In­te­ra­gro im­pul­sa plan de con­trol de ma­le­zas

In­te­ra­gro y la fir­ma BASF des­ta­can que la la­bor del in­ge­nie­ro agró­no­mo se tor­nó cla­ve en La­ti­noa­mé­ri­ca en el ma­ne­jo de hier­bas re­sis­ten­tes

El Deber Rural - - Portada -

Las ma­le­zas com­pi­ten con los cul­ti­vos por los nu­trien­tes del suelo, el agua y la luz. Ade­más, al­ber­gan in­sec­tos y pa­tó­ge­nos (vi­rus que cau­san en­fer­me­da­des) que da­ñan a las plan­tas de los cul­ti­vos afec­tan­do prin­ci­pal­men­te a las raí­ces.

“Pa­ra un efec­ti­vo con­trol es muy im­por­tan­te com­pren­der el com­por­ta­mien­to de las ma­le­zas y có­mo com­pi­ten con los cul­ti­vos. A tra­vés de nues­tra am­plia ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­tos, sa­be­mos que no hay una so­lu­ción úni­ca pa­ra con­tro­lar a las ma­le­zas, sino va­rios me­ca­nis­mos, en­tre los que fi­gu­ra el Pro­gra­ma Ex­per­to en Ma­le­zas (PEM), que con cri­te­rio edu­ca­ti­vo ve­ni­mos im­pul­san­do a es­ca­la mun­dial”, in­di­ca Ai­mar Pe­na, ge­ren­te de cul­ti­vo de maíz de la BASF pa­ra la re­gión de Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Pa­ra­guay, Bra­sil y Bo­li­via.

BASF es una de las mul­ti­na­cio­na­les de la in­dus­tria quí­mi­ca del mun­do, con plan­tas de pro­duc­ción en 38 paí­ses y clien­tes en más de 170. Su­mi­nis­tra sus cer­ca de 8.000 pro­duc­tos a un gran nú­me­ro de sec­to­res dis­tin­tos en to­do el mun­do. Los prin­ci­pa­les com­pra­do­res son las in­dus­trias au­to­mo­vi­lís­ti­cas, quí­mi­cas, tex­ti­le­ras, de la cons­truc­ción y de los em­ba­la­jes, así co­mo los clien­tes en los sec­to­res de la agri­cul­tu­ra, la sa­lud, la eco­no­mía ener­gé­ti­ca, las in­dus­trias eléc­tri­cas y las pa­pe­le­ras.

“Des­de BASF desa­rro­lla­mos en to­do el pla­ne­ta el PEM, que lo­gra un efec­ti­vo con­trol gra­cias a la com­bi­na­ción y ro­ta­ción de los pro­duc­tos y de los si­tios de ac­ción. Es­to cons­ti­tu­ye una so­lu­ción com­ple­ta con­tra las ma­le­zas del cam­po cul­ti­va­dos con más de 20 her­bi­ci­das y nue­ve mo­dos de ac­ción”, agre­gó Pe­na

Es­ta ex­pli­ca­ción la ver­tió el eje­cu­ti­vo de la BASF du­ran­te el Cam­po Show que reali­zó In­te­ra­gro, re­pre­sen­tan­te de es­ta trans­na­cio­nal ale­ma­na, en su Cen­tro de Tec­no­lo­gía Avan­za­da (CTA), ubi­ca­do en la lo­ca­li­dad de San Pe­dro, a 132 ki­ló­me­tros al nor­te de San­ta Cruz.

La fi­na­li­dad del even­to de In­te­ra­gro, de­no­mi­na­do La ru­ta de

la pro­duc­ti­vi­dad, fue mos­trar a más de 200 per­so­nas, en­tre téc­ni­cos y em­pre­sa­rios pro­duc­to­res que con­cu­rrie­ron al CTA, lo úl­ti­mo de las tec­no­lo­gías agrí­co­las con sus alia­dos BASF (con agro­quí­mi­cos), Ni­de­ra y Al­ta Seeds (con se­mi­llas) y Du­west (con pro­duc­tos fer­ti­li­zan­tes).

Cam­po Show es el even­to téc­ni­co más im­por­tan­te que or­ga­ni­za In­te­ra­gro, des­de ha­ce cin­co años, pa­ra mos­trar la efi­ca­cia de las tec­no­lo­gías que lan­za al mer­ca­do en ma­te­ria de se­mi­llas, nue­vos agro­quí­mi­cos, ade­más de los ser­vi­cios de la­bo­ra­to­rio de aná­li­sis ve­ge­tal que brin­da gra­tui­ta­men­te a los pro­duc­to­res.

