‘FRAN­KENS­TEIN’ ES CAN­DI­DA­TO A LA PRE­SI­DEN­CIA

El pres­ti­gio­so pe­rio­dis­ta ar­gen­tino y uno de los más im­por­tan­tes dia­rios del Reino Uni­do, ana­li­zan al can­di­da­to re­pu­bli­cano Do­nald Trump. Su dis­cur­so ra­di­cal y las po­si­bi­li­da­des que tie­ne de triun­far en el ca­mino a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos

El Deber - Séptimo Día - - Portada - DIE­GO FON­SE­CA

Unas pa­la­bras de pre­cau­ción an­tes de que el te­rror nos ga­ne: ten­gan muy pre­sen­te a Do­nald Trump, pe­ro más a su crea­dor. Trump es el se­cun­da­rio que se ro­bó el show, el ora­te de ideas des­pre­cia­bles que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de­jó cre­cer su­po­nien­do que man­ten­dría con­tro­la­dos a los vo­tan­tes des­con­ten­tos. Pe­ro los Fran­kens­tein no sue­len re­sul­tar chi­cos lin­dos. Trump, un ex­pe­ri­men­to fa­lli­do pa­ra sus mis­mos crea­do­res, arras­tró el de­ba­te po­lí­ti­co de las pri­ma­rias pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos a una cloa­ca de os­cu­ran­tis­mo, bru­ta­li­dad y des­pre­cio per­fec­ta pa­ra la vo­ra­ci­dad ma­nía­ca de la TV y de Twit­ter. Aho­ra va, co­mo otros, por to­do.

La bes­tia ha pues­to al Par­ti­do Re­pu­bli­cano en una dis­qui­si­ción ar­dien­te en la que él tie­ne mu­cho por ga­nar y el Grand Old Party (GOP, co­mo se lla­ma a los re­pu­bli­ca­nos en EEUU) de­ma­sia­do por per­der. Aho­ra que es el úni­co can­di­da­to a que­dar­se con la no­mi­na­ción re­pu­bli­ca­na, el GOP tie­ne que de­ci­dir la de­rro­ta que de­fi­na su fu­tu­ro: va con Trump y se pro­vin­cia­li­za co­mo un par­ti­do de hom­bres blan­cos enoja­dos sin vo­lun­tad de en­ten­der el mun­do a tra­vés de la ra­zón o, tras la con­ven­ción, se par­te pa­ra dar na­ci­mien­to a una fuer­za os­cu­ra a la de­re­cha de to­do mien­tras lo que que­da del vie­jo par­ti­do de Abraham Lin­coln acep­ta re­du­cir­se a re­pre­sen­tar a po­co más del 20% de es­ta­dou­ni­den­ses con­fun­di­dos que to­da­vía no sa­ben qué ca­mión los arro­lló. El GOP de­be de­ci­dir qué de­rro­ta le au­gu­ra peor fu­tu­ro.

La es­tra­te­gia del can­di­da­to Trump es es­ca­par ha­cia ade­lan­te has­ta que asu­ma el pre­si­den­te Trump. Do­nald J. Trump, Ego­tist-in-Chief, cons­trui­rá un puen­te con su nom­bre y le im­pri­mi­rá su es­ti­lo al Par­ti­do Re­pu­bli­cano has­ta que los mis­mos re­pu­bli­ca­nos se sa­cu­dan la mu­gre ideo­ló­gi­ca. Hay quien di­ce que Mi­ke Pen­ce es­tá allí pa­ra eso, pa­ra man­te­ner a Mr. Pre­si­dent en la lí­nea de lo po­lí­ti­ca­men­te to­le­ra­ble pa­ra el GOP, que es lar­ga­men­te me­nos to­le­ra­ble pa­ra una bue­na por­ción del mun­do ci­vi­li­za­do. Pen­ce es el úl­ti­mo in­ten­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano por no aca­bar en la mis­ma po­lí­ti­ca. Por­que, sí, Trump es ho­rri­ble, pe­ro el mons­truo de Mary She­lley tam­bién fue el hi­jo de al­guien y ese es el GOP, el pa­dre de la bes­tia, prin­ci­pal res­pon­sa­ble de su pro­pio re­tro­ce­so po­lí­ti­co al Me­dioe­vo.

