So­bre mi­nas, ba­las y grin­gos

El Deber - Séptimo Día - - Firdomingomas -

De­bo con­fe­sar que lle­gué a es­te li­bro con cier­to pre­jui­cio. Las re­fe­ren­cias en torno a su con­te­ni­do me hi­cie­ron pre­su­mir que se tra­ta­ba de una te­sis re­vi­sio­nis­ta de un pe­rio­do po­co tra­ba­ja­do de nues­tra his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Pre­jui­cio ali­men­ta­do por mi pro­pia vi­sión sub­je­ti­va so­bre el pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de la ‘tra­ma’, Víc­tor Paz Es­tens­so­ro. Tam­po­co es que el tí­tu­lo, Mi­nas, ba­las y grin­gos, me­jor pa­ra una no­ve­la que pa­ra un tra­ba­jo his­tó­ri­co, me die­ra mu­cha con­fian­za. Pe­ro, al ter­mi­nar de leer sus 267 pá­gi­nas lle­gué a la con­clu­sión de que es una obra im­pres­cin­di­ble. Su au­tor, Tho­mas C. Field Jr., re­cons­tru­ye un mo­men­to com­ple­jo y pa­ra­dó­ji­co de los go­bier­nos de la Re­vo­lu­ción Na­cio­nal, el se­gun­do y ter­cer Go­bierno de Paz (1960-1964/1964) des­de un eje fun­da­men­tal, las re­la­cio­nes de Bolivia con Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra en­ten­der el tex­to, sin em­bar­go, se de­be apun­tar a tres fac­to­res. El pri­me­ro, la si­tua­ción dra­má­ti­ca de la mi­ne­ría na­cio­na­li­za­da que, tras ca­si 10 años, se en­con­tra­ba en una prác­ti­ca ban­ca­rro­ta. El se­gun­do, el triun­fo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na (1959) y su ra­di­ca­li­za­ción ha­cia el co­mu­nis­mo al ini­cio de la dé­ca­da de los 60. El ter­ce­ro, la de­pen­den­cia cró­ni­ca y pa­to­ló­gi­ca del fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía bo­li­via­na de las do­na­cio­nes, pri­me- ro, y cré­di­tos des­pués, de EEUU (Go­bierno Ei­sen­ho­wer), co­mo pro­duc­to del des­ca­la­bro eco­nó­mi­co tras las me­di­das re­vo­lu­cio­na­rias. Si al­gu­na de­bi­li­dad tie­ne el li­bro es que es­te es­ce­na­rio se di­lu­ye de­ma­sia­do co­mo pa­ra ex­pli­car la ló­gi­ca en la que se desa­rro­lló el dra­ma. Field de­mues­tra pal­ma­ria­men­te con un abru­ma­dor ba­ga­je do­cu­men­tal de pri­me­ra mano ( Bi­blio­te­ca Ken­nedy, co­rres­pon­den­cia em­ba­ja­da-De­par­ta­men­to de Es­ta­do, his­to­ria oral de los pro­ta­go­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses y va­lio­sí­si­ma do­cu­men­ta­ción de ar­chi­vos bo­li­via­nos) có­mo el Go­bierno de Paz fue gi­ran­do ineluc­ta­ble­men­te a po­si­cio­nes que el au­tor des­cri­be co­mo de “desa­rro­llis­mo au­to­ri­ta­rio”. El lla­ma­do ‘Plan trian­gu­lar’, cu­yo teó­ri­co ob­je­ti­vo era re­flo­tar la que­bra­da Co­mi­bol, fue de al­gún mo­do un ca­ba­llo de Tro­ya, el co­ra­zón ideo­ló­gi­co de sus ob­je­ti­vos era el des­man­te­la­mien­to, vía des­pi­dos más o me­nos ma­si­vos, de la di­ri­gen­cia y las ideas co­mu­nis­tas del PCB y lue­go del PCML. La his­to­ria de Iri­neo Pi­men­tel, Fe­de­ri­co Es­có­bar y las amas de ca­sa mi­ne­ras (15 años an­tes de la huel­ga de 1977) es es­tre­me­ce­do­ra. En es­te