“En es­ta gue­rra no hay que dar tre­gua a es­tos in­sec­tos”

Alan McC­rac­ken ESPECIALISTA EN APLI­CA­CIÓN DE AGROQUÍMICOS PA­RA ELIMINAR PLA­GAS /////// SOS­TIE­NE QUE A LAS LANGOSTAS SE LAS CON­TRO­LA, QUE ES DIFÍCIL EXTERMINARLAS ///////

El Deber Rural - - Plagas - OSWALDO RAMOS ASTIBENA

La die­ta de las langostas es to­do lo ver­de que en­cuen­tran. Se ca­rac­te­ri­zan por co­mer, co­mer y re­pro­du­cir­se

Alan se subió a un avión de in­me­dia­to en Kan­sas City con des­tino a San­ta Cruz de la Sie­rra, cuan­do re­ci­bió la in­vi­ta­ción del Co­mi­té Téc­ni­co Ins­ti­tu­cio­nal (CTI) de San­ta Cruz in­te­gra­do por en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das vin­cu­la­das a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria, pa­ra que brin­de ase­so­ra­mien­to so­bre có­mo fre­nar el ata­que agre­si­vo de mi­llo­nes de langostas en el mu­ni­ci­pio de Ca­be­zas, pro­vin­cia Cor­di­lle­ra, y que avan­za­ban con sal­tos inexo­ra­bles arra­san­do los cultivos de maíz, sor­go y pas­tos.

McC­rac­ken na­ció en Ir­lan­da del Nor­te. Es in­ge­nie­ro agró­no­mo, re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te co­mo especialista en pul­ve­ri­za­cio­nes aé­reas, tie­ne ex­pe­rien­cia en apli­ca­cio­nes de pro­duc­tos quí­mi­cos en 120 paí­ses en una am­plia ga­ma de uti­li­da­des que van des­de el con­trol del mos­qui­tos, el ata­que de langostas y otros in­sec­tos agre­si­vos, has­ta la tec­no­lo­gía de cu­ra­se­mi­llas, un in­sec­ti­ci­da que per­mi­te con­tro­lar las pla­gas du­ran­te el es­ta­do de ger­mi­na­ción. ¿De dón­de vie­nen las langostas? Se en­cuen­tran en to­das par­tes del mun­do.

Las del de­sier­to son, qui­zás, las más co­no­ci­das. Se en­cuen­tran en más de 60 paí­ses. Una con­duc­ta co­mún que las ca­rac­te­ri­za es que son al­ta­men­te mi­gra­to­rias. Po­seen ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­rrer enor­mes dis­tan­cias. Se sa­be, por ejem­plo, que en 1954 un en­jam­bre vo­ló des­de el nor­te de Áfri­ca has­ta Gran Bre­ta­ña, y que en 1988 otro cu­brió la dis­tan­cia com­pren­di­da en­tre Áfri­ca Oc­ci­den­tal y el Ca­ri­be. El año pa­sa­do cau­sa­ron es­tra­gos y mi­llo­na­rias pér­di­das en la agri­cul­tu­ra de Ar­gen­ti­na, al pun­to que fue con­si­de­ra­da la peor plaga de es­ta na­tu­ra­le­za en ese país en los úl­ti­mos 50 años.

¿ Có­mo ca­li­fi­ca a es­ta plaga con re­la­ción a las de­más que azo­tan el agro? Co­mo un tre­men­do desas­tre na­tu- ral de­vas­ta­dor de al­to im­pac­to. Es muy te­mi­da. La his­to­ria mues­tra có­mo, des­de tiem­pos re­mo­tos, vie­ne cau­san­do in­con­ta­bles es­tra­gos. Se tra­ta de in­sec­tos que al na­cer no po­seen alas. A es­te es­ta­do del ci­clo de sus vi­das se lo de­no­mi­na nin­fa. Al lle­gar al es­ta­do adul­to les apa­re­cen las alas y tie­nen ya desa­rro­lla- dos los ór­ga­nos re­pro­duc­ti­vos. A par­tir de ahí es más difícil com­ba­tir­las, co­mo su­ce­dió con los pri­me­ros pa­sos que se han da­do en es­ta re­gión bo­li­via­na.

