La or­ga­ni­za­ción ve­ci­nal, al ser­vi­cio del po­der po­lí­ti­co

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Un in­tere­san­te ar­tícu­lo de Ro­ber­to Na­via, pu­bli­ca­do en EL DEBER, na­rra có­mo se pro­du­jo el me­teó­ri­co as­cen­so eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co de un di­ri­gen­te lo­cal y mues­tra cuá­les pue­den ha­ber si­do los fac­to­res que lo ge­ne­ra­ron. La his­to­ria na­rra­da es muy re­pre­sen­ta­ti­va del mundo po­lí­ti­co y pue­de ser ge­ne­ra­li­za­da pa­ra in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la re­la­ción en­tre las di­ri­gen­cias ve­ci­na­les y el po­der po­lí­ti­co lo­cal. La ase­ve­ra­ción que com­par­ti­mos es que la di­ri­gen­cia ve­ci­nal es uno de los ca­na­les más fre­cuen­tes pa­ra el sur­gi­mien­to de li­de­raz­gos po­lí­ti­cos, de­bi­do a la po­li­ti­za­ción que, sin que­rer­lo, in­tro­du­jo la ley de par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar. Me ex­pli­co: en el mo­men­to que di­cha ley da po­der a las jun­tas ve­ci­na­les y a su co­mi­té de vi­gi­lan­cia pa­ra apro­bar pre­su­pues­tos y su­per­vi­sar la ges­tión mu­ni­ci­pal, has­ta el ex­tre­mo de con­ge­lar sus fon­dos, crea au­to­má­ti­ca­men­te un nue­vo ac­tor po­lí­ti­co, es de­cir, las di­ri­gen­cias ve­ci­na­les ad­quie­ren po­der, lo cual pue­de ser vis­to co­mo po­si­ti­vo. Sin em­bar­go, lo que la prác­ti­ca ha de­mos­tra­do es que ese me­ca­nis­mo pue­de fun­cio­nar bien en los mu­ni­ci­pios pe­que­ños, en los que se da un cier­to equi­li­brio en­tre el po­der ve­ci­nal y el po­der po­lí­ti­co de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, pe­ro en ciu­da­des con go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les que ma­ne­jan cen­te­na­res de mi­llo­nes de dó­la­res al año, la des­pro­por­ción de ese po­der fren­te al po­der ve­ci­nal es tan gran­de que la ten­ta­ción de coop­tar esas di­ri­gen­cias o crear sus pro­pias dó­ci­les di­ri­gen­cias ha­cen que el po­der po­lí­ti­co que ma­ne­ja la ges­tión op­te por ese ca­mino con mu­cha fre­cuen­cia. La coop­ta­ción o ‘com­pra’, pa­ra de­cir­lo en pa­la­bras sen­ci­llas, se fa­ci­li­ta por el he­cho de que no hay me­ca­nis­mos de pro­tec­ción pa­ra los ver­da­de­ros di­ri­gen­tes: ni la Cor­te Elec­to­ral, ni la Fis­ca­lía, ni la Bri­ga­da Par­la­men­ta­ria in­ter­vie­nen pa­ra na­da. El go­bierno mu­ni­ci­pal pue­de ac­tuar com­ple­ta­men­te li­bre. Di­cho es­to, po­de­mos vol­ver a nues­tro te­ma. Mi ex­pe­rien­cia per­so­nal de más de 30 años con los ve­ci­nos, las in­ves­ti­ga­cio­nes he­chas por va­rias ins­ti­tu­cio­nes y, úl­ti­ma­men­te, los re­sul­ta­dos del tra­ba­jo de los co­mi­tés po­pu­la­res pa­ra Há­bi­tat III, en el ca­so cru­ce­ño, nos han de­mos­tra­do que los ve­ci­nos tie­nen cla­ro có­mo fun­cio­na el me­ca­nis­mo de las di­ri­gen­cias ve­ci­na­les: los bue­nos di­ri­gen­tes (que son tan- tos) que quie­ren lo me­jor pa­ra su ba­rrio y no tie­nen in­tere­ses sub­al­ter­nos en­fren­tan la di­fi­cul­tad que ge­ne­ra su in­de­pen­den­cia a los po­cos días de ele­gi­dos, al re­ci­bir las ins­truc­cio­nes del po­der mu­ni­ci­pal. Si acep­tan ‘tra­ba­jar pa­ra la ges­tión’ se po­drán con­so­li­dar co­mo di­ri­gen­tes, si no, em­pie­za la gue­rra sin cuar­tel: se los ig­no­ra, se los po­ne ‘en la he­la­de­ra’ y, en los ca­sos más se­rios, se les crea una jun­ta ve­ci­nal pa­ra­le­la, con di­ri­gen­tes ‘lea­les’; es de­cir, se los in­va­li­da co­mo ca­nal de co­mu­ni­ca­ción y no se fa­ci­li­ta ni se ac­ce­de a nin­gún pe­di­do su­yo, y es­to se lo ha­ce co­no­cer a los ve­ci­nos: “Si ten­si­dad. Es im­pre­sio­nan­te, pues am­bos, pa­la­bra y me­lo­día, tie­nen rit­mo, cohe­ren­cia, dia­lo­gan en­tre sí fun­dién­do­se en una so­la na­rra­ti­va. El ci­ne mu­do nos en­se­ñó lo bien que se lle­van las imá­ge­nes