pun­to que­da cla­ro que el pro­yec­to cen­tral de Es­ta­dos Uni­dos fue la con­ten­ción del co­mu­nis­mo so­bre la pre­mi­sa de que el país más dé­bil y per­mea- ble a sus ideas era Bolivia. Es de so­bra co­no­ci­do que la ad­mi­nis­tra­ción Ken­nedy creó la Alian­za pa­ra el Pro­gre­so y los Cuer­pos de Paz con ese ob­je­ti­vo, pe­ro lo que Field de­ja cla­ro es que Ken­nedy prio­ri­zó la es­tra­te­gia en una com­bi­na­ción in­di­so­lu­ble en­tre desa­rro­llis­mo y au­to­ri­ta­ris­mo. El mo­de­lo fun­cio­nó en Bolivia con una com­bi­na­ción de apo­yo eco­nó­mi­co (orien­ta­do a un in­te­rés po­lí­ti­co) y re­pre­sión cre­cien­te que lle­vó a Paz a un ca­lle­jón sin sa­li­da, la ruptura inevi­ta­ble con las ba­ses del pro­ce­so que lo ha­bía lle­va­do al po- men­tan de pe­ces de ríos con­ta­mi­na­dos. Las epi­só­di­cas ac­cio­nes es­ta­ta­les han fra­ca­sa­do. Más allá de la de­fo­res­ta­ción o el mer­cu­rio, con la ex­plo­ta­ción ile­gal del oro se te­jen re­des de tra­ta de per­so­nas y de pros­ti­tu­ción in­fan­til de las que po­co se ha­bla y en las que la inope­ran­cia del Es­ta­do es cla­mo­ro­sa. En Ma­dre de Dios es­tá el prin­ci­pal es­la­bón en el Pe­rú en la tra­ta y pros­ti­tu­ción de ni­ñas y jó­ve­nes. Lle­gan de las se­rra­nías de Cus­co y Puno atraí­das por el se­ñue­lo de aten­der co­mo me­se­ras en res­tau­ran­tes; en reali­dad se tra­ta de lo que la gen­te co­no­ce co­mo pros­ti­ba­res. Cen­te­na­res de pros­tí­bu­los clan­des­ti­nos bor­dean las zo­nas ale­da­ñas a la ca­rre­te­ra in­ter­oceá­ni­ca que une Bra­sil con el Pe­rú. Es­tu­dio­sos que tra­ba­jan en la zona es­ti­man que po­drían lle­gar a 4.000 las mu­je­res me­no­res de 21 años en es­ta si­tua­ción, las que a der en 1952. La de­pen­den­cia ex­tre­ma de los tra­zos es­ta­dou­ni­den­ses (la fi­gu­ra del em­ba­ja­dor Ben Step­hansky, un aca­dé­mi­co de­ve­ni­do en es­tra­te­ga del MNR, se­ría in­ve­ro­sí­mil de no ser ver­da­de­ra) con­du­je­ron al pre­si­den­te al abis­mo. Pro­gre­si­va­men­te la ló­gi­ca re­pre­si­va, a la que no era ajeno, gi­ró de gol­pear a la ‘de­re­cha’ a gol­pear a los tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros que se opo­nían a un plan de ‘res­ca­te’ que te­nía más pre­su­pues­to pa­ra des­pi­dos que pa­ra reha­bi­li­ta­ción ad­mi­nis­tra­ti­va, re­no­va­ción de equi­pos ve­ces apa­re­cen ase­si­na­das y mu­ti­la­das y otras ve­ces sim­ple y lla­na­men­te des­apa­re­cen pa­ra siem­pre si amenazan con sa­lir­se del re­dil. Na­da de es­to es un se­cre­to. Se han pu­bli­ca­do re­por­ta­jes y, de cuan­do en cuan­do, los fis­ca­les or­ga­ni­zan ope­ra­ti­vos en la zona con­tan­do con una fuer­za po­li­cial usual­men­te po­co en­tu­sias­ta. El di­ne­ro co­rrup­tor y has­ta el in­te­rés per­so­nal de al­gu­nos, que se­rían has­ta so­cios de pros­ti­ba­res, ha­cen que mu­chas ve­ces los agen­tes arras­tren los pies. La ex­plo­ta­ción se­xual de la in­fan­cia dis­ta de ser un dra­ma lo­cal. Se­gún una en­cues­ta