La ma­sa­cre im­pul­sa­rá el apo­yo a Trump y su cam­pa­ña del mie­do

El Deber - Séptimo Día - - Informe Internacional -

men­te pro­ba­ble que es­tas muer­tes le den un impulso a la cam­pa­ña de Trump. Es­te es el ter­cer ti­ro­teo ma­si­vo du­ran­te los úl­ti­mos años per­pe­tra­do por mu­sul­ma­nes es­ta­dou­ni­den­ses.

La ma­tan­za de San Ber­nar­dino le pro­por­cio­nó un impulso tem­prano a la cam­pa­ña de Trump, y con­du­jo a su po­lé­mi­co lla­ma­do a un ‘cie­rre to­tal y com­ple­to’ de la en­tra­da de mu­sul­ma­nes a EEUU. En aquel mo­men­to, al­gu­nos ar­gu­men­ta­ron que es­ta pro­pues­ta era tan des­ca­be­lla­da y tan ra­cis­ta que so­lo po­dría ha­cer­le da­ño a esa cam­pa­ña. Pe­ro, de he­cho, una re­cien­te en­cues­ta im­pli­có que una pe­que­ña ma­yo­ría de es­ta­dou­ni­den­ses aprue­ba la pro­pues­ta de una ‘prohi­bi­ción de mu­sul­ma­nes’, y es bas­tan­te pro­ba­ble que esa can­ti­dad au­men­te.

Tam­bién es pro­ba­ble que Trump se be­ne­fi­cie de la reac­ción ini­cial de Ba­rack Oba­ma, que ha­bló so­bre la ne­ce­si­dad de me­di­das pa­ra con­tro­lar las ar­mas de fue­go, pe­ro no ha­bló so­bre el islam ra­di­cal.

Los par­ti­da­rios de Oba­ma ar­gu­men­tan que la mo­de­ra­ción del pre­si­den­te fue apro­pia­da, te­nien­do en cuen­ta que los he­chos so­bre la ma­tan­za es­ta­ban ape­nas co­men­zan­do a sa­lir a la luz.

La pre­va­len­cia de ase­si­na­tos ma­si­vos en EEUU im­pli­ca que con­cen­trar­se en la fa­ci­li­dad con la que per­tur­ba­dos in­di­vi­duos pue­den com­prar fu­si­les de asal­to es la res­pues­ta más ob­via a lo acon­te­ci­do en Orlando. Pe­ro los re­pu­bli­ca­nos se es­tán opo­nien­do a tal ló­gi­ca.

Ade­más, Trump uti­li­za­rá los ho­mi­ci­dios en Orlando pa­ra desa­rro­llar uno de sus te­mas pre­fe­ri­dos. Afir­ma que las éli­tes es­ta­dou­ni­den­ses es­tán ce­ga­das por la ‘co­rrec­ción po­lí­ti­ca’.

Ac­tual­men­te se cree que la po­bla­ción mu­sul­ma­na de EEUU es de 3,3 mi­llo­nes. Trump ha ci­ta­do el lla­ma­do del Go­bierno de Oba­ma pa­ra que EEUU ad­mi­tie­ra más re­fu­gia­dos del con­flic­to si­rio co­mo evi­den­cia de es­te dis­pa­ra­te de la ‘co­rrec­ción po­lí­ti­ca’.

Es pro­ba­ble que es­te ar­gu­men­to de Trump re­per­cu­ta en Eu­ro­pa, en don­de la de­ci­sión de Ale­ma­nia de ad­mi­tir más de un mi­llón de re­fu­gia­dos el año pa­sa­do ha pro­vo­ca­do un des­con­ten­to ge­ne­ra­li­za­do so­bre la es­ta­bi­li­dad fu­tu­ra de la so­cie­dad ale­ma­na.

Sin em­bar­go, las con­se­cuen­cias más in­me­dia­tas se sen­ti­rán en EEUU. To­da­vía fal­tan cin­co me­ses pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial, por lo que es de­ma­sia­do pron­to pa­ra juz­gar si los ho­mi­ci­dios en Orlando cam­bia­rán de for­ma per­ma­nen­te el impulso de la cam­pa­ña. Trump es el can­di­da­to del mie­do y de la ira. Y am­bas emo­cio­nes se es­tán in­ten­si­fi­can­do ac­tual­men­te a raíz de la ma­tan­za en el club noc­turno Pul­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.