¿Jus­ti­cia o ven­gan­za?

El Deber - Séptimo Día - - Firmas - A cum­bre ju­di­cial con­clu­yó pro­po­nien­do na­da me­nos que la ‘ca­de­na per­pe­tua’, pa­ra su­pues­tos vio­la­do­res cuan­do las víc­ti­mas fue­sen me­no­res de edad.

LEn tér­mi­nos de re­sul­ta­dos, es­ta san­ción equi­va­le a la ‘pe­na de muer­te’ y hay quie­nes sos­tie­nen que es aún más gra­ve, por cuan­to vi­ve el con­de­na­do (si es que es­to se pue­de con­si­de­rar vi­da) en una jau­la ( cár­cel) es­pe­ran­do la muer­te, y sin nin­gu­na po­si­bi­li­dad de po­der ejer­cer sus de­re­chos más ele­men­ta­les. En ver­dad la idea del Go­bierno de im­po­ner la ‘ca­de­na per­pe­tua’ pa­ra unos de­ter­mi­na­dos he­chos de­lic­ti­vos, su­po­ne no so­lo un ver­da­de­ro re­tro­ce­so ju­rí­di­co y so­cial, sino que tam­bién vul­ne­ra con­ve­nios y pac­tos in­ter­na­cio­na­les, que prohí­ben el en­du­re­ci­mien­to de las pe­nas. En cum­pli­mien­to de es­tos ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les, la Cons­ti­tu­ción bo­li­via­na en su ar­tícu­lo 118 pre­vé, por un la­do, que la san­ción má­xi­ma se­rá de 30 años, sin de­re­cho a in­dul­to y, por otro, que las pe­nas pri­va­ti­vas de li­ber­tad y las me­di­das de se­gu­ri­dad es­tán orien­ta­das a la edu­ca­ción, ha­bi­li­ta­ción e in­ser­ción so­cial de los con­de­na­dos. En es­te con­tex­to no ca­be, en­ton­ces, im­po­ner en Bolivia la ‘ca­de­na per­pe­tua’ ni la ‘ pe­na de muer­te’, por­que van en con­tra del or­den ju­rí­di­co-cons­ti­tu­cio­nal, y el país que qui­sie­ra en­du­re­cer sus san­cio­nes co­rre el ries­go de ex­po­ner­se a la cen­su­ra y a cier­tas re­pre­sa­lias in­ter­na­cio­na­les. Tó­me­se en cuen­ta que en los po­cos paí­ses que man­tie­nen la pe­na de muer­te y la ca­de­na per­pe­tua, tam­po­co han re­suel­to los gran­des pro­ble­mas que ge­ne­ra una de­ter­mi­na­da ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va. En efecto, el sis­te­ma pe­nal no pue­de re­sol­ver pro­ble­mas de ha­ci­na­mien­to, pro­mis­cui­dad fa­mi­liar, la es­ca­sez de vi­vien­da, em­pleos dig­nos y es­ta­bles, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, la ex­tre­ma po­bre­za, etc. Sin em­bar­go, que­rer re­sol­ver los pro­ble­mas de in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na mi­ran­do so­lo los efec­tos de de­ter­mi­na­dos he­chos cri­mi­na­les, no es un plan­tea­mien­to se­rio ni obe­de­ce a un es­tu­dio que per­mi­ta es­ta­ble­cer, por ejem­plo, la fre­cuen­cia, la in­ten­si­dad, la can­ti­dad de los he­chos que se co­me­ten en de­ter­mi­na­dos gru­pos so­cia­les, etc. En cual­quier ca­so, lo pri­me­ro que de­be ha­cer el Es­ta­do es es­tu­diar las cau­sas del de­li­to y a par­tir de co­no­cer sus ver­da­de­ras raí­ces, im­po­ner po­lí­ti­cas pre­ven­ti­vas y, so­bre to­do, edu­ca­ti­vas pa­ra dis­mi­nuir la ta­sa de cri­mi­na­li­dad. El desafío pa­ra to­do Es­ta­do que se pre­cie de ci­vi­li­za­do y de­mo­crá­ti­co, de­be ser ma­tar al de­li­to, no al de­lin­cuen­te; lo con­tra­rio se lla­ma ven­gan­za. El en­du­re­ci­mien­to de las san­cio­nes siem­pre re­sul­ta con­tra­pro­du­cen­te, má­xi­me si se tie­ne un Ór­gano Ju­di­cial dé­bil, en­clen­que y en su ma­yor par­te so­me­ti­do al Ór­gano Eje­cu­ti­vo. Hay que re­cor­dar que la du­rí­si­ma Ley 1008, por ejem­plo, te­nía pre­vis­to aca­bar con el nar­co­trá­fi­co; sin em­bar­go, los he­chos de­mues­tran to­do lo con­tra­rio. Lo pro­pio ocu­rre con la Ley Mar­ce­lo Qui­ro­ga San­ta Cruz, que pos­tu­la “ce­ro to­le­ran­cia a la co­rrup­ción”, y en la reali­dad los he­chos de co­rrup­ción su­man y si­guen. El en­cuen­tro en Su­cre vino a con­fir­mar, en reali­dad, que al Go­bierno no le in­tere­sa re­sol­ver los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les del Ór­gano Ju­di­cial. La an­gu­rria del po­der no cua­dra con un sis­te­ma ju­di­cial for­ta­le­ci­do, in­de­pen­dien­te e im­par­cial y blin­da­do a las in­fluen­cias in­ter­nas y ex­ter­nas, ca­paz de ga­ran­ti­zar los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, los de­re­chos fun­da­men­ta­les, la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, etc. Hay que in­sis­tir que los ver­da­de­ros pro­ble­mas del Ór­gano Ju­di­cial son la fal­ta de in­de­pen­den­cia ins­ti­tu­cio­nal, la au­to­no­mía eco­nó­mi­ca, la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da, la re­tar­da­ción de jus­ti­cia, la pér­di­da de con­fian­za y cre­di­bi­li­dad, la fal­ta de ora­li­dad en to­dos los pro­ce­sos, la ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te y la se­lec­ción de los me­jo­res pro­fe­sio­na­les, en­tre otros. Tam­bién se ne­ce­si­tan nue­vos pa­ra­dig­mas ju­di­cia­les pa­ra co­men­zar un ver­da­de­ro pro­ce­so de cam­bio y te­ner a me­diano pla­zo un sis­te­ma ju­di­cial in­de­pen­dien­te, for­ta­le­ci­do, con­fia­ble e im­par­cial. En to­do ca­so, el cam­bio pa­ra que ten­ga al­gún impacto tie­ne que ser sis­té­mi­co e in­te­gral, que com­pren­da as­pec­tos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, e ins­ti­tu­cio­na­les y com­pro­me­ter a los ór­ga­nos del po­der pú­bli­co y a la so­cie­dad en su con­jun­to. En es­te cor­to lis­ta­do de me­di­das ur­gen­tes pa­ra sal­var del co­lap­so al Ór­gano Ju­di­cial, no fi­gu­ra el en­du­re­ci­mien­to de las san­cio­nes, me­nos la im­po­si­ción de pe­nas crue­les e in­hu­ma­nas co­mo la pe­na de muer­te y la ca­de­na per­pe­tua, que nun­ca se pro­pu­sie­ron ni en las peo­res dic­ta­du­ras mi­li­ta­res * Ju­ris­ta y au­tor de va­rios li­bros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.