Mi Re­fu­gio: cien mil ve­ces pre­ve­nir

Apo­yo. Mi Re­fu­gio aco­ge a mu­je­res con cán­cer y pro­mue­ve la de­tec­ción pre­coz de es­te mal. In­vi­ta a la tallarinata so­li­da­ria, el 3 de oc­tu­bre

El Deber - Para ellas - - ENTRE AMIGAS - Ai­da Domínguez P ado­min­guez@el­de­ber.com.bo

Lu­cía Te­rra­zas, vo­lun­ta­ria de Mi Re­fu­gio, dio a co­no­cer las ac­cio­nes de la Fun­da­ción que fun­cio­na co­mo un lu­gar que asi­la y con­tie­ne a las mu­je­res diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de ma­ma. Ella in­vi­ta a la 11ª. Tallarinata so­li­da­ria, el miér­co­les 3 de oc­tu­bre.

GA­BRIEL VÁS­QUEZ

Más va­le pre­ve­nir que cu­rar. Es un re­frán po­pu­lar que quie­re de­cir que es mu­cho me­jor evi­tar que al­go ma­lo su­ce­da an­tes que te­ner que so­lu­cio­nar­lo una vez que ha pa­sa­do. Es de­cir, es pre­fe­ri­ble to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias an­tes, que no te­ner có­mo arre­glar­lo des­pués.

Y si de en­fer­me­da­des se tra­ta, es­te di­cho vie­ne co­mo ani­llo al de­do, pues­to que la me­di­ci­na pre­ven­ti­va es la es­pe­cia­li­dad mé­di­ca pro­mo­vi­da in­ten­sa­men­te y a ello apun­tan los ga­le­nos cuan­do se re­fie­ren a que es la mu­jer sa­na la que de­be so­me­ter­se a es­tu­dios pre­ven­ti­vos pa­ra de­tec­tar a tiem­po un cán­cer de ma­ma y cer­vi­coute­ri­no, los más fre­cuen­tes en­tre la po­bla­ción fe­me­ni­na.

Da­tos del Re­gis­tro Na­cio­nal de Cán­cer del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, es­ta­ble­cen que a par­tir de 2012, el cán­cer de ma­ma, en­tre los cán­ce­res de mu­je­res, as­cen­dió del sex­to lu­gar (2002) al se­gun­do en 2012, si­tuán­do­se des­pués del cán­cer de cue­llo ute­ri­no, que es la pri­me­ra cau­sa de fa­lle­ci­mien­to de mu­je­res en Bo­li­via.

A pe­sar de que el cán­cer de ma­ma es el de ma­yor in­ci­den­cia, es tam­bién el de ma­yor su­per­vi­ven­cia, gra­cias a su de­tec­ción pre­coz.

Las es­ta­dís­ti­cas son abru­ma­do­ras, en Bo­li­via se diag­nos­ti­can 11 mil nue­vos ca­sos de cán­cer por año, de es­tos, al­re­de­dor de 7.500 afec­tan a mu­je­res, de es­ta ci­fra un 24 a 25% co­rres­pon­den al cán­cer de cér­vix y un 16 a 17% es­tán re­la­cio­na­dos al cán­cer de ma­ma.

“Es­ta­dís­ti­ca­men­te, el cán­cer de ma­ma es la se­gun­da cau­sa de muer­te de mu­je­res en el país. Es­to equi­va­le a de­cir que una mu­jer mue­re ca­da día a cau­sa de es­ta en­fer­me­dad”, afir­mó el mi­nis­tro de Sa­lud, Ro­dol­fo Ro­ca­ba­do.

De­fi­ni­ti­va­men­te hay que pre­ve­nir y pa­ra ello es­tán las cam­pa­ñas anua­les de los cen­tros es­pe­cia­li­za­dos que pro­mue­ven el diag­nós­ti­co tem­prano. Aun­que ello no sig­ni­fi­ca que se de­ben ce­rrar los ojos an­te las ya en­fer­mas.

