SÚ­PER CON­SE­JO DE BE­LLE­ZA ¡DES­MA­QUI­LLAR­TE!

Dia­ria­men­te. La lim­pie­za del ros­tro es uno de los pa­sos bá­si­cos de to­da ru­ti­na de be­lle­za. Se eli­mi­nan el ma­qui­lla­je y to­dos los re­si­duos que se pe­gan en la piel

El Deber - Para ellas - - BELLEZA -

“De­bés des­ma­qui­llar­te an­tes de dor­mir pa­ra evi­tar las arru­gas”, es uno de los con­se­jos que es­cu­chá­ba­mos de nues­tras abue­las, y es muy cier­to, al dor­mir ma­qui­lla­da tu piel no po­drá re­no­var las cé­lu­las, lo que con cer­te­za pro­du­ci­rá tu en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro. Lim­piar pro­fun­da­men­te el ros­tro y el cue­llo to­dos los días es uno de los pa­sos bá­si­cos de la be­lle­za.

La piel es uno de los ór­ga­nos que más ne­ce­si­tan ca­ri­ño. Des­de las cre­mas hi­dra­tan­tes que de­be­mos apli­car­nos, has­ta el re­mo­ve­dor de ma­qui­lla­je. Aun­que sue­le pro­vo­car mo­les­tia al re­gre­sar a ca­sa des­pués de una fies­ta, es im­pres­cin­di­ble qui­tar­nos to­do el ma­qui­lla­je an­tes de en­tre­gar­nos a los bra­zos de Mor­feo. Por tal mo­ti­vo, es­to se tie­ne que con­ver­tir en una prác­ti­ca obli­ga­to­ria en nues­tra ru­ti­na de be­lle­za.

Si al­gu­nas lec­to­ras lle­gan a pen­sar que no im­por­ta si nos dor­mi­mos uno que otro día con el ma­qui­lla­je pues­to, aun­que pa­re­ce al­go in­sig­ni­fi­can­te, las re­per­cu­sio­nes en nues­tra piel son irre­pa­ra­bles en arru­gas pre­co­ces.

LA NO­CHE ES EL MO­MEN­TO DON­DE NUES­TRA PIEL LI­BE­RA LAS IM­PU­RE­ZAS PA­RA DAR­LE PA­SO A LAS NUE­VAS FI­BRAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.