SER MÁS AMA­BLES Y BONDADOSOS ES EL SE­CRE­TO DE UNA FE­LIZ NA­VI­DAD

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - EDITORA CAR­MI­ÑA FERNANDEZ

Es­ta es la épo­ca más sen­si­ble y fe­liz pa­ra mí y mis hi­jos y se­gu­ra­men­te de otras fa­mi­lias en ca­si to­do el mun­do, a pe­sar de que aho­ra nues­tras vi­das ‘lucen’ más di­fí­ci­les, aún con­ti­nua­mos en la mis­ma sen­da de los que in­ten­tan col­mar sus bue­nos pro­pó­si­tos, ca­da vez bus­can­do nue­vas ideas pa­ra pla­ni­fi­car una reunión fa­mi­liar lle­na de fe y de de­seos de com­par­tir con el pró­ji­mo, los pa­rien­tes, los ve­ci­nos, las amis­ta­des y los co­le­gas de tra­ba­jo.

La Na­vi­dad se tor­na ese tiem­po pro­pi­cio pa­ra con­ta­giar a la gen­te con di­ver­sas for­mas de bon­dad, afa­bi­li­dad, ter­nu­ra, cui- da­dos, aten­cio­nes, co­nec­ti­vi­dad, em­pa­tía, com­pa­sión, fra­ter­ni­dad, to­dos esos sen­ti­mien­tos y con­duc­tas que nos ha­cen pre­dis­pues­tos a in­cor­po­rar a otros en nues­tros ri­tua­les na­vi­de­ños.

La fies­ta más ce­le­bra­da por la hu­ma­ni­dad tie­ne al­go que si­gue en­can­tan­do y ablan­dan­do los co­ra­zo­nes, has­ta de aque­llos que se sien­ten es­cép­ti­cos con la re­li­gio­si­dad; al fi­nal to­dos se in­vo­lu­cran con los pre­pa­ra­ti­vos de la ce­na de No­che­bue­na, el ar­ma­do del pe­se­bre, las mú­si­cas y los vi­llan­ci­cos, el ar­ma­do del ár­bol y el in­ter­cam­bio de re­ga­los a los pa­rien­tes; un sin- fín de mo­ti­vos que re­pre­sen­ta el re­cuer­do más uni­ver­sal y más gus­ta­do que el mun­do tie­ne de Je­su­cris­to.

Es­to, ade­más, pue­de ser el se­cre­to de una fe­liz Na­vi­dad: ser más ama­bles y bondadosos in­ter­cam­bian­do gen­ti­le­zas y ac­cio­nes de con­si­de­ra­ción, es­pe­cial­men­te a los más ne­ce­si­ta­dos. Po­de­mos ser so­li­da­rios en­tre­gan­do ali­men­tos a los ho­ga­res de ni­ños y de an­cia­nos, yen­do a las igle­sias que ha­cen co­lec­tas pa­ra los po­bres, su­man­do nues­tros de­seos y ben­di­cio­nes eter­nas, que ca­da ca­mino nos lle­ve a la paz, a vi­vir con ale­gría y a con­ser­var la son­ri­sa to­do el año.

“La paz co­mien­za con una son­ri­sa” pre­mio No­bel de la paz TE­RE­SA DE CAL­CU­TA, (1910-1997), ori­gen al­ba­nés, mon­ja mi­sio­ne­ra y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.