NI LAS OLIM­PIA­DAS LO­GRA­RÁN BA­JAR EL DES­EM­PLEO EN BRA­SIL

El Go­bierno de Bra­sil con­fía en la ge­ne­ra­ción de em­pleo con las Olim­pia­das. Las ci­fras se­ña­lan que la ta­sa de de­socu­pa­ción subió al 11% y que la si­tua­ción se va a man­te­ner des­pués del even­to de­por­ti­vo que co­mien­za el 5 de agos­to en Río de Ja­nei­ro

El Deber - Séptimo Día - - Portada - JOE LEAHY

E n Bra­sil, es di­fí­cil en­con­trar al­guien en el mer­ca­do la­bo­ral que no ha­ya si­do afec­ta­do por la re­ce­sión. Pue­do ver el im­pac­to que ha te­ni­do en el círcu­lo pro­fe­sio­nal de mi es­po­sa. Anny es ar­qui­tec­ta, lo cual sig­ni­fi­ca que su in­dus­tria es por lo ge­ne­ral la pri­me­ra en dis­fru­tar del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, y la pri­me­ra en ser gol­pea­da por una des­ace­le­ra­ción ya que las em­pre­sas de­jan de cons­truir.

De sus co­le­gas más cer­ca­nos, al me­nos la mi­tad es­tán sin tra­ba­jo, mien­tras que los otros es­tán lu­chan­do por con­se­guir cual­quier em­pleo. Su an­ti­guo je­fe ha des­pe­di­do a la ma­yo­ría de los em­plea­dos de la ofi­ci­na y aho­ra es­tá ha­cien­do los tra­ba­jos que so­lía asig­nar­le a Anny. Hoy en día, ella di­bu­ja la ma­yo­ría de los pla­nos pa­ra los clien­tes.

Pe­se a la exa­ge­ra­ción del Go­bierno so­bre el su­pues­to im­pul­so eco­nó­mi­co crea­do por los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016 de agos­to, es­ta re­ce­sión es la peor en más de 100 años. La ta­sa de des­em­pleo de Bra­sil ha al­can­za­do ci­fras de dos dí­gi­tos lle­gan­do a un 11% de al­re­de­dor del 6% en 2014.

Los bra­si­le­ños co­mu­nes no son los úni­cos que es­tán des­em­plea­dos. Co­mo una se­ñal de la pro­fun­di­dad de las cri­sis po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del país, la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff se ha que­da­do fue­ra del pro­ce­so po­lí­ti­co mien­tras se hos­pe­da en la re­si­den­cia pre­si­den­cial. Es­tá sus­pen­di­da en es­pe­ra de un pro­ce­so de des­ti­tu­ción por pre­sun­ta­men­te ha­ber ma­ni­pu­la­do el pre­su­pues­to del Go­bierno.

Me­nos tra­ba­jo por más sa­la­rio

Al me­nos ella pue­de as­pi­rar a su pen­sión. En cam­bio pa­ra mu­chos jó­ve­nes bra­si­le­ños, los tiem­pos di­fí­ci­les han lle­ga­do co­mo un shock. Du­ran­te gran par­te de la dé­ca­da an­te­rior a 2014, se ha­bían acos­tum­bra­do a un flui­do mer­ca­do de tra­ba­jo, en el que po­dían cam­biar de tra­ba­jo con fre­cuen­cia y ca­da vez por un sa­la­rio más al­to. Tan es­ca­so era el ta­len­to en los años de au­ge que los em­pre­sa­rios se veían obli­ga­dos a pa­gar más de los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les a sus em­plea­dos, in­clu­so a los de ca­pa­ci­dad mo­de­ra­da.

Era co­mún es­cu­char his­to­rias so­bre ban­que­ros de in­ver­sión que per­ci­bían sa­la­rios más al­tos que sus ho­mó­lo­gos en Nue­va York; o so­bre in­ge­nie­ros más cos­to­sos que los de Eu­ro­pa. El mer­ca­do la­bo­ral de Bra­sil lle­gó a ser tan atrac­ti­vo que los pro­fe­sio­na­les de Por­tu­gal y Es­pa­ña co­men­za­ron a bus­car tra­ba­jo en el país pa­ra huir de la cri­sis en Eu­ro­pa.