Los asis­ten­tes pu­die­ron ver de cer­ca lo que In­te­ra­gro tie­ne pa­ra ofre­cer­les en cuan­to a pro­duc­tos

To­da apli­ca­ción de agro­quí­mi­cos se de­be ha­cer con la orientación de téc­ni­cos

y ser­vi­cios de pri­mer ni­vel.

Una ma­ña­na so­lea­da fue el mar­co de la ci­ta que tu­vo co­mo de­ta­lles re­le­van­tes las ex­pli­ca­cio­nes acer­ca de la ca­li­dad de las se­mi­llas, el ma­ne­jo y tra­ta­mien­to de los sem­bra­díos de prue­bas que rea­li­za­ron in­ge­nie­ros agró­no­mos en las cin­co es­ta­cio­nes pro­gra­ma­das del re­co­rri­do guia­do por las par­ce­las de­mos­tra­ti­vas de cul­ti­vos de so­ya, maíz, sor­go y gi­ra­sol.

Res­pec­to al CTA, el ge­ren­te de In­te­ra­gro, Ál­va­ro Jus­ti­niano, ex­pli­có que es el pri­mer cen­tro pri­va­do de in­ves­ti­ga­ción con co­ne­xión in­ter­na­cio­nal, y que for­ma par­te de la red de Mi­ni Farms de la BASF a es­ca­la glo­bal.

“Los pro­duc­tos que es­tán sien­do pro­ba­dos en el mun­do y que aún no sa­lie­ron al mer­ca­do tam­bién se prue­ban aquí, en el CTA. Los ma­te­ria­les de re­cien­te pro­duc­ción en los la­bo­ra­to­rios de la BASF, son lan­za­dos al mis­mo tiem­po en Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Bo­li­via, Pa­ra­guay y Uru­guay”, in­di­có Jus­ti­niano.

Lue­go del re­co­rri­do por el cam­po, don­de se mos­tra­ron los efec­tos del her­bi­ci­da Con­vey, es­pe­cial pa­ra maíz y ca­ña de azú­car, se pro­ce­dió al lan­za­mien­to de es­te agro­quí­mi­co, un pro­duc­to de la BASF, de al­ta po­ten­cia.

“Nues­tro nue­vo her­bi­ci­da Con­vey es un in­su­mo sis­té­mi- co de apli­ca­ción po­se­mer­gen­te, pa­ra el con­trol de ma­le­zas gra­mí­neas y de ho­ja an­cha en el cul­ti­vo de maíz”, in­di­có Ál­va­ro Jus­ti­niano.

Ai­mar Pe­na ex­pli­có en la ce­re­mo­nia de pre­sen­ta­ción que por el mo­men­to Con­vey es ex­clu­si­vo pa­ra com­ba­tir las ma­le­zas en siem­bras de maíz y ca­ña; no se pue­de apli­car a otros cul­ti­vos.

“En­tre las ven­ta­jas que po­see fi­gu­ran el con­trol po­se­mer­gen­te, bue­na se­lec­ti­vi­dad en to­dos los ti­pos de maíz, am­plia ven­ta­na de apli­ca­ción que brin­da fle­xi­bi­li­dad al mo­men­to del re­ga­do, ba­jas do­sis de uso del in­gre­dien­te ac­ti­vo y ex­ce­len­te com­pa­ti­bi­li­dad con otros agro­quí­mi­cos”, in­di­có.

Pe­ro to­das es­tas ven­ta­jas y be­ne­fi­cios de na­da ser­vi­rán si la apli­ca­ción no se rea­li­za co­mo co­rres­pon­de, con la orientación téc­ni­ca es­pe­cí­fi­ca, “pa­ra no caer en el mal uso y abu­so de los agro­quí­mi­cos que es la cau­sa de que se ha­ya ge­ne­ra­do re­sis­ten­cia de ma­le­zas y hon­gos a los pla­gui­ci­das”, men­cio­nó Juan Ma­rio Ro­jo, re­pre­sen­tan­te na­cio­nal de la BASF.

En es­te or­den Pe­na des­ta­có que In­te­ra­gro cui­da el de­ta­lle de la orientación téc­ni­ca, y di­jo que el agró­no­mo es el pro­fe­sio­nal cla­ve en es­te ám­bi­to, del que no se pue­de pres­cin­dir.

FO­TOS: GA­BRIEL VÁS­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.