Hi­gie­ne fe­me­ni­na

Aten­ta. Co­no­cé tu cuer­po y pres­tá aten­ción a los de­ta­lles, es­pe­cial­men­te cuan­do se habla de la co­no­ci­da ‘zo­na V’

El Deber - Para ellas - - Entre Amigas -

La Dra. De­si­rée Mos­ta­jo anotó una lis­ta de cui­da­dos es­pe­cial­men­te pa­ra las chi­cas.

Así co­mo te preo­cu­pás por te­ner un ca­be­llo sano, los dien­tes per­fec­tos, las uñas bien pin­ta­das y un buen es­ta­do fí­si­co, te­nés que preo­cu­par­te tam­bién por tu hi­gie­ne ge­ni­tal. Re­sul­ta que la lim­pie­za en esa zo­na tan ín­ti­ma de­be ser me­ticu­losa y no pue­de ser pa­sa­da por al­to.

La gi­ne­có­lo­ga De­si­rée Mos­ta­jo, ex­pli­ca que cui­dar la zo­na ge­ni­tal es con­tri­buir con la sa­lud, con el bie­nes­tar fí­si­co, men­tal, si­co­ló­gi­co y so­cial, so­bre to­do en las mu­je­res que se en­cuen­tran en edad re­pro­duc­ti­va. “Una vez que la mu­jer em­pie­za a te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, pien­sa que mien­tras más lim­pia es­tá, es me­jor, y en reali­dad ba­ja sus de­fen­sas y es­tá más sus­cep­ti­ble pa­ra ad­qui­rir cual­quier ti­po de in­fec­ción”. Co­mo una me­di­da de sa­lud pre­ven­ti­va la ex­per­ta anotó la siguiente guía que de­be ser to­ma­da en cuen­ta por to­das en el día a día:

1 LA HI­GIE­NE ÍN­TI­MA RU­TI­NA­RIA

Pa­ra hi­gie­ni­zar la zo­na ge­ni­tal de­bés uti­li­zar bas­tan­te agua y ja­bón neu­tro so­loen la zo­na ex­ter­na.

2 CUI­DA­DO CON LAS IN­FEC­CIO­NES

Evi­tá usar pro­duc­tos per­fu­ma­dos, que si bien sue­len ser agra­da­bles y pa­re­cer inofen­si­vos, pue­den al­te­rar el PH in­terno y ha­cer­te pro­pen­sa a in­fec­cio­nes. (El PH nor­mal de la vul­va es de 4.5 a 5.9, pe­ro va­ría en ca­da eta­pa de la vi­da y depende de la hu­me­dad de la piel).

3 CONSEJOS QUE NUN­CA PA­SAN DE MO­DA

Des­pués del ba­ño, se­cá com­ple­ta­men­te la zo­na pa­ra evi­tar la pro­li­fe­ra­ción de hon­gos y bac­te­rias. Re­cor­dá que la for­ma co­rrec­ta de lim­piar­se lue­go de ir al ba­ño es de ade­lan­te ha­cia atrás, nun­ca de ma­ne­ra con­tra­ria.

4 PREN­DAS ÍN­TI­MAS DE AL­GO­DÓN Y HOLGADAS

Ani­ma­te a dor­mir sin ro­pa in­te­rior o al me­nos ha­cer­lo con pren­das de al­go­dón. Acor­da­te, tan­gas, hi­los y ro­pa muy ajus­ta­da son una te­rri­ble com­bi­na­ción pa­ra tu sa­lud se­xual. Ese con­tac­to man­tie­ne la hu­me­dad y al­gu­nas ve­ces se tor­na un cul­ti­vo de hon­gos e in­fec­cio­nes.

5 EL OLOR DE TU VA­GI­NA Y LA MENSTRUACIÓN

Si el olor es fuer­te y mo­les­to pue­de ser signo de una in­fec­ción de trans­mi­sión se­xual o de vías uri­na­rias. Usá los pro­tec­to­res dia­rios so­lo en la menstruación. Las toa­lli­tas sa­ni­ta­rias se de­ben cam­biar fre­cuen­te­men­te y si usás tam­pón, no te­nés que uti­li­zar­lo por más de cua­tro ho­ras.

UNA O MÁS VE­CES CA­DA AÑO CONSULTÁ CON TU GINECÓLOGO TO­DAS LAS DU­DAS AL RES­PEC­TO NO USÉS DESODORANTES NI IRRIGACIONES VAGINALES, SAL­VO PRES­CRIP­CIÓN MÉ­DI­CA

FO­TOS: IN­TER­NET / ASE­SO­RA: DE­SI­RÉE MOS­TA­JO, GI­NE­CÓ­LO­GA OBSTETRA, MIEM­BRO DE FI­GO (FE­DE­RA­CIÓN INTERNACIONAL DE GI­NE­CO­LO­GÍA Y OBS­TE­TRI­CIA, CON SE­DE EN LON­DRES).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.