Las Ma­rías Mag­da­le­nas

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Can­sa­da de es­cu­char to­da la tra­ca­la­da de men­ti­ras y de ac­tos de dis­cri­mi­na­ción por par­te de un sec­tor de la Igle­sia ca­tó­li­ca y de al­gu­nas igle­sias evan­gé­li­cas, es ne­ce­sa­rio que le­van­te mi voz co­mo una mu­jer cre­yen­te en Dios y des­de la fe. Se­ño­res fun­da­men­ta­lis­tas e in­to­le­ran­tes, sus odios y mie­dos es­tán te­nien­do ac­cio­nes que van en con­tra de la mis­ma fe que pre­go­nan, es­tán in­cen­ti­van­do e in­du­cien­do a mu­cha gen­te, a mu­chos jó­ve­nes, a que co­jan pie­dras pa­ra lan­zar­nos. Me pre­gun­to: ¿aca­so us­te­des no de­be­rían pre­go­nar la paz, aco­ger al hu­mil­de, pro­te­ger al des­am­pa­ra­do? ¿ Por qué ha­cen to­do lo con­tra­rio del ejem­plo que nos en­se­ñó Je­sús? ¿Aca­so no so­mos se­res hu­ma­nos? ¿ O us­te­des tie­nen la mis­ma mirada que la Igle­sia del si­glo XIV don­de veían a los in­dios co­mo sal­va­jes sin al­ma? Ca­da una de las per­so­nas transexuales y transgénero te­ne­mos una fa­mi­lia, ma­dre, pa­dre, her­ma­nos, has­ta hijos. Su dis­cur­so de in­to­le­ran­cia y odio les es­tá afec­tan­do, us­te­des los es­tán asus­tan­do. Mi hi­ja me pre­gun­tó si yo es­ta­ré a sal­vo, ella tie­ne mie­do por mi vi­da, pues las pa­la­bras que sa­len de la bo­ca de es­tas per­so­nas lo úni­co que ge­ne­ran es odio, cier­tas per­so­nas creen tan­to en sus fun­da­men­ta­lis­mos e in­to­le­ran­cia que he re­ci­bi­do lla­ma­das y ame­na­zas, o es­cri­ben en mi mu­ro del Fa­ce­book pa­la­bras de odio y agra­vio. ¿Dón­de es­tá la to­le­ran­cia que nos de­jó Je­sús?, ¿dón­de es­tá el amar al pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo?, ¿dón­de es­tá el no le­van­tar el nom­bre de Dios en vano?, peor cuan­do us­te­des es­tán juz­gán­do­nos co­mo pe­ca­do­ras y pe­ca­do­res… ¿aca­so no se pu­sie­ron a pen­sar lo que no­so­tros vi­vi­mos? Cuán­tas ve­ces le pe­dí a Dios llo­ran­do en mi ca­ma que no que­ría sen­tir lo que sen­tía mi cuer­po y mi al­ma, le pe­dí que que­ría ser “nor­mal” (en­tre co­mi­llas), soy tan na­tu­ral pues­to que así me hi­zo la na­tu­ra­le­za. ¡Por amor a Dios…!, ¿us­te­des no creen que mi vi­da se­ría más fá­cil si me hu­bie­ra re­pri­mi­do?. An­tes na­die me dis­cri­mi­na­ba, vi­vía en paz con la so­cie­dad pe­ro no con­mi­go, des­de mi fe, des­de mi mo­ral y éti­ca ¡una no se pue­de men­tir! Hoy vi­vo en paz con­mi­go, pe­ro en un ata­que cons­tan­te por par­te de las per­so­nas in­to­le­ran­tes y fun­da­men­ta­lis­tas co­mo us­te­des. Quie­nes me co­no­cen sa­ben que soy ca­ri­ño­sa, ex­tro­ver­ti­da, al­truis­ta, pa­cien­te, aman­te de la vi­da, soy un ser des­cen­dien­te de lu­cha­do­res y aman­tes de Dios. No mien­to al de­cir que me ale­jé del ca­to­li­cis­mo, jus­ta­men­te por- que no es­toy de acuer­do con las pos­tu­ras de esa ins­ti­tu­ción con­tra del LGBTI, pe­ro ja­más me ale­jé de Dios, con