PLAGA LETAL

Teo­do­ra Gon­za­les llo­ró por­que los in­sec­tos se co­mie­ron “el po­qui­to maíz” que sem­bró en la co­mu­ni­dad Co­to­ca

El Deber Rural - - Portada - OSWALDO RAMOS ASTIBENA

Crea­rán un plan na­cio­nal de con­trol

Se sien­te una sen­sa­ción de in­cre­du­li­dad y de ex­pec­ta­ti­va. Es el úl­ti­mo lu­nes de enero. Una par­te del cie­lo del mu­ni­ci­pio de Ca­be­zas se cu­bre de un man­to ne­gro. Eran mi­llo­nes de langostas vo­lan­do al­to y ba­jo que se iban asen­tan­do en los cultivos de maíz y cho­ca­ban con ani­ma­les que huian asus­ta­dos. Al es­tar en me­dio del man­to de langostas, el cuer­po sien­te es­ca­lo­frío al re­ci­bir los gol­pes de los in­sec­tos.

Bas­ta pa­rar­se en me­dio de los cultivos pa­ra ver có­mo se co­men los mai­za­les y cuan­to en­cuen­tran a su pa­so. La ju­ris­dic­ción de Mo­ra, Río Se­co, co­mu­ni­dad Co­to­ca y des­pués Flo­ri­da, vi­vie­ron, des­de la tar­de del sá­ba­do 28 de enero, con­se­cu­ti­vos días de pe­sa­di­llas.

¿De dón­de vino la plaga? El en­to­mó­lo­go Da­vid Te­rra­zas ex­pli­ca que esas tucuras son pro­pias de es­ta re­gión y de otras de Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Pa­ra­guay, pe­ro que no siem­pre atacan. Una de las cau­sas pa­ra su ex­plo­sión co­mo en­jam­bre es atri­bui­da a la se­quía en 2016.

Te­rra­zas ex­pli­ca que las langostas vi­ven so­li­ta­rias en el mon­te. La plaga se desata cuan­do hay se­quía y les fal­ta co­mi­da. En­ton­ces, los in­sec­tos se es­tre­san y se trans­for­man fí­si­ca­men­te, cam­bian de ta­ma­ño, de co­lor y de for­ma, y emi­gran. En es­ta eta­pa se trans­for­man en bi­chos te- mi­bles que atacan los cultivos.

“Si no se los con­tro­la, for­man en­jam­bres vo­ra­ces. Eso es lo que su­ce­dió”, men­cio­nó el pro­fe­sio­nal, que du­ran­te 18 años tra­ba­jó en el área de in­ves­ti­ga­ción en el CIAT.

En­ten­der có­mo se for­man los en­jam­bres y qué ha­cer pa­ra ‘des­ar­mar­los’ es una de las he­rra­mien­tas con­tra es­ta plaga, sos­tie­ne An­to­nio Buj, doc­tor en Geo­gra­fía Hu­ma­na de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na (Es­pa­ña).

Ha­ce una se­ma­na el pro­ble­ma exi­gió re­do­blar el mo­ni­to­reo por­que em­pe­za­ron a re­ven­tar los hue­vos de­ja­dos por los en­jam­bres, pa­ra li­qui­dar a las langostas aún sin alas (nin­fas), que es el es­ta­do en el que se las pue­de con­tro­lar El Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria e Ino­cui­dad Ali­men­ta­ria ( Se­na­sag), anun­ció la crea­ción de un pro­gra­ma na­cio­nal de con­trol de pla­gas de langostas.

Es­te em­pren­di­mien­to de pre­ven­ción pa­ra el fu­tu­ro lo eje­cu­ta­rá con apo­yo de su par ar­gen­tino, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­ni­dad y Ca­li­dad Agroa­li­men­ta­ria (Se­na­sa).

“Un equi­po es­tá ela­bo­ran­do el pro­gra­ma en lo que co­rres­pon­de a pre­su­pues­to, lo­gís­ti­ca y mo­do de ope­ra­ción pa­ra la lu­cha con­tra es­ta plaga. Por el mo­men­to es­ta­mos abo­ca­dos al tra­ba­jo de con­tin­gen­cia”, di­jo el di­rec­tor na­cio­nal del Se­na­sag, Ja­vier Suá­rez .

Pri­me­ro se asen­ta­ron en Mo­ra, pro­vin­cia Cor­di­lle­ra. Des­de allí se di­se­mi­na­ron ha­cia va­rias co­mu­ni­da­des. Ca­pa­ci­tan a los pro­duc­to­res en mé­to­dos de con­trol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.