Des­de Ri­chard Ni­xon, el GOP es­tá en un pro­ce­so de de­ca­den­cia in­te­lec­tual. Su ma­yor mo­men­to de glo­ria de los úl­ti­mos 40 años per­te­ne­ció a Ro­nald Rea­gan, un ga­lán que sa­bía ac­tuar su ig­no­ran­cia. Si al­go ali­men­ta la per­cep­ción es­tram­bó­ti­ca que el GOP tie­ne del mun­do eso es un des­pre­cio pro­fun­do por la ra­zón y un cle­ri­ca­lis­mo in­com­bus­ti­ble. La fe es di­fí­cil de eli­mi­nar de la ecua­ción pues Es­ta­dos Uni­dos es una na­ción de ins­ti­tu­cio­nes se­cu­la­res pe­ro de prác­ti­cas po­lí­ti­cas to­da­vía do­mi­na­das por cier­ta mo­ral pu­ri­ta­na. Los pre­si­den­tes asu­men en­co­men­da­dos a Dios, la Re­ser­va Fe­de­ral emi­te bi­lle­tes co­ro­na­dos por la fra­se In God We Trust y los le­gis­la­do­res, en vez de con­tro­lar la ven­ta de ar­mas, en­vían re­zos a las fa­mi­lias de ni­ños ase­si­na­dos con me­tra­lle­tas.

El pro­ble­ma es que, sin la fe de por me­dio, la po­ca ra­zón que que­da en el GOP es frau­du­len­ta. Du­ran­te más de 20 años, cuen­ta Ja­ne Ma­yer en Dark Mo­ney, un gru­po de bi­llo­na­rios ha fi­nan­cia­do can­di­da­tos, uni­ver­si­da­des y cen­tros de es­tu­dios pa­ra mi­nar el de­ba­te li­be­ral e ins­ta­lar una agen­da neo­con­ser­va­do­ra que re­duz­ca los im­pues­tos a los ri­cos y achi­que el po­der del Go­bierno pa­ra con­tro­lar a las em­pre­sas. Esos mis­mos mi­llo­na­rios -los más vi­si­bles, los her­ma­nos Char­les y Da­vid Koch- fi­nan­cian los Su­per PAC de los can­di­da­tos re­pu­bli­ca­nos que com­par­ten su agen­da, y ellos son ca­si to­dos des­de 1980.

No hay otro ma­ris­cal de la de­rro­ta de la ra­zón re­pu­bli­ca­na que el par­ti­do que di­ce re­pre­sen­tar­la. Las pri­ma­rias con­ser­va­do­ras han si­do un ‘talk show’ ver­gon­zo­so en­tre imi­ta­do­res de Ram­bo y

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano tie­ne de­ma­sia­do que per­der con su can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de EEUU O se pro­vin­cia­li­za co­mo un par­ti­do de hom­bres enoja­dos o se par­te pa­ra dar na­ci­mien­to a una fuer­za os­cu­ra de la de­re­cha

John Way­ne, ca­da de­ba­te un ca­pí­tu­lo de te­le­no­ve­la con re­ve­la­cio­nes es­ca­bro­sas y pe­leas que ex­hi­ben las mis­mas de la con­di­ción hu­ma­na. El GOP ha de­ja­do de criar es­ta­dis­tas pa­ra ama­man­tar cow­boys, la epí­to­me del in­di­vi­duo in­ca­paz de ajus­tar­se al mun­do. Aho­ra les que­dó co­mo can­di­da­to uno que es un bus­ca­dor de oro con el que de­co­rar su nom­bre y los si­llo­nes de la ca­sa. No hay po­lí­ti­co re­pu­bli­cano que no se de­fi­na co­mo hom­bre de ac­ción, co­mo si no ser­lo y pen­sar de­ma­sia­do fue­ra asun­to pe­li­gro­so. La idea de que la vo­lun­tad y la fe son su­pe­rio­res a cual­quier ela­bo­ra­do plan in­te­lec­tual los lle­va a con­ce­bir la reali­dad co­mo un ad­ver­sa­rio que pue­de ser mo­di­fi­ca­do a ba­se de de­ter­mi­na­ción.

