Mul­ti­mi­llo­na­rios de Bra­sil

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Ha­ce tres años, Dil­ma Rous­seff lla­mó a su ga­bi­ne­te a una reunión de emer­gen­cia. La pre­si­den­ta sor­pren­dió a to­dos con una de­cla­ra­ción ines­pe­ra­da: “Va­mos a te­ner que ro­bar me­nos”, les di­jo a sus mi­nis­tros. Uno de ellos pro­tes­tó: “Eso no pue­de ser cier­to”. Unos días an­tes dos mi­llo­nes de bra­si­le­ños ha­bían sa­li­do a las ca­lles en pro­tes­ta con­tra las enor­mes su­mas de di­ne­ro que el Go­bierno ha­bía gas­ta­do en los es­ta­dios de la Co­pa del Mun­do y las Olim­pia­das, en lu­gar de ser­vi­cios pú­bli­cos. “No di­je que te­ne­mos que de­jar de ro­bar … so­lo de­be­mos ro­bar me­nos”, le di­jo Rous­seff a su equi­po. Los po­lí­ti­cos acor­da­ron que ro­ba­rían de ma­ne­ra re­tro­ac­ti­va pa­ra com­pen­sar sus pér­di­das. Es­ta reunión, por su­pues­to, no tu­vo lu­gar; fue una sá­ti­ra en You­Tu­be pro­ta­go­ni­za­da por un gru­po de co­me­dia lla­ma­do Por­ta dos Fon­dos y que fue vis­to cer­ca de 9 mi­llo­nes de ve­ces; sin em­bar­go, es un re­su­men ap­to del li­bro Bra­si­llo­na­rios: los pa­dri­nos del Bra­sil mo­derno, es­cri­to por Alex Cua­dros. Es una cró­ni­ca cla­ra y có­mi­ca de la vi­da ope­rá­ti­ca de los ul­tra­rri­cos del país y su re­la­ción con el Es­ta­do. Bra­sil co­men­zó el si­glo de una ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria. Ha­ce 10 años era con­si­de­ra­do un país que no po­día equi­vo­car­se. La po­bre­za y la inequi­dad es­ta­ban en des­cen­so y ha­bía un gran au­ge en el sec­tor de ne­go­cios. Pe­ro to­do ha cam­bia­do. El país es­tá es­tan­ca­do en la peor re­ce­sión de su his­to­ria. Rous­seff es­tá en­fren­tan­do un jui­cio po­lí­ti­co por su pre­sun­ta ma­ni­pu­la­ción de las fi­nan­zas pú­bli­cas. Mien­tras tan­to, la in­ves­ti­ga­ción co­no­ci­da co­mo La­va Ja­to, de una in­tri­ga de so­bor­nos en Pe­tro­bras, ha re­sul­ta­do en el en­car­ce­la­mien­to de va­rios em­pre­sa­rios y po­lí­ti­cos de al­to ni­vel. El li­bro de Cua­dros es el vehícu­lo per­fec­to pa­ra ex­pli­car có­mo Bra­sil ha caí­do en es­ta si­tua­ción. Cua­dros, un ex­pe­rio­dis­ta del ‘gru­po de re­por­ta­je so­bre mul­ti­mi­llo­na­rios’ de Bloom­berg, lo­gra in­ves­ti­gar el co­ra­zón del asun­to: el di­ne­ro. Los so­bor­nos y el pa­tro­na­to del Es­ta­do han si­do una par­te in­he­ren­te de los ne­go­cios en Bra­sil des­de al me­nos el si­glo XIX, cuan­do el Viz­con­de de Mauá acu­mu­ló una for­tu­na de $us 60 mi­llo­nes en ne­go­cios de in­fra­es­truc­tu­ra y la ban­ca. Mauá se con­si­de­ra­ba a sí mis­mo el pio­ne­ro de una gran trans­for­ma­ción a es­ca­la na­cio­nal. Él creía que el au­to­in­te­rés