UN AÑO NUE­VO LLENO DE AMOR ALE­GRÍA, PA­CIEN­CIA Y BUEN HU­MOR

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas - CAR­MI­ÑA FER­NAN­DEZ EDITORA

Fal­ta po­qui­to pa­ra fi­na­li­zar es­te año que nos lle­nó de experiencias y emo­cio­nes, mu­chas ve­ces des­en­con­tra­das.

En es­tos úl­ti­mos días ya po­de­mos sen­tir ali­vio, ale­gría y es­pe­ran­za, to­do lo que sea pa­ra me­jo­rar nuestra con­di­ción de vida des­de nues­tras ca­sas, la ciu­dad y el país, to­do.

Aun­que re­sul­ta im­po­si­ble adi­vi­nar lo que nos de­pa­ra el pró­xi­mo año, en­tre las ma­ni­fes­ta­cio­nes, huel­gas y pro­tes­tas que rea­li­zan las pla­ta­for­mas de jó­ve­nes y mu­je­res y los gre­mios de la sa­lud; sin ol­vi­dar­se que so­mos se­res hu­ma­nos con más de­fec­tos que vir­tu­des, im­pre­vi­si­bles fren­te a los mo­men­tos com­pli­ca­dos del día a día, lo que sí po­de­mos te­ner es la cer­te­za de que el fu­tu­ro es­tá en nues­tras ma­nos.

Es­tos días te­ne­mos una ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad pa­ra desear ben­di­cio­nes, pros­pe­ri­dad y mu­cha paz, to­do lo que hay que de­cir a aque­llas per­so­nas que va­lo­ra­mos.

Es nues­tro mo­men­to ideal pa­ra ser más to­le­ran­tes con los de­más, asu­mir con más em­pe­ño y vo­lun­tad los pro­yec­tos que de­ja­mos in­con­clu­sos y, so­bre to­do, po­de­mos dar­nos más tiem­po pa­ra pla­ni­fi­car un cam­bio en nues­tras vi­das.

Es muy di­fí­cil asu­mir los cam­bios ra­di­ca­les de un día pa­ra otro, pe­ro na­da es im­po­si­ble. Ne­ce­si­ta­re­mos crear un am­bien­te fa­vo­ra­ble, to­man­do en cuen­ta lo que nos ha­ce más fe­li­ces.

Por su­pues­to que pa­ra em­pren­der esa nue­va fa­ce­ta de vida ten­dre­mos que apren­der a de­cir NO a to­do lo que nos ha­ce da­ño y es­pe­cial­men­te a aque­llos que nos qui­tan el tiem­po con su pe­si­mis­mo.

Es el mo­men­to pa­ra vi­vir en ar­mo­nía con no­so­tros mis­mos y con los de­más, re­cor­dan­do que el Año Nue­vo sim­bo­li­za el ini­cio de tiem­pos me­jo­res en to­do sen­ti­do.

Es la re­no­va­ción de la es­pe­ran­za de paz y fra­ter­ni­dad en­tre to­dos.

Tan so­lo hay que creer que po­de­mos ser fe­li­ces, y que no exis­ten los im­po­si­bles.

“Crea la más al­ta y más gran­dio­sa vi­sión po­si­ble pa­ra tu vida, por­que te con­vier­tes en lo que crees” OPRAH WIN­FREY, pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión y em­pre­sa­ria es­ta­dou­ni­den­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.