Se­quía, de­fo­res­ta­ción y ca­ce­ría son cau­sas de la ba­ja pro­duc­ción

Efec­to. El bió­lo­go Vin­cent Vos ob­ser­va que la se­cue­la del im­pac­to ne­ga­ti­vo de la ba­ja pro­duc­ción de al­men­dras afec­ta­rá a to­da la re­gión nor­te­ña de Be­ni, por­que es el prin­ci­pal me­dio de in­gre­so eco­nó­mi­co

El Deber Rural - - Especial - OSWALDO RA­MOS ASTIBENA

La ex­pre­sión cam­bio cli­má­ti­co se ha ex­ten­di­do en el norte be­niano y en el de­par­ta­men­to de Pan­do, fe­nó­meno al que se le atri­bu­ye la cau­sa del ba­jo ren­di­mien­to de los cas­ta­ños.

Pe­ro el in­ge­nie­ro fo­res­tal Javier Va­ca cues­tio­na lo que él de­no­mi­na “có­mo­da ca­li­fi­ca­ción”, por­que con­si­de­ra que más allá del cam­bio cli­má­ti­co del que to­dos ha­blan, que pre­ci­sa­men­te se ma­ni­fes­tó el año pa­sa­do en la fal­ta de llu­vias, tam­bién fi­gu­ran la de­fo­res­ta­ción y la ca­ce­ría in­dis­cri­mi­na­da.

“De ca­da 100 to­ne­la­das que se co­se­cha­ron por hec­tá­rea has­ta 2016, aho­ra so­lo se re­co­gie­ron 30. Es­to no es so­lo por se­quía. Ten­go en mis re­gis­tros que en los úl­ti­mos cin­co años se ta­la­ron 50.000 hec­tá­reas del bos­que en Ri­be­ral­ta, don­de se tum­ba­ron al­re­de­dor de 80.000 árboles de cas­ta­ños”, re­fi­rió.

Pa­ra el bió­lo­go e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Pro­mo­ción del Cam­pe­si­na­do (Cip­ca) del norte ama­zó­ni­co, Vin­cent Vos, “es nor­mal que al­gu­nas áreas pro­duz­can me­nos y otras más, de­pen­dien­do del año”, pe­ro que en es­te ca­so es di­fe­ren­te y con­tun­den­te, pues “es­ta vez se ha da­do una dis­mi­nu­ción ge­ne­ra­li­za­da en to­da el área ama­zó­ni­ca en un 70%”.

Vos tam­bién ci­ta a la de­fo­res­ta­ción, la ta­la ile­gal de árboles de castaña y la de­gra­da­ción del bos­que co­mo fac­to­res que in­ci­die­ron, jun­to con la re­duc­ción de pre­ci­pi­ta­cio­nes plu­via­les, en la me­nor pro­duc­ción.

Año Na­cio­nal de la Castaña

En no­viem­bre de 2016, con el ob­je­ti­vo de for­ta­le­cer el con­su­mo in­terno de la nuez y pro­mo­ver su pro­tec­ción de los cas­ta­ños, el Go­bierno de­cla­ró a 2017 el Año Na­cio­nal de la Castaña. Por ese mo­ti­vo, en ese en­ton­ces, la ciu­dad de Ri­be­ral­ta se vis­tió de ga­la. El even­to fue ma­ti­za­do con dan­zas, mú­si­ca, fue­gos ar­ti­fi­cia­les y con­tó con la pre­sen­cia de la ge­ren­ta del Ser­vi­cio de Desa­rro­llo de las Em­pre­sas Pú­bli­cas Pro­duc­ti­vas, Pa­tri­cia Ba­lli­vián.

Pe­ro la reali­dad se trans­for­mó en ad­ver­si­dad. Se di­lu­yó la es­pe­ran­za de los pro­duc­to­res de la al­men­dra en el norte be­niano y pan­dino. En vez del im­pul­so que se pre­ten­día brin­dar me­dian­te de­cre­to su­pre­mo, aho­ra es­tán con­fron­tan­do no so­lo la es­ca­sez del pro­duc­to, sino tam­bién des­em­pleos por el cie­rre tem­po­ral de las em­pre­sas be­ne­fi­cia­do­ras, por­que no hay ma­te­ria pri­ma pa­ra pro­ce­sar.

La em­pre­sa Ur­ku­pi­ña pu­so un le­tre­ro en su puer­ta prin­ci­pal, anun­cian­do que cuan­do reúna la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de cas­ta­ñas, re­ci­bi­rá a los tra­ba­ja­do­res even­tua­les pa­ra el san­co­cha­do y pe­la­do de las nue­ces.

Con­fian­za

Javier Va­ca con­si­de­ra que po­dría re­ver­tir­se “na­tu­ral­men­te” la crí­ti­ca si­tua­ción ac­tual en la za­fra cas­ta­ñe­ra 2017-2018.

Lo mis­mo pien­san los za­fre­ros Ma­ría Mag­da­le­na Ca­yu­ba y Ed­win En­da­ra Ro­ca.

“Las llu­vias que se vie­nen re­gis­tran­do per­mi­ti­rán una bue­na flo­ra­ción, y todo cam­bia­rá”, coin­ci­den.

La ma­la co­se­cha obli­gó a los za­fre­ros a in­ter­nar­se más le­jos en los bos­ques

La ca­ce­ría in­dis­cri­mi­na­da de jo­chi, que cum­ple una fun­ción de ‘siem­bra’ de los co­cos de cas­ta­ñas, tam­bién afec­ta al ren­di­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.