El ma­tri­mo­nio es tam­bién una ins­ti­tu­ción en de­ca­den­cia

El Deber - Séptimo Día - - Sociedad - ARLETI TORDOYA

Cs­ta mar­cha fue una mues­tra de re­cha­zo a un sec­tor de la po­bla­ción al que se til­da de an­ti­na­tu­ra­les. ¿ Por qué el cues­tio­na­mien­to no va al ma­tri­mo­nio, co­mo ins­ti­tu­ción en de­ca­den­cia? No po­de­mos ne­gar que la ins­ti­tu­ción del ma­tri­mo­nio tie­ne fi­nes ne­ta­men­te re­pro­duc­ti­vos pa­ra las mu­je­res. Hay una ma­ter­ni­dad im­pues­ta. En el ma­tri­mo­nio la ma­ter­ni­dad no es una de­ci­sión; es una im­po­si­ción pa­ra pro­lon­gar el ape­lli­do mas­cu­lino. Se le­gi­ti­ma la con­for­ma­ción de vio­len­cia ha­cia las mu­je­res.

Den­tro del ma­tri­mo­nio se jus­ti­fi­ca la vio­len­cia se­xual, si­co­ló­gi­ca, fí­si­ca, por el sim­ple he­cho de es­tar den­tro. Se nos obli­ga a ren­dir­le plei­te­sía al mas­cu­lino. Es una ins­ti­tu­ción en cri­sis por­que den­tro del ma­tri­mo­nio las ta­reas do­més­ti­cas to­da­vía no son com­par­ti­das. Hay asi­me­trías cons­tan­tes que tie­nen el res­pal­do y la san­ción so­cial.

Es­tá en cri­sis por­que la ma­ter­ni­dad es­tá des­va­lo­ri­za­da den­tro del ma­tri­mo­nio, por­que la mu­jer, pa­ra ser bue­na ma­dre, tie­ne que cum­plir man­da­tos de ab­ne­ga­ción y su­fri­mien­to. La ma­dre tie­ne que sa­cri­fi­car­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.