pro­gre­sis­ta era el mo­tor de la pros­pe­ri­dad. A ve­ces con­fun­dió sus pro­pios in­tere­ses con los del pú­bli­co. Es­tas fal­sas ilu­sio­nes per­sis­ten en la ac­tua­li­dad. Se pue­den ob­ser­var en la ma­ne­ra en que las em­pre­sas cons­truc­to­ras, co­mo Ode­brecht Mar­ce­lo Ode­brecht, el ex­di­rec­tor eje­cu­ti­vo ha si­do en­car­ce­la­do por car­gos de co­rrup­ción-, ‘ro­ba­ron’ al Es­ta­do a tra­vés de con­tra­tos pú­bli­cos de obras. “Los in­tere­ses de Ode­brecht son los in­tere­ses de Bra­sil”, le di­ce un vo­ce­ro de la em­pre­sa a Cua­dros. Es­to pue­de ver­se en los cumplidos en­cu­bier­tos que se le ha­cen a los po­lí­ti­cos que son par­te de es­tos ma­ne­jos: “Rou­ba, mas faz”, lo cual quie­re de­cir: “Él ro­ba pe­ro ha­ce”. Se pue­de es­cu­char en las pa­la­bras de Blai­ro Mag­gi, el pro­duc­tor de so­ya que ga­nó el pre­mio ‘mo­to­sie­rra de oro’ de Green­pea­ce, du­ran­te su tér­mino co­mo go­ber­na­dor del es­ta­do ca­si to­tal­men­te des­fo­res­ta­do de Ma­to Gros­so. Cua­dros le pre­gun­ta si pien­sa que hay un con­flic­to en­tre ser un po­lí­ti­co y un em­pre­sa­rio de la agroin­dus­tria. “De nin­gu­na ma­ne­ra”, res­pon­de Mag­gi. Has­ta pue­de ser vis­to en la fi­gu­ra

de Jor­ge Pau­lo Le­mann, director de 3G Ca­pi­tal y el hom­bre más ri­co de Bra­sil. Es co­no­ci­do por su es­tric­ta éti­ca la­bo­ral y su fir­me con­trol de cos­tos: “Los cos­tos son co­mo uñas, siem­pre de­ben cor­tar­se”. Pe­ro sus com­pa­ñías han ob­te­ni­do mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en prés­ta­mos ba­ra­tos del ban­co de de­sa­rro­llo es­ta­tal. Es­tos ti­pos de arre­glos no son ex­clu­si­vos de Bra­sil. Des­pués de to­do, Char­les Er­win Wil­son, un em­pre­sa­rio es­ta­dou­ni­den­se, fue el que di­jo: “Lo que es bueno pa­ra el país es bueno pa­ra Ge­ne­ral Mo­tors y vi­ce­ver­sa”. Al­gu­nas de las se­cre­tas gra­ba­cio­nes fil­tra­das de la in­ves­ti­ga­ción son tan cí­ni­cas co­mo la sá­ti­ra de Por­ta dos Fun­dos. In­clu­so es po­si­ble que La­va Ja­to de­rro­que al go­bierno in­te­ri­no que ha re­em­pla­za­do a Rous­seff. Nin­gún otro país de los Brics tie­ne ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les tan in­de­pen­dien­tes. Cua­dros co­no­ce de­ma­sia­do bien al país pa­ra creer que La­va Ja­to va a cam­biar las co­sas pa­ra siem­pre. Su cró­ni­ca afec­tuo­sa so­bre la ri­que­za, el po­der y el pa­tro­na­to en el país nos ex­pli­can por qué ca­si to­do el mun­do es­tá im­pli­ca­do. “Bra­sil no es pa­ra prin­ci­pian­tes”, ad­vir­tió al­gu­na vez el com­po­si­tor Tom Jo­bim. Pe­ro ‘Bra­si­llo­na­rios’ es un útil y en­tre­te­ni­do pun­to de par­ti­da * Edi­tor pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.