Ana res­pon­de

El Deber - Para ellas - - Salud Femenina - CON­SUL­TO­RIO ON­LI­NE con­ver­san­do­co­na­na@gmail.com

Soy una lec­to­ra: “Ten­go una re­la­ción con mi pa­re­ja des­de ha­ce cua­tro años, no es­ta­mos ca­sa­dos y te­ne­mos un ni­ño de tres años.

Él tie­ne un ca­rác­ter muy fuer­te, siem­pre es­tá abu­rri­do y úl­ti­ma­men­te me tra­ta muy mal. Le pre­gun­to por qué me mal­tra­ta y si ya no me quie­re. Res­pon­de que me ama pe­ro que es bru­to y me pide per­dón; pe­ro so­lo le im­por­tan sus co­sas, sa­le so­lo y cuan­do sa­li­mos jun­tos es a vi­si­tar a su fa­mi­lia; y des­de el au­to mi­ra a las pe­la­das, me sien­to muy mal, le re­cla­mo y di­ce: “mi­ra­ré, pe­ro no te la ha­go”.

Yo soy atrac­ti­va, no en­tien­do por qué me ha­ce es­to. Doc­to­ra es­pe­ro su res­pues­ta por fa­vor”.

Que­ri­da ami­ga: Hay dos as­pec­tos a te­ner en cuen­ta: El pri­me­ro, es la fal­ta de res­pe­to cons­tan­te que tu pa­re­ja ejer­ce ha­cia vos. Pue­de que sea el re­sul­ta­do de al­go que has per­mi­ti­do des­de ha­ce ya tiem­po. No acep­tés es­te tra­to y dé­ja­se­lo en cla­ro. La vio­len­cia es in­ne­go­cia­ble. No se tra­ta de ser bru­to co­mo él lo lla­ma, sino de ser mal­edu­ca­do y des­con­si­de­ra­do. Es­te es­ti­lo de hu­mi­lla­ción se re­pi­te cuan­do sa­len y él te di­ce que mi­ra a otras mu­je­res y que te con­for­més con que no te sea in­fiel. Abrí los ojos. Yo no lo cree­ría. El se­gun­do, es tu ba­ja au­to­es­ti­ma, que per­mi­te que es­tas co­sas te ocu­rran. Tra­ba­já en tu per­so­na. To­dos te­ne­mos el de­re­cho de ser res­pe­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.