El mer­ca­do fun­cio­na­ba en ba­se a le­yes la­bo­ra­les ar­cai­cas pa­ra ga­ran­ti­zar que los sa­la­rios bra­si­le­ños se dis­pa­ra­ran mien­tras que la pro­duc­ti­vi­dad dis­mi­nuía. La le­gis­la­ción la­bo­ral bra­si­le­ña -que tie­ne más de 900 ar­tícu­loses tan com­pli­ca­da que des­alien­ta a las em­pre­sas a con­tra­tar. Los em­plea­do­res es­tán obli­ga­dos a pa­gar ca­si el do­ble del suel­do bá­si­co de un empleado en im­pues­tos sa­la­ria­les adi­cio­na­les y pa­gos de se­gu­ri­dad so­cial, y son res­pon­sa­bles de gran­des pa­gos an­te tri­bu­na­les la­bo­ra­les cuan­do un ex empleado de­ci­de de­man­dar por cual­quier ra­zón.

Pi­den le­yes más du­ras

Aho­ra, los em­plea­do­res gol­pea­dos por los años de ex­pan­sión se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra uti­li­zar es­tos tiem­pos di­fí­ci­les pa­ra los tra­ba­ja­do­res en su be­ne­fi­cio.

Pue­de ha­ber si­do so­lo un error, co­mo más tar­de reivin­di­có, pe­ro una de­cla­ra­ción del lí­der de la aso­cia­ción de la in­dus­tria prin­ci­pal de Bra­sil fue de­ter­mi­nan­te. Rob­son An­dra­de, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción de la In­dus­tria Na­cio­nal (CNI) la­men­tó las le­yes la­bo­ra­les bra­si­le­ñas e hi­zo un lla­ma­do por re­for­mas pro­fun­das an­te el pre­si­den­te in­te­ri­no, Mi­chel Te­mer.

In­clu­so Fran­cia, plan­teó, ha­bía cam­bia­do re­cien­te­men­te la ley pa­ra per­mi­tir a los em­plea­dos tra­ba­jar du­ran­te 80 ho­ras a la se­ma­na, en aras de la com­pe­ti­ti­vi­dad. Te­nien­do en cuen­ta que es­to sig­ni­fi­ca­ría tra­ba­jar jor­na­das de 16 ho­ras al día en una se­ma­na de cin­co días, más tar­de se dio cuen­ta de su error y se co­rri­gió a sí mis­mo. Fran­cia en reali­dad per­mi­te a los em­plea­dos tra­ba­jar 60 ho­ras a la se­ma­na (pe­ro so­lo con una or­den judicial).

Pe­ro las re­for­mas a la le­gis­la­ción la­bo­ral, in­clu­so si ha­cen que el mer­ca­do sea más fle­xi­ble y fo­men­tan la con­tra­ta­ción, se­rán len­tas en lle­gar.

El bre­ve efec­to olím­pi­co

Mien­tras, el Go­bierno po­ne sus es­pe­ran­zas en el ‘efec­to olím­pi­co.’ Un es­tu­dio rea­li­za­do por EY pa­tro­ci­na­dor ofi­cial de los jue­gos-ti­tu­la­do El va­lor de los jue­gos: los im­pac­tos so­cio-eco­nó­mi­cos de los Jue­gos Olím­pi­cos y Pa­ra­lím­pi­cos de Río 2016 en­con­tró que los eventos crea­rían 1,79 mi­llo­nes pues­tos de tra­ba­jo per­ma­nen­tes y tem­po­ra­les.

De ser cier­to, se­ría su­fi­cien­te pa­ra lle­nar una gran par­te del agu­je­ro crea­do por el re­cien­te au­men­to del des­em­pleo. Pe­ro, por su­pues­to, la ma­yo­ría de es­tos em­pleos se­rán tem­po­ra­les o es­ta­rán re­la­cio­na­dos con la cons­truc­ción o los ser­vi­cios que des­apa­re­ce­rán cuan­do los jue­gos ha­yan aca­ba­do.

Otra con­si­de­ra­ción del efec­to olím­pi­co es que el des­em­pleo pue­de acre­cen­tar­se una vez que ter­mi­nen los jue­gos, cuan­do es­te enor­me con­tin­gen­te de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les se en­fren­te de nue­vo al mer­ca­do la­bo­ral. Pa­se lo que pa­se des­pués de los Jue­gos Olím­pi­cos, pa­ra los bra­si­le­ños no hay es­ca­pa­to­ria. Los días en que los em­plea­dos do­mi­na­ban las re­la­cio­nes la­bo­ra­les es­tán en el pa­sa­do

SIN ES­CA­PA­TO­RIA A LA CRI­SIS SU­MAN LOS BRA­SI­LE­ÑOS QUE NO TIE­NEN EM­PLEO

Los em­plea­do­res pi­den que las le­yes la­bo­ra­les se fle­xi­bi­li­cen pa­ra ge­ne­rar em­pleo IN­TER­NET

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.