Él an­do en es­ta nue­va vi­da, Él ben­di­ce a mi fa­mi­lia, mi tra­ba­jo y mi lu­cha. Mi me­jor com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo es una mu­jer evan­gé­li­ca, con la que me da or­gu­llo tra­ba­jar, su ejem­plo y el ejem­plo de su fa­mi­lia ori­gi­nal es alien­to pa­ra mu­chas, ella es una ma­dre sol­te­ra que sos­tu­vo la crian­za de su hi­ja, que hoy es una mu­jer li­bre y fe­liz. En mi tra­ba­jo es­toy ro­dea­da de per­so­nas evan­gé­li­cas que me res­pe­tan co­mo ser hu­mano. Mi fe con­vi­ve con esa reali­dad y con aque­lla ho­rri­ble que me ha­ce sen­tir que pue­do ser ape­drea­da por in­to­le­ran­tes y fun­da­men­ta­lis­tas que, por mie­do, en nom­bre de Dios y de la fa­mi­lia es­tán a pun­to de cru­ci­fi­car a sim­ples se­res hu­ma­nos que es­tán exi­gien­do su de­re­cho a vivir. Es­to las­ti­ma mi co­ra­zón re­vo­lu­cio­na­rio, tra­to de en­ten­der por en ese tiem­po ob­ser­vé que ha­bía so­le­da­des; ca­da quien con su dis­po­si­ti­vo en la mano, le­jos de la reali­dad y ajeno a su ve­cino. No obs­tan­te, es­ta­ban in­ter­co­nec­ta­dos con otros se­res hu­ma­nos y, a la vez, in­for­mán­do­se por las po­de­ro­sas re­des so­cia­les de al­gún he­cho, chis­te o men­sa­je eró­ti­co, de esos que cir­cu­lan. Lo mis­mo pa­sa en los res­tau­ran­tes, en las fies­tas de ami­gos y en las reunio­nes fa­mi­lia­res. Es el tiem­po de las so­le­da­des, del “yo y mi so­le­dad soy mul­ti­tu­des”, co­mo de­cía Mon­taig­ne; con eso ha­brá que afron­tar el mundo e ir cons­tru­yen­do la so­cie­dad, a ba­se de in­di­vi­dua­lis­mo; se de­jan atrás los idea­les de la co­mu­ni­dad, del ser so­cial y co­lec­ti­vo, del yo co­mu­ni­ta­rio. Es ho­ra de que ten­gas unos mi- qué no pue­den sen­tir com­pa­sión por las Ma­rías Mag­da­le­nas, sus pie­dras tan enor­mes co­mo sus pe­ca­dos quie­ren en­te­rrar nues­tra exis­ten­cia. So­mos tan se­res de Dios co­mo ellos, quien sa­be que nues­tro des­tino es mo­rir pa­ra que se den cuen­ta de que jue­gan a ser Dios. En la Bi­blia hay me­nos de 10 ver­sícu­los que ha­blan con­tra la ho­mo­se­xua­li­dad o con­tra las per­so­nas transexuales; 25 en con­tra de los zur­dos y más de 500 ver­sícu­los se re­fie­ren al amor al pró­ji­mo y al res­pe­to. Cuan­do ha­bla­mos de fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so me re­fie­ro a re­su­mir to­da una fe a los mí­ni­mos fun­da­men­tos y usar­los pa­ra le­van­tar ban­de­ras po­lí­ti­cas en nom­bre de Dios. En las Cru­za­das, en las gue­rras san­tas se ne­ce­si­ta­ba un pa­so a orien­te. En el ex­ter­mi­nio ju­dío por par­te de Hitler y la Igle­sia ale­ma­na, se pe­lea­ba el po­der eco­nó­mi­co. En el ge­no­ci­dio in­dí­ge­na en Amé­ri­ca, es­ta­ban nu­tos de lec­tu­ra, de re­fle­xión y de au­to­aná­li­sis de la mano de los crea­do­res, de fi­ló­so­fos, li­te­ra­tos. Al­gu­nos di­rán que esas cien­cias ya es­tán muer­tas, por­que la tec­no­lo­gía, la téc­ni­ca, el pro­gre­so se