De­rro­ta de Po­de­mos

El Deber - Séptimo Día - - Firmas - JAI­ME DU­RÁN BAR­BA * Pu­bli­ca­do en Per­fil.com

En Es­pa­ña, Po­de­mos ex­pre­sa a los ‘in­dig­na­dos’, uno de los mo­vi­mien­tos re­bel­des que apa­re­cie­ron ha­ce po­cos años, re­fle­jan­do el des­en­cuen­tro de los vo­tan­tes con los an­ti­guos li­de­raz­gos po­lí­ti­cos. En ma­yo de 2012 apa­re­ció en Mé­xi­co el mo­vi­mien­to 132. En­ri­que Pe­ña Nie­to se en­fren­tó con es­tu­dian­tes de la Ibe­roa­me­ri­ca­na, una uni­ver­si­dad de cla­se me­dia al­ta. Sus vo­ce­ros los lla­ma­ron ‘in­fil­tra­dos’, acu­sán­do­los de ser ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cos de Ló­pez Obra­dor. Es­to pro­du­jo una reac­ción en las re­des so­cia­les: 131 es­tu­dian­tes apa­re­cie­ron en un vi­deo, afir­man­do que ha­bían par­ti­ci­pa­do de la pro­tes­ta mien­tras ex­hi­bían su car­net uni­ver­si­ta­rio. Hu­bo mi­les de jó­ve­nes que los apo­ya­ron de­cla­ran­do “yo soy 132” en vi­deos. Sur­gió así un mo­vi­mien­to que ex­pre­sa­ba el can­san­cio de los me­xi­ca­nos fren­te a la vie­ja po­lí­ti­ca. Cuan­do los mi­li­tan­tes de la iz­quier­da tra­di­cio­nal co­pa­ron el gru­po, los mi­li­tan­tes más es­pon­tá­neos se ale­ja­ron y el mo­vi­mien­to des­apa­re­ció. En reali­dad, no eran mi­li­tan­tes de iz­quier­da, que­rían al­go nue­vo.

Al­go se­me­jan­te ocu­rrió con Ma­ri­na Sil­va en Bra­sil. En 2010 en­ca­be­zó una cam­pa­ña in­no­va­do­ra en el fon­do y en la for­ma que la ca­ta­pul­tó a los pri­me­ros lu­ga­res de la po­lí­ti­ca del país. Cuan­do sa­lió ter­ce­ra con el 20% de los vo­tos to­dos re­co­no­cie­ron que ha­bía rea­li­za­do una proeza. En 2014 se ad­hi­rió al Par­ti­do So­cia­lis­ta y asu­mió un dis­cur­so ‘ideo­ló­gi­co’. Des­pués de un pri­mer mo­men­to en el que con­ser­vó el em­pu­je de 2010, los elec­to­res sin­tie­ron que la Ma­ri­na fres­ca, no­ve­do­sa, idea­lis­ta, ha­bía ce­di­do el pa­so a una can­di­da­ta tra­di­cio­nal.

Al­guien pue­de ser an­ti­cua­do o mo­derno se­gún la me­to­do­lo­gía que usa: se ha­ce po­lí­ti­ca des­de una vi­sión eli­tis­ta o se la ha­ce des­de los ojos de la gen­te. En el pri­mer ca­so, la cam­pa­ña se ma­ne­ja por lo que di­cen lí­de­res for­ma­dos cuan­do los vo­tan­tes eran obe­dien­tes. Se usa la vie­ja ma­te­má­ti­ca po­lí­ti­ca, su­po­nien­do que una alian­za ten­drá la su­ma de vo­tos de los lí­de­res o los mem­bre­tes par­ti­dis­tas que la in­te­gran. Pe­ro lo cier­to es que, en la po­lí­ti­ca ac­tual, mu­chas su­mas res­tan. La gen­te sien­te que es pro­pie­dad de na­die, es más li­bre y exi­ge que le es­cu­chen. Po­de- mos se equi­vo­có cuan­do cre­yó que era fá­cil su­mar me­cá­ni­ca­men­te sus vo­tos con los de la Iz­quier­da Uni­da, por­que no ana­li­zó lo que ha­cía des­de los ojos de sus ba­ses ac­tua­les y po­ten­cia­les. De­ci­dió ha­cer una alian­za con un par­ti­do tra­di­cio­nal sin eva­luar que su po­ten­cial es­tá en la gen­te que re­cha­za al sis­te­ma po­lí­ti­co. La Iz­quier­da Uni­da es lo que que­da de la vie­ja iz­quier­da mar­xis­ta, un par­ti­do con apa­ra­to y po­cos vo­tos, que no ex­pre­sa las in­sa­tis­fac­cio­nes y los sue­ños de la pos­mo­der­ni­dad. Los in­dig­na­dos de 2011 no ha­brían sur­gi­do si los jó­ve­nes se hu­bie­sen sen­ti­do re­pre­sen­ta­dos por el Par­ti­do Co­mu­nis­ta.

El triun­fo del Bre­xit, la even­tual elec­ción de un neo­na­zi en Aus­tria y de Trump en Es­ta­dos Uni­dos, obli­gan a re­pen­sar la po­lí­ti­ca con una men­te abier­ta, por en­ci­ma de dog­mas y pre­jui­cios. Es ho­ra de su­pe­rar el me­sia­nis­mo y usar he­rra­mien­tas mo­der­nas de aná­li­sis y de co­mu­ni­ca­ción pa­ra vol­ver efi­cien­te la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca. Mien­tras el PP se ase­so­ró con con­sul­to­res po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, Po­de­mos se apo­yó en mi­li­tan­tes de gru­pos au­to­ri­ta­rios la­ti­noa­me­ri­ca­nos ar­cai­cos que se di­suel­ven en me­dio de la inep­ti­tud y la co­rrup­ción. Las uto­pías de los in­dig­na­dos es­pa­ño­les te­nían me­jo­res ho­ri­zon­tes. Es po­co pro­ba­ble que ha­yan as­pi­ra­do a un go­bierno co­mo el de la clep­to­cra­cia mi­li­tar de un país del Ca­ri­be, que en­car­ce­la di­si­den­tes, ma­ta es­tu­dian­tes y don­de la gen­te ha­ce fi­las in­ter­mi­na­bles pa­ra con­se­guir un pu­ña­do de arroz. Tam­po­co es pro­ba­ble que ha­yan so­ña­do que sus lí­de­res asal­ta­ran el era­rio pú­bli­co y cons­tru­ye­ran re­fu­gios en los mo­nas­te­rios pa­ra es­con­der el bo­tín. Na­die acam­pó en la Puer­ta del Sol con as­pi­ra­cio­nes tan pri­mi­ti­vas

* Con­sul­tor po­lí­ti­co, exa­se­sor de cam­pa­ña de Mau­ri­cio Ma­cri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.