de CHS Al­ter­na­ti­vo, más de 500.000 adul­tos ha­brían su­fri­do al­gún ti­po de ex­plo­ta­ción se­xual en el Pe­rú en al­gún mo­men­to de su in­fan­cia. Fal­tan cen­tros pa­ra aten­der a víc­ti­mas de tra­ta, em­pren­der in­ves­ti­ga­cio­nes proac­ti­vas so­bre es­ta cues­tión, pre­sen­cia po­li­cial pre­ven­ti­va y ope­ra­cio­nes Lo más sub­yu­gan­te del li­bro es una prue­ba que des­mien­te nues­tra idea so­bre el pe­rio­do (la mía en par­ti­cu­lar), que la muer­te de Ken­nedy pro­vo­có un giro de la po­lí­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se pa­ra con Bolivia y que el gol­pe de Ba­rrien­tos fue pro­pi­cia­do por la ad­mi­nis­tra­ción John­son. De igual mo­do, se atri­bu­ye equi­vo­ca­da­men­te el víncu­lo CIA-Ba­rrien­tos con el agre­ga­do mi­li­tar de la em­ba­ja­da de EEUU, Ed­ward Fox. Field de­mues­tra que Ken­nedy con­si­de­ró que ese mo­de­lo de desa­rro­llis­mo au­to­ri­ta­rio te­nía en Paz un mo­de­lo re­gio­nal y que la com­bi­na­ción de am­bos era im­pres­cin­di­ble. Es no­ta­ble la evi­den­cia de que dos días an­tes de su ase­si­na­to, co­mu­ni­có al nue­vo em­ba­ja­dor en La Paz Dou­glas Hen­der­son su de­ci­sión de vi­si­tar Bolivia pa­ra ra­ti­fi­car su es­pal­da­ra­zo al pre­si­den­te bo­li­viano. Hen­der­son, re­pre­sen­tan­te de John­son, res­pal­dó al Go­bierno. Es­ta­dos Uni­dos cam­bió de pos­tu­ra so­lo cuan­do asu­mió que Paz ha­bía per­di­do to­do sus­ten­to ha­cien­do im­po­si­ble su per­ma­nen­cia en el Go­bierno. Ba­rrien­tos lle­gó co­mo úni­ca op­ción. El je­fe mi­li­tar, ge­nui­na­men­te proes­ta­dou­ni­den­se, era una in­cóg­ni­ta, pe­ro de­mos­tró ha­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y una de­ci­sión du­ra de fre­nar el co­mu­nis­mo ‘en­quis­ta­do’ en las mi­nas (ma­sa­cre de San Juan) y, por su­pues­to, en­fren­tan­do (con éxi­to) a la gue­rri­lla del Che. Field ha es­cri­to un li­bro fas­ci­nan­te, no­ve­do­so, im­pe­ca­ble­men­te do­cu­men­ta­do y con ten­sio­nes na­rra­ti­vas no­ta­bles * Ex­pre­si­den­te de Bolivia más sis­te­má­ti­cas y ru­ti­na­rias. En re­su­men: fal­ta Es­ta­do y de­ci­sión po­lí­ti­ca. Lo peor es que se va co­mo los can­gre­jos. Los ya es­ca­sos re­cur­sos pre­su­pues­ta­les con­tra la tra­ta ba­jan de 2,65 mi­llo­nes de dó­la­res en 2015 a un exi­guo mi­llón es­te año, lo que re­pre­sen­ta ape­nas el 0,0023% del pre­su­pues­to na­cio­nal. Hay en es­to res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y mo­ra­les de un Go­bierno que ya ter­mi­na, que se vis­tió con el dis­cur­so de la in­clu­sión, pe­ro que ex­hi­be en Ma­dre de Dios su cla­mo­ro­sa in­com­pe­ten­cia. Con­fie­mos en que Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki —que asu­mi­rá la Pre­si­den­cia del Pe­rú— y su equi­po ejer­ce­rán con vi­gor su fun­ción y que en es­ta zona del mundo la pre­sen­cia del Es­ta­do de­je de ser una fic­ción * Ex­can­ci­ller de Pe­rú. Pu­bli­ca­do en El País

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.