Avan­za lu­cha con­tra pes­te por­ci­na cla­si­ca con mi­ras a es­por­tar car­ne

TA­REA. Es un pro­gra­ma que vie­ne eje­cu­tan­do, des­de ha­ce un mes, el Con­se­jo De­par­ta­men­tal Por­cí­co­la. Du­ra­rá más de dos años

El Deber Rural - - Portada -

El Con­se­jo De­par­ta­men­tal Por­cí­co­la (Co­de­por) in­te­gra­do por el Ser­vi­cio Nacional de Sa­ni­dad Agro­pe­cua­ria e Inocui­dad Ali­men­ta­ria (Se­na­sag), la Go­ber­na­ción y la Aso­cia­ción de Por­ci­cul­to­res de San­ta Cruz (Ade­por), vie­ne desa­rro­llan­do un pro­gra­ma de con­trol y erra­di­ca­ción de la Pes­te Por­ci­na Clá­si­ca (PPC), con mi­ras a lo­grar la cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal de re­gión li­bre de es­te mal.

La PPC, tam­bién co­no­ci­da como có­le­ra por­ci­na, es una en­fer­me­dad vi­ral de los cer­dos tan­to do­més­ti­cos como sal­va­jes.

Es­te vi­rus no afec­ta al ser hu­mano, ex­pli­có el mé­di­co ve­te­ri­na­rio Er­nes­to Sa­las.

“Sin em­bar­go, es un pro­ble­ma de enor­me pér­di­da eco­nó­mi­ca pa­ra los pro­duc­to­res, igual como lo es la af­to­sa en el ga­na­do va­cuno o el new castle en la avi­cul­tu­ra, cu­ya car­ne fe­bril, si bien no es con­ta­gio­sa, no se pue­de co­mer­cia­li­zar. To­do se echa a per­der. Por lo tan­to, es una ba­rre­ra sa­ni­ta­ria pa­ra la ex­por­ta­ción de car­ne. Por eso es im­pres­cin­di­ble­men­te ne­ce­sa­rio su con­trol”, agre­gó Sa­las.

El pre­si­den­te de Ade­por, Ja­vier Uren­da, in­for­mó que el pro­gra­ma de con­trol y erra­di­ca­ción de la PPC con­tem­pla cinco eta­pas. Ya con­clu­yó la pri­me­ra, que con­sis­tió en las ca­pa­ci­ta­cio­nes y acre­di­ta­cio­nes a los ve­te­ri­na­rios.

La se­gun­da, re­fe­ri­da a la pri­me­ra to­ma de mues­tras de san­gre de los ani­ma­les (es­tu­dio se­ro­ló­gi­co), tie­ne un avan­ce del 90%. “Es­ta eta­pa fi­na­li­za­rá con la en­tre­ga de los resultados de la­bo­ra­to­rio de par­te del Se­na­sag. De acuer­do a ello se to­ma­rá una se­gun­da mues­tra a las gran­jas se­lec­cio­na­das”, aña­dió.

Las pri­me­ras mues­tras se to­ma­ron en 150 gran­jas de las ca­te­go­rías A y B, que son las que tie­nen ma­yor can­ti­dad de ani­ma­les. Lue­go en las C y D, que se ca­rac­te­ri­zan por ser de crian­za fa­mi­liar. Es­te es­tu­dio per­mi­te iden­ti­fi­car si va­cu­nan a los ani­ma­les con­tra es­ta en­fer­me­dad.

Uren­da ex­pli­có que la ter­ce­ra eta­pa con­sis­te en la ade­cua­ción de las gran­jas, se­gún los resultados de la­bo­ra­to­rio y de acuer­do a las nor­mas in­ter­na­cio­na­les, pa­ra ser de­cla­ra­das li­bres de PPC. Es­ta fa­se in­clu­ye mo­ni­to­reo de va­cu­na­ción, cer­ca­do de los pre­dios, to­ma de mues­tras pe­rió­di­cas e in­for­mes men­sua­les al Se­na­sag

La cuar­ta y quin­ta eta­pa es la cer­ti­fi­ca­ción de los pro­ce­sos de va­cu­na­ción, se­gún Uren­da, a tiem­po de re­sal­tar que “la gran ma­yo­ría de las gran­jas no tie­nen PPC, pe­ro pa­ra de­cla­rar­se li­bres de es­ta en­fer­me­dad de­ben cum­plir to­das las fa­ses, se­gún lo que es­ta­ble la nor­ma”.

Si bien que­da mu­cho por re­co­rrer, pues las tres eta­pas si­guien­tes de­mo­ra­rán dos años y me­dio, los pro­duc­to­res ven con op­ti­mis­mo que paí­ses como Chi­na es­tán in­tere­sa­dos en com­prar la car­ne de cer­do de Bolivia.

“Te­ne­mos un pro­duc­to de ca­li­dad como el que exi­ge el mer­ca­do mun­dial, pe­ro nues­tro pro­ble­ma es que no con­ta­mos con la au­to­ri­za­ción que co­rres­pon­de de par­te de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pa­ra ex­por­tar, por eso nues­tra prio­ri­dad es de­cla­rar­nos li­bres de la PPC”, fi­na­li­zó Uren­da.

To­ma de mues­tra de san­gre de cer­dos pa­ra com­pro­bar la pre­sen­cia o no del vi­rus de la pes­te clá­si­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.