Us­ted par­ti­ci­pó en Áfri­ca y en Aus­tra­lia en cam­pa­ñas con­tra agre­si­vas in­va­sio­nes de langostas. Con esas y otras ex­pe­rien­cias, ¿es po­si­ble ex­ter­mi­nar a las que llegaron a es­ta re­gión? Es im­po­si­ble pen­sar en exterminarlas. Eso es un sue­ño. Al­go con­cre­to y pun­tual es que se las pue­de con­tro­lar, pe­ro no ex­ter­mi­nar com­ple­ta­men­te. A un en­jam­bre, que com­pren­de mi­llo­nes de in­sec­tos, aun­que pa­rez­ca fan­ta­sía de­cir es­to, hay que com­ba­tir­lo con una fu­mi­ga­ción en do­sis ade­cua­da, con ae­ro­na­ves que per­mi­tan dis­tri­buir la pul­ve­ri­za­ción en si­tios es­pe­cí­fi­cos, mar­chan­do al rit­mo del avan­ce de las langostas, por­que si uno se atra­sa, ellas ga­nan la ba­ta­lla. Mue­re la ma­yo­ría, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que se aca­bó el pro­ble­ma. El ata­que que ha­cen es cí­cli­co, na­cen, cre­cen, se re­pro­du­cen y atacan vo­raz­men­te, por­que por don­de van de­jan hue­vos de don­de bro­tan y sa­len las nin­fas. Ven­ci­da la pri­me­ra ron­da hay que pre­ve­nir que las nin­fas no crez­can. Pa­ra ello se fu­mi- ga un cin­tu­rón al­re­de­dor de la zo­na con ve­neno re­si­dual, de ma­ne­ra que cuan­do el en­jam­bre de las aún pe­que­ñas tucuras bus­quen co­mi­da, se mue­ran al co­mer. Pe­ro siem­pre que­dan re­sa­bios. Por eso se tie­ne que apli­car con­tro­les pa­ra el fu­tu­ro.

¿Có­mo fue su tra­ba­jo en Aus­tra­lia y Áfri­ca? Ma­yor­men­te con­sis­tió en pla­ni­fi­car pri­me­ro y di­ri­gir el con­tra­ata­que. En es­ta gue­rra no hay que dar­les tre­gua a es­tos in­sec­tos agre­si­vos, eli­gien­do el ar­ma que co­rres­pon­da de acuer­do a la gra­ve­dad de la si­tua­ción. Por de­cir al­go en com­pa­ra­ción, ¿los va­mos a con­tra­rres­tar a ti­ros? ¿Se­rá con un ri­fle o con una es­co­pe­ta? Bueno, su­pon­ga­mos que ele­gi­mos la es­co­pe­ta, aho­ra vea­mos el ca­li­bre de las mu­ni­cio­nes. Así se tie­ne que lu­char. Pe­ro hay que to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das. Una vez de­fi­ni­dos el ar­ma y el mé­to­do, hay que ini­ciar el com­ba­te con el ma­yor es­fuer­zo po­si­ble. La si­tua­ción en Áfri­ca fue mil ve­ces más gra­ve de lo que su­ce­de aquí; allá sue­len cu­brir gran­des ex­ten­sio­nes, y lo que se vie­ne ha­cien­do es to­mar el con­trol pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir la de­vas­ta­ción. Re­pi­to, si no se adop­tan me­di­das pre­ven­ti­vas pa­ra el fu­tu­ro, es­tos bi­chos pue­den lle­gar a des­truir to­tal­men­te el am­bien­te. Pue­den oca­sio­nar la des­truc­ción de un eco­sis­te­ma.

¿Có­mo lle­gó a de­di­car­se a es­te ofi­cio? ¿Hay una ca­rre­ra es­pe­cial pa­ra com­ba­tir pla­gas? Son in­ge­nie­ro agró­no­mo y me­cá­ni­co. Mi for­ma­ción en es­te cam­po es muy par­ti­cu­lar. Me en­can­ta mu­cho, en al­to gra­do, el desa­rro­llo de téc­ni­cas pa­ra com­ba­tir pla­gas. An­do siem­pre in­ves­ti­gan­do, es­tu­dian­do, bus­can­do nue­vas ideas pa­ra ser me­jor. Así he lle­ga­do a desa­rro­llar, por cuen­ta pro­pia, mé­to­dos y con­cep­tos de pre­ven­ción an­ti­pla­gas en agro­pe­cua­ria. No exis­te una es­pe­cia­li­dad uni­ver­si­ta­ria, más allá de lo ne­ce­sa­rio y esen­cial que se en­se­ña en agro­no­mía. En mi ca­so de­di­co mi vi­da des­de ha­ce más de 30 años al con­trol de pla­gas y en­fer­me­da­des ve­ge­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.