Mi Re­fu­gio La luz al fi­nal del tú­nel es Mi Re­fu­gio o Fun­da­ción Tra­ba­jo Vo­lun­ta­rio Cán­cer de Ma­ma Bo­li­via, que na­ció ha­ce 15 años a ini­cia­ti­va de un gru­po de vo­lun­ta­rias cu­yo sen­ti­do so­cial, es­tá di­ri­gi­do a brin­dar pro­tec­ción y orientación a la po­bla­ción afec­ta­da por la pro­ble­má­ti­ca del cán­cer de ma­ma. Ac­tual­men­te, Mi Re­fu­gio re­pre­sen­ta exac­ta­men­te eso, un am­pa­ro pa­ra mu­chas mu­je­res aque­ja­das con es­te mal.

Des­de el 2004 la Fun­da­ción cuen­ta con per­so­ne­ría ju­rí­di­ca re­co­no­ci­da por Re­so­lu­ción Pre­fec­tu­ral. 471/ 04, cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es la de­tec­ción pre­coz del cán­cer.

La en­ti­dad co­men­zó rea­li­zan­do cam­pa­ñas de de­tec­ción tem­pra­na en di­fe­ren­tes mu­ni­ci­pios de Santa Cruz. An­te diag­nós­ti­cos po­si­ti­vos que el sis­te­ma de sa­lud no cu­bre, la ins­ti­tu­ción em­pe­zó a co­la­bo­rar con los me­di­ca­men­tos pa­ra ci­ru­gías y qui­mio­te­ra­pias, pe­ro las an­gus­tias y los mie­dos no se iban con los tra­ta­mien­tos, por es­ta ra­zón co­men­zó a apo­yar de for­ma in­te­gral a la mu­jer, abrien­do las puer­tas de Mi Re­fu­gio.

“El cen­tro de aco­gi­da es un gran lo­gro del vo­lun­ta­ria­do, fun­cio­na en un do­mi­ci­lio gen­til­men­te pres­ta­do en co­mo­da­to, don­de so­lo nos ha­ce­mos car­go de los ser­vi­cios bá­si­cos, es un lu­gar que asi­la y con­tie­ne a las mu­je­res diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de ma­ma. En la ma­yo­ría de ca­sos so­mos el pri­mer pa­so des­pués del diag­nós­ti­co. Las pa­cien­tes son aten­di­das de for­ma per­so­na­li­za­da, se les abre una his­to­ria pa­ra que po­da­mos sa­ber cuán­do se­rán o han si­do ope­ra­das, cuán­do ini­cian sus tra­ta­mien­tos y de es­ta ma­ne­ra ha­cer un se­gui­mien­to pa­ra evi­tar aban­dono de tra­ta­mien­to por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos o fa­mi­lia­res”, des­ta­ca Lu­cía Te­rra­zas, vo­lun­ta­ria de Mi Re­fu­gio.

Ade­más, cuen­tan con apo­yo si­co­ló­gi­co a car­go de tres si­có­lo­gas vo­lun­ta­rias, te­ra­pias ocu­pa­cio­na­les, zum­ba, tea­tro, ta­lle­res de nu­tri­ción, de bi­su­te­ría, de au­to­ma­qui­lla­je, reunio­nes men­sua­les pa­ra fes­te­jar los cum­plea­ños de las pa­cien­tes y pa­seos re­crea­ti­vos don­de in­ter­ac­túan con las vo­lun­ta­rias.

El cen­tro se fi­nan­cia con los apor­tes vo­lun­ta­rios y tres even­tos anua­les: ri­fa del Día de la Ma­dre, ce­na be­né­fi­ca La Tallarinata, que se rea­li­za ca­da oc­tu­bre, es­te año la un­dé­ci­ma ver­sión se­rá en el ho­tel Los Ta­ji­bos, el cos­to de la en­tra­da es Bs 170; y la Ca­mi­na­ta, que se­rá el 19 de oc­tu­bre.

LAS PER­SO­NAS Y EM­PRE­SAS SO­LI­DA­RIAS PUE­DEN APO­YAR A MI RE­FU­GIO COM­PRAN­DO TIC­KETS Y DO­NAN­DO PRE­MIOS

Ta­lle­res. Es una te­ra­pia pa­ra es­ti­mu­lar la au­to­es­ti­ma de las pa­cien­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.