EL MIS­TE­RIO DE LA FLOR DE GAR­DE­NIA

El Deber - Para ellas - - CHOCOLATE CALIENTE -

Ca­da día de mi cum­plea­ños, des­de que cum­plí los 12, lle­ga­ba una gar­de­nia blan­ca a mi ca­sa. El re­ga­lo no lle­va­ba tar­je­ta ni men­sa­je y en la flo­re­ría no po­dían dar­me nin­gún in­for­me, el pa­go se ha­cía vía on­li­ne. Al ca­bo de un tiem­po de­jé de tra­tar de des­cu­brir la iden­ti­dad del re­mi­ten­te y me li­mi­té a dis­fru­tar de la be­lle­za y el em­bria­ga­dor per­fu­me de esa flor má­gi­ca y per­fec­ta que ve­nía en un ni­do de pa­pel de se­da ro­sa­do.

Pa­sé mo­men­tos fe­li­cí­si­mos fan­ta­sean­do con al­guien ma­ra­vi­llo­so y apa­sio­na­do, pe­ro de­ma­sia­do tí­mi­do pa­ra re­ve­lar su iden­ti­dad.

Mi ma­dre ali­men­tó esas fan­ta­sías. Me pre­gun­ta­ba si ese mis­te­rio­so ser no se­ría al­guien a quien yo le hu­bie­ra he­cho un fa­vor es­pe­cial que me qui­sie­ra ma­ni­fes­tar anó­ni­ma­men­te su gra­ti­tud. Qui­zá la ve­ci­na a la que so­lía ayu­dar a des­car­gar su au­to lleno de com­pras o el an­ciano de la ca­sa de en­fren­te, cu­ya co­rres­pon­den­cia yo re­co­gía en in­vierno pa­ra que no se aven­tu­ra­ra a ba­jar los res­ba­la­di­zos es­ca­lo­nes cu­bier­tos de hie­lo.

Mi ma­dre es­ti­mu­la­ba mi ima­gi­na­ción a propósito de la gar­de­nia. Desea­ba que sus hi­jos fue­sen crea­ti­vos y que nos sin­tié­ra­mos apre­cia­dos y ama­dos, no so­lo por ella, sino por to­do el mun­do.

Cuan­do tu­ve 17 años, un mu­cha­cho rom­pió mi co­ra­zón. La no­che en que me lla­mó por úl­ti­ma vez, me dor­mí llo­ran­do. A la ma­ña­na si­guien­te, mi ma­dre ha­bía es­cri­to en el es­pe­jo, con lá­piz de la­bios ro­jo: “De­bes sa­ber que cuan­do los semidioses par­ten, lle­gan los dio­ses”. Pen­sé en es­ta ci­ta du­ran­te lar­go tiem­po y la de­jé ahí has­ta que mi co­ra­zón sa­nó. Cuan­do fi­nal­men­te lim­pié el es­pe­jo, mi ma­dre su­po que to­do es­ta­ba bien otra vez.

Pe­ro ha­bía he­ri­das que ella no po­día sa­nar. Un mes an­tes de ter­mi­nar la se­cun­da­ria, mi pa­dre mu­rió, sen­tí mu­cho do­lor y ra­bia por­que él es­ta­ría au­sen­te en los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes de mi vi­da. Y mi ma­dre me con­tu­vo y me de­vol­vió la son­ri­sa el día de mi gra­dua­ción.

Ella desea­ba que sus hi­jos fue­ran co­mo la gar­de­nia, be­llos, fuer­tes, perfectos, con un au­ra de ma­gia y qui­zás al­go de mis­te­rio. Mi ma­dre mu­rió cuan­do yo te­nía 22 años, 10 días des­pués de mi bo­da. Des­de aquel año de­ja­ron de lle­gar las gar­de­nias...

“DE­BES SA­BER QUE CUAN­DO LOS SEMIDIOSES PAR­TEN, LLE­GAN LOS DIO­SES”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.