Una COB di­vi­di­da mi­de fuer­zas con el po­der po­lí­ti­co de Evo Mo­ra­les

Apun­tan que el conflicto por Ena­tex

El Deber - Séptimo Día - - Informe Político - IVÁN PAREDES TAMAYO

No es la pri­me­ra vez que Gui­do Mit­ma Cris­pín bus­ca me­dir fuer­zas con el po­der po­lí­ti­co del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS). Lo hi­zo en 2013, cuan­do la Cen­tral Obre­ra Bo­li­via­na (COB), a la ca­be­za de Juan Carlos Tru­ji­llo, lo eli­gió co­mo la ca­be­za del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), una pro­pues­ta po­lí­ti­ca que que­ría en­fren­tar­se con el apa­ra­to de Evo Mo­ra­les. La idea de po­li­ti­zar el en­te obre­ro la tu­vo Pe­dro Mon­tes —ac­tual se­na­dor del MAS— en 2011, cuan­do era lí­der de la COB. Hoy, el pa­no­ra­ma no es tan di­fe­ren­te, aun­que en me­dio se en­cuen­tra el conflicto de Ena­tex. Mit­ma, que li­de­ra la prin­ci­pal or­ga­ni­za­ción de tra­ba­ja­do­res, quie­re ca­li­brar su re­sis­ten­cia an­te la vis­ta de una COB to­tal­men­te di­vi­di­da.

La COB cam­bió su lí­nea des­de que Evo Mo­ra­les asu­mió el po­der en 2006. Fue opo­si­tor al MAS a mo­men­tos, pe­ro por lo ge­ne­ral fue un alia­do im­por­tan­te. Eso sí, siem­pre mos­tró di­vi­sión. Pe­dro Mon­tes era rea­cio a ser co­go­bierno con Mo­ra­les, lo co­no­cía, pe­ro no que­ría acer­car­se. El ac­tual se­na­dor es­tu­vo al man­do de la COB en dos ges­tio­nes con­se­cu­ti­vas ( 2006- 2009 y 2009-2013). En ese lap­so hu­bo va­rios dis­tan­cia­mien­tos, pe­ro en 2008 fue cuan­do la COB dio un pa­so iné­di­to en su glo­rio­sa his­to­ria: lue­go de que Evo Mo­ra­les fue­ra ra­ti­fi­ca­do con 67,43% de apo­yo, la COB se su­mó a la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal por el Cam­bio ( Co­nal­cam), el bra­zo po­lí­ti­co del MAS. En 2014, ya con Tru­ji­llo a la ca­be­za, la or­ga­ni­za­ción obre­ra lo­gró in­cluir can­di­da­tos en la plan­cha ofi­cia­lis­ta, uno de ellos es Mon­tes.

Con ese an­te­ce­den­te lle­ga Mit­ma al fren­te de la COB. Él co­no­ce esa re­la­ción, ya que fue eje­cu­ti­vo de la Fe­de­ra­ción Sin­di­cal de Tra­ba­ja­do­res Mi­ne­ros de Bolivia (FSTMB), or­ga­ni­za­ción que tam­bién tu­vo rup­tu­ras con el MAS. Mit­ma sa­be que es­te conflicto, que na­ce por la apro­ba­ción del de­cre­to 2765 que cie­rra la em­pre­sa pú­bli­ca Ena­tex, pue­de ser pa­sa­je­ro y lue­go vol­ver a coor­di­nar con Mo­ra­les. Lo cla­ro es que el anun­cio de ruptura de la alian­za no es­tá se­lla­da. “Fue­ron ellos ( Go­bierno) quie­nes rom­pen la alian­za cuan­do aprue­ban ese de­cre­to mal­di­to, no po­de­mos acep­tar que los tra­ba­ja­do­res se vean afec­ta­dos por de­ci­sio­nes si­mi­la­res a las del dic­ta­dor Hu­go Ban­zer”, acu­só.

Mit­ma, en 2013, ya mi­dió su ta­len­to po­lí­ti­co. En un am­plia­do na­cio­nal de la COB fue ele­gi­do co­mo ca­be­za del PT, aquel pro­yec­to po­lí­ti­co que no pu­do na­cer por­que el MAS lo­gró ca­pi­ta­li­zar las as­pi­ra­cio­nes co­bis­tas y

es pa­sa­je­ro y que la alian­za con el Go­bierno y los sec­to­res afi­nes al MAS se pue­de re­lan­zar. Gui­do Mit­ma ya mi­dió fuer­zas con Evo Mo­ra­les cuan­do co­man­dó el frus­tra­do pro­yec­to po­lí­ti­co de la COB: el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. por­que no hu­bo cohe­sión en el en­te. Aún así, Mit­ma que­ría lle­gar le­jos con ese par­ti­do, se veía co­mo un can­di­da­to obre­ro. Hoy, ese es un asun­to del pa­sa­do pa­ra Mit­ma. “No ten­go afán po­lí­ti­co”, re­ma­tó. En es­te mo­men­to, la COB se ve dis­tan­te de la po­lí­ti­ca ofi­cia­lis­ta. La or­ga­ni­za­ción es­tá en con­tra del cie­rre de la em­pre­sa pú­bli­ca tex­til Ena­tex y del des­pi­do de cer­ca de 1.000 obre­ros, de los que cer­ca a 850 ya ha­brían co­bra­do sus be­ne­fi­cios de li­qui­da­ción. Hu­bo tres con­vo­ca­to­rias a pa­ros de la­bo­res; uno de 24 ho­ras, otro de 48 y el úl­ti­mo de 72. El Eje­cu­ti­vo se­lló su po­si­ción y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.