han im­pues­to y hoy la hu­ma­ni­dad avan­za a pa­sos fir­mes y ve­lo­ces ha­cia otras di­men­sio­nes del co­no­ci­mien­to. Cla­ro que sí, pe­ro así co­mo hay avan­ces tec­no­ló­gi­cos, hay tam­bién un va­cia­mien­to del al­ma hu­ma­na, una ruptura con el ser mis­mo, una cri­sis exis­ten­cial que vie­ne pro­vo­can­do sui­ci­dios dia­rios en va­rios paí­ses. La náu­sea se vie­ne apo­de­ran­do de los hu­ma­nos y, fren­te a ello, qué me­jor y efi­caz res­pues­ta pue­de pro­vo­car la fi­lo­so­fía co­mo cien­cia que se in­tro­du­ce en el ser, en Dios, en las vir­tu­des pa­ra lue­go lan­zar­nos a la vi­da ple­na. Lo que no com­pren­do es por qué usan el nom­bre de Dios y las fa­mi­lias en con­tra de nues­tra po­bla­ción (LGBTI), o se­rá la mis­ma vi­sión ma­chis­ta que tu­vie­ron en con­tra las mu­je­res su­fra­gis­tas, que te­nían el mis­mo mie­do de per­der el con­trol so­bre las mu­je­res; si us­te­des re­cuer­dan, ellas no te­nían de­re­chos a po­seer bie­nes ni a ele­gir o ser ele­gi­das, y el dis­cur­so ma­chis­ta e in­to­le­ran­te de­cía: “Co­rre ries­go la fa­mi­lia y la so­cie­dad”. “Si de­ja­mos que las mu­je­res ten­gan el po­der de sí mis­mas, de­sin­te­gra­rán la fa­mi­lia”. Ja­más pa­só lo que pre­go­na­ban. Hoy los hijos de esos in­to­le­ran­tes di­cen que las per­so­nas ‘trans’ po­ne­mos en ries­go la fa­mi­lia y la so­cie­dad, co­mo ha­ce ca­si 70 años se di­jo en con­tra de las mu­je­res y de los in­dí­ge­nas. ¿Por qué ir en con­tra los de­re­chos y de la ciu­da­da­nía ple­na de los gru­pos vul­ne­ra­bles? ¿Se­rá que Dios les dio per­mi­so pa­ra ir­se en con­tra de mu­je­res, ne­gros, in­dios y hoy en con­tra de la po­bla­ción ‘trans’? Les re­cuer­do que mi pre­sen­cia co­mo mu­jer ‘trans’ no afec­ta a su fa­mi­lia, mis de­re­chos de ciu­da­da­na ple­na no afec­tan a la so­cie­dad, el amor a mi fa­mi­lia no to­ca de nin­gu­na ma­ne­ra su fe, más al con­tra­rio, mi amor es par­te de los le­ga­dos de Je­sús y Dios; si no pue­den amar a su pró­ji­mo co­mo a sí mis­mos, por lo me­nos in­ten­ten res­pe­tar al pró­ji­mo. So­mos bo­li­via­nos y po­de­mos vivir con ar­mo­nía en la di­ver­si­dad * Egre­sa­da de De­re­cho y ac­ti­vis­ta LGBTI Las re­fle­xio­nes de los gran­des pen­sa­do­res es­tán más vi­gen­tes que nun­ca, hay que vol­ver a ellas pa­ra cues­tio­nar­nos, re­fle­xio­nar y lan­zar­nos a los re­tos de la vi­da. En cam­bio, la tec­no­lo­gía te ha­ce na­ve­gar por cien­tos de te­mas de mo­da, pe­ro sin pro­fun­di­dad. La vo­lun­tad de po­der de Nietzs­che; el re­no­va­do afán de vivir ca­da día de Scho­pen­hauer; el exa­men que ca­da uno tie­ne tri­bu­tar an­te el Uni­ver­so de Kant; el co­nó­ce­te a ti mis­mo de Só­cra­tes… en fin, es­ta ca­ter­va de fi­ló­so­fos y es­cri­to­res nos pue­den ayu­dar a com­pren­der me­jor el mundo y lan­zar­nos a con­quis­tar­lo y su­pe­rar nues­tros la­be­rin­tos * Pe­rio­dis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.