Oc­tu­bre por la sa­lud

Pa­ra mu­je­res sa­nas. Mu­chas di­cen: ¿pa­ra qué me voy a rea­li­zar una ma­mo­gra­fía si es­toy sa­na? El diag­nós­ti­co tem­prano de un nó­du­lo pue­de sal­var la ma­ma y la vi­da

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS -

El mas­tó­lo­go Car­los Pa­nia­gua anun­cia pa­ra oc­tu­bre la cam­pa­ña pre­ven­ti­va del cán­cer de ma­ma, “pa­ra mu­je­res sa­nas”.

Ha­blar de cán­cer de ma­ma no so­lo es ha­blar de la mu­jer, sino tam­bién de al­go que in­vo­lu­cra al es­po­so, a los hi­jos y, por qué no, a to­do el en­torno fa­mi­liar; por lo tan­to, tam­bién lle­ga a ser un pro­ble­ma de Es­ta­do.

Has­ta es­te mo­men­to no se cuen­ta con una va­cu­na pa­ra pre­ve­nir el cán­cer de ma­ma, por lo tan­to, los pro­gra­mas di­ri­gi­dos a la de­tec­ción tem­pra­na, co­mo cam­pa­ñas mé­di­cas o scree­ning, de­ben me­re­cer el ma­yor apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les y particulares.

El cán­cer de ma­ma es asin­to­má­ti­co en su eta­pa ini­cial; y en nues­tro me­dio, en la ma­yo­ría de los ca­sos, la pa­cien­te se rea­li­za un diag­nós­ti­co tar­dío, cuan­do la en­fer­me­dad es­tá avan­za­da, lo cual ha­ce que la po­si­bi­li­dad de cu­ra­ción sea más di­fí­cil y cos­to­sa.

Cuan­to más avan­za­do el cán­cer, más cos­to­so es su tra­ta­mien­to, tan­to en los mé­to­dos diag­nós­ti­cos, así co­mo en me­di­ci­nas, hos­pi­ta­les, etc. Lo ideal es ha­cer el diag­nós­ti­co en la eta­pa de cán­cer in si­tu, que quie­re de­cir que no rom­pió la mem­bra­na del con­duc­to. “Cuan­do el diag­nós­ti­co es tem­prano, con un nó­du­lo con ta­ma­ño me­nor a 1 cm, es de­cir, es­ta­dio I, en la ma­yo­ría de los ca­sos se pue­de con­ser­var la ma­ma de la pa­cien­te y es­ta no mo­ri­rá a cau­sa de es­te cán­cer. Es­to es lo que se quie­re lo­grar, con­ser­var la ma­ma y la vi­da de ca­da mu­jer,” aler­ta el es­pe­cia­lis­ta.

Pa­ra es­to se de­be ha­cer un tra­ba­jo con­jun­to en­tre la pa­cien­te y los mé­di­cos. Las mu­je­res sa­nas de­ben prac­ti­car su au­to­exa­men ma­ma­rio men­sual des­de la pu­ber­tad y con­cu­rrir anual­men­te al con­trol mé­di­co. • El exa­men clí­ni­co del mé­di­co, jun­to a la his­to­ria de la pa­cien­te, de­fi­ni­rá el ries­go de pre­sen­tar cán­cer de ma­ma. Las pa­cien­tes de al­to ries­go tie­nen un se­gui­mien­to más es­tric­to; de­ben rea­li­zar su con­trol de for­ma se­mes­tral. Se ca­li­fi­ca co­mo de al­to ries­go a aque­llas que tie­nen abue­las, ma­má y her­ma­nas con cán­cer de ma­ma.

• El mé­di­co de­fi­ni­rá la fre­cuen­cia con que se de­be rea­li­zar la ma­mo­gra­fía y eco­gra­fía ma­ma­ria.

La ma­mo­gra­fía es la ma­dre de los mé­to­dos diag­nós­ti­cos, lue­go le si­gue la eco­gra­fía ma­ma­ria, la cual, con el avan­ce de la tec­no­lo­gía, pue­de de­tec­tar muy tem­prano un cán­cer in si­tu.

Te­ne­mos tam­bién la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, que es un buen mé­to­do, pe­ro re­quie­re con­tras­te, lle­va más tiem­po rea­li­zar­lo y su cos­to es mu­cho más ele­va­do.

Las re­co­men­da­cio­nes más im­por­tan­tes que pue­den ayu­dar a mi­ni­mi­zar la in­ci­den­cia y pre­ve­nir es­te ti­po de cán­cer son: • En pri­mer lu­gar, la mu­jer

de­be ha­cer su con­trol cuan­do cree que es­tá sa­na; cuan­do no pre­sen­ta nin­gún do­lor o mo­les­tia. Los tu­mo­res pe­que­ños no los pue­de pal­par ni la pa­cien­te ni el mé­di­co, úni­ca­men­te se de­tec­tan rea­li­zan­do a tiem­po su con­trol. Tam­bién es im­por­tan­te ob­ser­var que la mu­jer sa­na de­be ha­cer un con­trol anual y, si es de al­to ries­go, se­mes­tral. Si las mu­je­res rea­li­zan el con­trol ma­mo­grá­fi­co y eco­grá­fi­co cuan­do creen que es­tán sa­nas, el es­pe­cia­lis­ta ten­drá có­mo diag­nos­ti­car nó­du­los muy pe­que­ños y, de es­ta ma­ne­ra, se pue­den sal­var la ma­ma y la vi­da. La cam­pa­ña pre­ven­ti­va de oc­tu­bre es­tá di­ri­gi­da a las ¡mu­je­res sa­nas!

CEN­TRO MÉ­DI­CO UDIME

Exa­men pre­ven­ti­vo. El mas­tó­lo­go Car­los Pa­nia­gua avi­sa: la ma­mo­gra­fía es la ma­dre de los mé­to­dos diag­nós­ti­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.