Los je­fes del par­ti­do es­tán preo­cu­pa­dos por­que la re­tó­ri­ca de Trump arrin­co­na su arras­tre elec­to­ral, pe­ro ellos le die­ron la lla­ve de la ca­sa. El GOP pu­so en ries­go su su­per­vi­ven­cia al atar­se a un mer­ca­do elec­to­ral tan cor­to co­mo los hom­bres blan­cos de es­ca­sa for­ma­ción, una por­ción de la po­bla­ción más vie­ja y po­bre y los su­per­mi­llo­na­rios que les so­plan ideas in­tere­sa­das. Trump fue el tra­je a me­di­da pa­ra ese pú­bli­co. Aho­ra el dis­cur­so del sec­ta­ris­mo re­co­rre li­bre Es­ta­dos Uni­dos. El GOP ac­túa co­mo un cru­za­do que de­be sal­var a la na­ción de abe­rra­cio­nes co­mo el re­cla­mo de las mu­je­res a de­ci­dir so­bre su cuer­po o la so­li­da­ri­dad hu­ma­na­men­te ne­ce­sa­ria con mi­gran­tes que escapan de la mi­se­ria. Es­te Par­ti­do Re­pu­bli­cano, co­mo es­tá, es un pe­li­gro pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, pa­ra la de­mo­cra­cia y el equi­li­brio in­ter­na­cio­nal, por­que, co­mo un des­qui­cia­do ato­ra­do de an­fe­ta­mi­nas, es an­tes un pe­li­gro pa­ra sí mis­mo.

Dé­jen­me ser cla­ro: no hay otros prin­ci­pios que unan el apo­yo a los can­di­da­tos del GOP que una mez­cla de har­taz­go, bru­ta ig­no­ran­cia o de­ci­di­da ne­ga­ción de la reali­dad. No hay una so­la me­di­da del Go­bierno de Ba­rack Oba­ma -ni una- que no me­rez­ca la re­pro­ba­ción de es­tas men­tes bri­llan­tes. Con­fun­di­dos aho­ra, se­gui­rán con­fun­di­dos lue­go, pues tam­po­co hay una so­la fi­gu­ra que ga­ran­ti­ce una sa­li­da ra­zo­na­ble al ato­lla­de­ro ideo­ló­gi­co del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Y eso es así, en po­cas pa­la­bras, por­que la ra­zón ha si­do su­pe­ra­da por el fe­ti­chis­mo.

¿Có­mo se des­mo­vi­li­za aho­ra a cien­tos de mi­les de in­di­vi­duos ca­pa­ces de ac­tuar co­mo una ma­sa de pe­li­gro­sa ani­mo­si­dad que quie­re ir a la elec­ción con sus di­ri­gen­tes a la ca­be­za o con la ca­be­za de esos di­ri­gen­tes? ¿Có­mo se dis­cu­te el em­po­de­ra­mien­to de quien cla­ma a vi­va voz por un hom­bre fuer­te? ¿Có­mo a quien no acep­ta una na­ción mul­ti­co­lor? ¿A quien es­tá can­sa­do, con ra­zón, de un sis­te­ma de par­ti­dos fa­lli­do?

Es an­gus­tian­te, pe­ro en el mo­men­to en que no­mi­ne al ga­na­dor de sus pri­ma­rias, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­brá com­ple­ta­do la com­pra de su mem­bre­sía al club de las so­cie­da­des ba­na­ne­ras. El Fran­kens­tein de ca­be­llo de mu­ñe­co que­da­rá a un pa­so de con­tro­lar la ma­le­ta con có­di­gos nu­clea­res. Pa­re­ce tar­de pa­ra es­ta elec­ción, pe­ro, en al­gún mo­men­to y por su pro­pia su­per­vi­ven­cia, el GOP de­be re­cu­pe­rar la ra­zón, ce­rrar el la­bo­ra­to­rio de mu­tan­tes que lan­zó a Trump al cen­tro del show e hi­zo de los de­más un co­ro de zom­bis his­té­ri­co e in­qui­si­dor. La ten­sión en­tre mo­der­ni­dad y pro­vin­cia­lis­mo no se re­suel­ve con es­te GOP sino con con­ser­va­do­res mo­de­ra­dos e in­te­li­gen­tes.

Las de­mo­cra­cias no pro­gre­san con pen­sa­mien­to úni­co: las opo­si­cio­nes nos ha­cen me­jo­res. In­tri­gan, pre­sio­nan, jo­den. Obli­gan a dis­cu­tir ideas. Pe­ro so­lo la ra­zón pue­de po­ner en la me­sa ar­gu­men­tos. La po­lí­ti­ca mons­truo­sa del GOP es tes­tos­te­ro­na y bru­je­ría. El pla­ne­ta ne­ce­si­ta ra­zón, nun­ca alie­na­dos, ja­más un Fran­kens­tein en la Ca­sa Blan­ca

FO­TOS: AFP/REU­TERS

Ya es can­di­da­to ofi­cial a la Pre­si­den­cia del país más po­de­ro­so del mun­do

El can­di­da­to que pue­de cap­tar to­dos los flashes y las cá­ma­ras de te­le­vi­sión

La fu­ria de su dis­cur­so arran­ca ova­cio­nes de los más con­ser­va­do­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Fue en la con­ven­ción de Ohio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.