con las no­tas. Aquí ve­mos có­mo ver­sos y me­lo­días ha­cen el amor sin con­ver­tir­se en can­cio­nes, sin so­me­ter­se, sin ac­tor prin­ci­pal y ac­tor se­cun­da­rio. Am­bos cau­san la mis­ma son­ri­sa. De tan­tas his­to­rias, me de­ten­go en Chica­go. Cuen­ta Vi­llo­ro que se subió a un ta­xi con la in­ten­ción de “atra­ve­sar el caó­ti­co Dis­tri­to Fe­de­ral” -“los ta­xis son es­pa­cios na­rra­ti­vos don­de no se ne­ce­si­ta otro es­tí­mu­lo que el si­len­cio pa­ra que el con­duc­tor em­pie­ce a ha­blar”-. Tras un pre­vi­si­ble in­ter­cam­bio, al en­te­rar­se el cho­fer que el escritor no co­no­cía la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se, em­pie­za un par­la­men­to so­bre ella preo­cu­pa­do por lo desafian­te de su ta­rea: “¿ có­mo le ex­pli­ca­ré pa­ra que vie­nen con fu­la­ni­to que tra­ba­ja con no­so­tros, les da­re­mos lo que pi­den, con es­te otro, na­da”. Lo más pro­ba­ble es que el di­ri­gen­te ge­nuino y de bue­na vo­lun­tad des­pués de al­gún tiem­po se re­ti­re, de­cep­cio­na­do por no ha­ber po­di­do apor­tar a su co­mu­ni­dad, co­mo era su de­seo, pe­ro ade­más sea til­da­do por mu­chos co­mo ‘opa’. Pe­ro la su­bor­di­na­ción al po­der mu­ni­ci­pal de turno pue­de ad­qui­rir va­rias for­mas: des­de el ‘apo­yo a la ges­tión’, apro­ban­do to­do lo obra­do y sin cues­tio­nar ab­so­lu­ta­men­te na­da, lo cual me en­tien­da?”. Pa­ra ello, no se su­mer­ge en la des­crip­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas dea­que­lla ciu­dad, sino que más bien evo­ca cons­tan­te­men­te lu­ga­res del Dis­tri­to Fe­de­ral. Com­pa­ra ave­ni­das, ba­rrios, pla­zas, ti­pos de ha­bi­tan­tes. To­do pa­ra que Vi­llo­ro ten­ga una idea de lo que ig­no­ra. Lue­go de un mag­ní­fi­co re­la­to con­clu­ye: “No sé si me di a en­ten­der mi je­fe, co­mo us­ted no co­no­ce Chica­go…”. Lo no­ta­ble de la na­rra­ción del ta­xis­ta es la ca­pa­ci­dad de leer una ciu­dad des­de los pa­rá­me­tros de otra. Es la ana­lo­gía per­fec­ta e in­te­li­gen­te en la cual el con­duc­tor trae imá­ge­nes de un lu­gar des­co­no­ci­do pa­ra el pa­sa­je­ro y las mon­ta en su uni­ver­so fa­mi­liar pa­ra que com­pren­da de qué es­tá ha­blan­do. Pre­ci­sa­men­te se­ma­nas des­pués de mi lec­tu­ra via­jé a Oa­xa­ca con un gru­po de es­tu­dian­tes de la UNAM, por su­pues­to to­dos pro- Hay pues un sis­te­ma que ar­ti­cu­la el po­der mu­ni­ci­pal con los ba­rrios po­bres, del cual se ob­tie­ne di­ri­gen­tes y fuer­zas de cho­que pa­ra de­fen­der sus in­tere­ses en las ca­lles. Una si­tua­ción muy pa­re­ci­da a la que se vi­vió en la Eu­ro­pa me­die­val, en la cual los prín­ci­pes y re­yes iban a ha­cer sus gue­rras em­plean­do de sol­da­dos a los sier­vos de la gle­ba, quie­nes mo­rían con­ten­tos por Dios y el rey. En­ten­di­dos los me­ca­nis­mos, ca­be pre­gun­tar­se has­ta cuán­do es­ta ma­qui­na­ria de po­der tan bien acei­ta­da se­gui­rá fun­cio­nan­do * Ar­qui­tec­to ur­ba­nis­ta fun­da­men­te chi­lan­gos –es de­cir, oriun­dos de la Ciu­dad de Mé­xi­co-. Es­tu­vi­mos co­mo cin­co días jun­tos com­par­tien­do co­mi­da, dor­mi­da y, so­bre to­do, be­bi­da (mez­cal). El ca­so es que cuan­do nos sen­tá­ba­mos a la mesa del mer­ca­do a co­mer, o cuan­do pe­día­mos al­gu­na be­bi­da, las re­fe­ren­cias cons­tan­te­men­te pro­ve­nían del mundo cul­tu­ral ca­pi­ta­lino. Unas tor­ti­llas gran­des eran lla­ma­das “so­pes”; unas alar­ga­das, “hua­ra­ches”, eli­mi­nan­do así la es­pe­ci­fi­ci­dad de lo oa­xa­que­ño. Ahí com­pren­dí me­jor lo que Vi­llo­ro de­cía en su cuen­to: “El chi­lan­go per­fec­to es el que pue­de ir a cual­quier otra ciu­dad del mundo, pe­ro nun­ca sa­le del Dis­tri­to Fe­de­ral”. Vi­llo­ro, siem­pre ima­gi­na­ti­vo, rein­ven­tan­do la ciu­dad y las ma­ne­ras de apro­piar­se de ella * So­ció­lo­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.