Cres­po afir­ma que hay de­man­da de ali­men­tos sin trans­gé­ni­cos

EX­PER­TO. Ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas de pro­fe­sión, Mi­guel Án­gel Cres­po in­cur­sio­nó en la in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca de la bio­di­ver­si­dad con la me­ta de pro­mo­ver la ad­mi­nis­tra­ción sos­te­ni­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Es di­rec­tor de Pro­bio­ma (Pro­du

El Deber Rural - - Portada - OSWALDO RA­MOS ASTIBENA

Mi­guel Án­gel sos­tie­ne que Pro­bio­ma no es una ins­ti­tu­ción con­ser­va­cio­nis­ta, tam­po­co es una or­ga­ni­za­ción desa­rro­llis­ta, sino más bien com­bi­na lo que es la con­ser­va­ción con el desa­rro­llo sos­te­ni­ble. En es­te or­den, ase­gu­ra de que no es par­ti­da­rio de los Or­ga­nis­mos Ge­né­ti­ca­men­te Mo­di­fi­ca­dos (OGM).

En un en­cuen­tro con­ti­nen­tal en Co­lom­bia un gru­po de cien­tí­fi­cos des­ta­có que es in­elu­di­ble la ne­ce­si­dad de trans­gé­ni­cos en el pla­ne­ta, por­que el re­to es ma­yor pro­duc­ción agrí­co­la en me­nor tie­rra. ¿Cuál su cri­te­rio al res­pec­to? Los trans­gé­ni­cos fue­ron di­se­ña­dos pa­ra to­le­rar her­bi­ci­das y pro­du­cir su pro­pio in­sec­ti­ci­da, no pa­ra te­ner ma­yor ren­di­mien­to. Me­jo­res ren­di­mien­tos se ob­tie­nen tra­ba­jan­do con el ger­mo­plas­ma, que sig­ni­fi­ca me­jo­rar va­rie­da­des pa­ra lle­gar a su má­xi­mo po­ten­cial. Eso no lo ha­ce la tec­no­lo­gía de los trans­gé­ni­cos. De he­cho en nues­tro país exis­te mu­cha ex­pe­rien­cia des­de ha­ce va­rias dé­ca­das en el me­jo­ra­mien­to de semillas de so­ya, maíz, fre­jol, pa­pa, tri­go y otros. Es­ta ex­pe­rien­cia tien­de a per­der­se por­que lo trans­gé­ni­co vie­ne pa­ten­ta­do por las cor­po­ra­cio­nes.

Di­cho en­cuen­tro y sus con­clu­sio­nes van en con­tra­mar­cha con la ten­den­cia mun­dial en la pro­duc­ción de ali­men­tos. Con un pla­ne­ta que es­tá con la cri­sis cli­má­ti­ca, ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria, es una ne­ce­si­dad la pro­duc­ción de ali­men­tos sa­nos que no pro­ven­gan de im­pac­tos so­cia­les, am­bien­ta­les y de una agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca que es sos­te­ni­ble.

Una bio­tec­nó­lo­ga ar­gen­ti­na di­ce que la opo­si­ción a la mo­di­fi­ca­ción de cul­ti­vos me­dian­te la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca se da por un la­do por el afán de ge­ne­rar des­in­for­ma­ción y por cau­sas po­lí­ti­cas, ideo­ló­gi­cas o cul­tu­ra­les. Esa afir­ma­ción ha­bría que atri­buir­la a quie­nes pro­mue­ven los trans­gé­ni­cos. La ten­den­cia mun­dial que va acom­pa­ña­da con es­tu­dios y evi­den­cias de la pro­pia OMS, es evi­den­te en cuan­to al im­pac­to de los mis­mos en la sa­lud hu­ma­na. Hay de­man­da cre­cien­te de ali­men­tos sin trans­gé­ni­cos, ni agro­tó­xi­cos. Eso es una de­mos­tra­ción elo­cuen­te. Nues­tro país es muy rico en re­cur­sos ge­né­ti­cos de al­to va­lor nu­tri­ti­vo que no son pro­mo­vi­dos y que es­tán des­apa­re­cien­do con el avan­ce de la fron­te­ra agrí­co­la por la im­ple­men­ta­ción de un mo­de­lo que no es sos­te­ni­ble. So­lo en la Ama­zo­nia bo­li­via­na te­ne­mos más de 140 fru­tas sil­ves­tres en pe­li­gro de des­apa­ri­ción y es­ta­mos im­por­tan­do más de 150 ali­men­tos que an­tes pro­du­cía­mos.

