee las re­co­men­da­cio­nes pa­ra en­se­ñar­le a leer pa­la­bras fa­mi­lia­res a sim­ple vis­ta. Ave­ri­guá las ma­ne­ras de me­jo­rar su com­pren­sión. Des­cu­brí soft­wa­re y apli­ca­cio­nes que lo ayu­den a con­cen­trar­se. In­ves­ti­gá dón­de en­con­trar au­dio­li­bros gra­tis y, lo más im­por­tan­te, des­cu­brí sus des­tre­zas y abo­gá por él en el ‘co­le’ pa­ra evi­tar la dis­cri­mi­na­ción y el bullyng.

In­for­ma­te Re­la­cio­na­te e in­ter­cam­biá in­for­ma­ción con otras fa­mi­lias de tu co­mu­ni­dad en lí­nea.

Adap­ta es­tá en Fa­ce­book y otras re­des so­cia­les, in­gre­sá y de­já tu nú­me­ro de ‘celu’ pa­ra que te con­tac­ten y ob­ten­gás da­tos y orien­ta­ción so­bre es­tas di­fi­cul­ta­des del apren­di­za­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.