Es más, se des­in­for­ma cuan­do se di­ce que opo­ner­se a los trans­gé­ni­cos es opo­ner­se a la bio­tec­no­lo­gía y por lo tan­to al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co. Es­to no es cier­to, por­que la bio­tec­no­lo­gía na­ce ha­ce más de 3.000 años con los asi­rios y su­me­rios que fa­bri­ca­ban que­sos, vi­nos y otros. Es bio­tec­no­lo­gía la pro­duc­ción de yo­gur, la des­hi­dra­ta­ción de ali­men­tos, el con­trol bio­ló­gi­co, el me­jo­ra­mien­to ge- né­ti­co de plan­tas y ani­ma­les. En es­te con­tex­to, la trans­gé­ne­sis es una par­te de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca y es­ta for­ma par­te de la bio­tec­no­lo­gía. Eso no men­cio­nan quie­nes pro­mue­ven los trans­gé­ni­cos y eso de­no­ta que exis­ten in­tere­ses eco­nó­mi­cos que des­in­for­man a la opinión pú­bli­ca.

Hay in­for­ma­cio­nes so­bre ven­ta­jas en el uso de trans­gé­ni­cos fren­te a los cul­ti­vos con­ven­cio­na­les, por­que per­mi­te usar el agua, el sue­lo y los nu­trien­tes con ma­yor efi­cien­cia. Eso no es cier­to. En los úl­ti­mos años la am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la se ha da­do por la ba­ja de la fer­ti­li­dad de los sue­los, pro­duc­to de las apli­ca­cio­nes de los her­bi­ci­das aso­cia­dos a los trans­gé­ni­cos que han ge­ne­ra­do la re­sis­ten­cia de ma­le­zas de las que te­ne­mos ocho en Bolivia. Ello obli­gó a la apli­ca­ción de otros her­bi­ci­das de com­ple­men­to, pa­ra hoja an­cha y gra­mí­neas (Sa­flu­fe­na­cil y Di­clo­su­lam), así co­mo pa­ra la deseca­ción con el Pa­ra­quat, que es­tá prohi­bi­do en mu­chos paí­ses, por­que ha lle­va­do a la eli­mi­na­ción de la mi­cro­fau­na que apor­ta a la di­ná­mi­ca que pro­mue­ve la fer­ti­li­dad y los nu­trien­tes de los sue­los. La apli­ca­ción de es­tos y otros her­bi­ci­das ha lle­va­do a que se afec­te con en­fer­me­da­des de sue­lo a otros cul­ti­vos que no son el ob­je­ti­vo, co­mo es el ca­so del gi­ra­sol que es afec­ta­do per­ma­nen­te­men­te por la Es­cle­ro­ti­nia. Se­gún da­tos del INE, el 63% de las co­mu­ni­da­des cru­ce­ñas afir­man que sus aguas es­tán con­ta­mi­na­das con agro­tó­xi­cos. A es­ca­la na­cio­nal es el 40%.

Se men­cio­na que los trans­gé­ni­cos no cau­san da­ño a la sa­lud se­gún in­ves­ti­ga­cio­nes des­de ha­ce 20 años. Los pro­ble­mas de in­su­fi­cien­cia re­nal, au­tis­mo y cán­cer que se in­cre­men­ta­ron en el país y en el de­par­ta­men­to de San­ta Cruz, so­bre to­do en las zo­nas agrí­co­las, son una evi­den­cia con­cre­ta. Ade­más, es­tán los da­tos de la OMS (2015) que cla­si­fi­ca en la ca­te­go­ría 2A de to­xi­ci­dad can­ce­rí­ge­na al her­bi­ci­da Gli­fo­sa­to.

En­ton­ces, la pre­gun­ta que sur­ge fren­te a es­ta si­tua­ción es, ¿por qué en mu­chos paí­ses exis­te el eti­que­ta­do de ali­men­tos trans­gé­ni­cos? Jus­ta­men­te por­que es una de­man­da que sur­ge del ac­tor prin­ci­pal que es el con­su­mi­dor, ello sin des­me­re­cer que es el pro­duc­tor uno de los ma­yo­res per­ju­di­ca­dos, por­que se vuel­ve ca­da vez más de­pen­dien­te del pa­que­te tec­no­ló­gi­co de las semillas y de los agro­tó­xi­cos.

En los úl­ti­mos 12 años se in­cre­men­tó en el mun­do la pro­duc­ción de ali­men­tos or­gá­ni­cos, que es una sen­ti­da de­man­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.